Muchos niños y adolescentes de EE. UU. no beben suficiente agua, y la obesidad podría ser el resultado

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 22 de abril de 2019 (HealthDay News) -- En cualquier día dado, 1 de cada 5 jóvenes estadounidenses no bebe nada de agua, muestra una nueva encuesta.

Y los que no beben agua terminan consumiendo casi el doble de calorías de bebidas endulzadas con azúcar.

Los investigadores advierten que eso equivale a 100 calorías adicionales al día, lo que con el tiempo puede aumentar el riesgo de sobrepeso u obesidad.

"El agua es la bebida más saludable", aseguró el autor del estudio, Asher Rosinger, director del Laboratorio de Agua, Salud y Nutrición de la Universidad Estatal de Pensilvania. "El agua es un nutriente esencial que es crítico para un funcionamiento fisiológico y cognitivo adecuado".

Al contrario, las bebidas azucaradas "son problemáticas porque se han vinculado con muchas afecciones negativas de la salud, como el aumento de peso, las caries dentales y la diabetes tipo 2", advirtió Rosinger. Anotó que las directrices actuales recomiendan limitar la ingesta diaria de azúcares añadidos a menos de un 10 por ciento de todas las calorías consumidas.

"Los niños deben beber agua cada día, y debe ser la primera opción [a la que los padres] recurran cuando sus hijos tengan sed", enfatizó Rosinger.

En el estudio, se recolectaron datos de las Encuestas nacionales de examen de salud y nutrición de EE. UU. entre 2011 y 2012 y entre 2015 y 2016.

Alrededor de 8,400 niños y adolescentes (de 2 a 19 años de edad) reportaron si bebían agua cada día (aunque no se especificaron las cantidades), y cuántas bebidas endulzadas con azúcar consumían de forma rutinaria.

Esas bebidas incluían los refrescos que no eran de dieta, los jugos de fruta endulzados, las bebidas deportivas, las bebidas energéticas y/o las bebidas ya endulzadas de té y café. (Se excluyeron los refrescos sin calorías, el jugo de fruta 100 por ciento, y/o el café y el té sin endulzar).

Entre la quinta parte que no bebía nada de agua diariamente, las calorías por bebidas azucaradas totalizaron 200, en promedio, en comparación con 100 al día entre los que bebían agua.

Pero los hábitos de consumo de bebidas endulzadas variaron en cierta medida según la raza. Por ejemplo, se encontró que los blancos que no bebían agua consumían más calorías adicionales de bebidas endulzadas que los hispanos que no bebían agua: 123 calorías adicionales al día frente a 61 calorías adicionales al día.

De cualquier forma, ¿esas cantidades relativamente bajas de calorías realmente importan? Si, afirman los investigadores, que apuntan que 3,500 calorías adicionales significan engordar una libra (casi medio kilo) adicional. Esto equivale a poco más de un mes de 100 calorías adicionales al día.

Rosinger sí anotó que el consumo de bebidas azucaradas entre los niños estadounidenses se ha reducido en los últimos 15 años. Pero añadió que "sigue habiendo aglomeraciones y subpoblaciones que tienen unos niveles altos de consumo. [Entonces], es esencial identificar cuáles niños tienen un riesgo particular de consumo de bebidas endulzadas con azúcar, dado que esto puede conducir a estos efectos negativos para la salud".

En ese frente, Rosinger anotó que la inseguridad del agua debida a la contaminación "es un problema creciente en EE. UU., así que debemos mantener eso como un contexto importante, sobre todo cuando se trata de padres que quizá estén dando refrescos o jugo a sus hijos porque no confían en el agua. Por tanto, es esencial garantizar que todo el mundo tenga acceso a un agua segura y limpia".

Los hallazgos aparecen en la edición del 22 de abril de la revista JAMA Pediatrics.

Lona Sandon es directora de programa en el departamento de nutrición clínica del Centro Médico del Suroeste en la Universidad de Texas, en Dallas. Señaló que los hallazgos "confirman lo que he visto en la práctica: si alguien no bebe agua, bebe otra cosa, probablemente refrescos u otras bebidas azucaradas". Sandon no participó en el estudio.

¿Cuál es el consejo de Sandon para los padres? "Provea agua y leche blanca baja en grasa en la mesa. Use la leche con sabores solo en ocasiones especiales. Evite comprar refrescos u otras bebidas tipo jugo que están llenas de azúcar añadido. Pruebe con soda con sabores y sin calorías en su lugar. Tenga una norma de que no se consuman refrescos ni otras bebidas azucaradas en casa. Úselas en ocasiones especiales. Beban solo un vaso de jugo de fruta 100 por ciento al día. Use las bebidas deportivas durante el deporte, no durante las comidas, y solo si el niño va a hacer más de una hora de ejercicio".

Y descarte las bebidas energéticas, concluyó Sandon. "Los niños no las necesitan".

Más información

La Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud de EE. UU. ofrece más información sobre las directrices para una dieta saludable.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Asher Rosinger, Ph.D., M.P.H., assistant professor, biobehavioral health and anthropology, and director, Water, Health and Nutrition Laboratory, Pennsylvania State University, University Park; Lona Sandon, Ph.D., R.D.N., L.D., program director and associate professor, department of clinical nutrition, School of Health Professions, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; April 22, 2019, JAMA Pediatrics

Last Updated: