Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Obligar a su hijo a disculparse podría resultar contraproducente

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

LUNES, 31 de diciembre de 2018 (HealthDay News) -- Obligar a los niños a disculparse antes de que estén listos podría hacer más mal que bien, afirman unos investigadores.

Los niños saben cuándo alguien está de verdad arrepentido, y una disculpa falsa podría aumentar la antipatía del niño ofendido por el niño que ofrece la disculpa, reportaron científicos de la Universidad de Michigan.

Es mejor dar tiempo al niño que ofendió y ayudarlo a sentir empatía, y entonces ofrecer una disculpa sincera al niño que ha ofendido, según el estudio, de niños de 4 a 9 años de edad.

"Asegúrese de que el niño comprenda por qué la otra persona se siente mal, y de que el niño de verdad esté listo para decir 'lo siento'. Entonces, haga que se disculpe", planteó el autor del estudio, Craig Smith, investigador en el Centro de Crecimiento y Desarrollo Humanos de la universidad.

En el estudio, el equipo de Smith observó cómo los niños consideraban tres tipos de situaciones de disculpa entre sus compañeros: las disculpas espontáneas, las disculpas inducidas pero ofrecidas de buen grado, y las disculpas obligadas.

Si bien los niños consideraban las disculpas ofrecidas de buen grado de la misma forma, independientemente de si un adulto las había inducido o no, las disculpas obligadas no fueron consideradas como igual de efectivas, sobre todo por los niños de 7 a 9 años, anotó Smith.

Los niños de todas las edades pensaban que las víctimas se sentían mejor tras recibir una disculpa de buen grado, pero consideraban que los que recibían una disculpa forzada se sentían peor que los que recibían las disculpas ofrecidas de buen grado.

"Obligar a su hijo a disculparse resulta contraproducente. Los otros niños no consideran simpático al niño que se disculpa. El elemento de enseñanza de hacer que un niño se disculpe ha desaparecido, y la meta de la inducción a la disculpa (ayudar a su hijo a expresar arrepentimiento, calmar la ofensa de otra persona y hacer que su hijo resulte más simpático) se pierde", explicó Smith en un comunicado de prensa de la universidad.

El estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista Merrill-Palmer Quarterly.

Smith describió cómo los padres pueden ayudar a los niños a responder con empatía cuando han provocado malestar a otra persona.

"Cuando su hijo esté calmado, ayúdele a ver cómo se siente la otra persona, y por qué", planteó. "Una disculpa es una forma de hacerlo, pero hay muchas formas. La investigación muestra que incluso los niños en edad preescolar valoran cuando alguien que ha actuado mal hace reparaciones a través de la acción. A veces, esto es más poderoso que las palabras".

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre cómo disciplinar a los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: University of Michigan, news release, Nov. 26, 2018

--

Last Updated: