Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Se dan menos azotes en los hogares estadounidenses

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 27 de julio de 2020 (HealthDay News) -- Los niños estadounidenses tienen un motivo de celebración: los azotes se han reducido a un nuevo mínimo.

Alrededor de uno de cada tres padres dijo que azotaba a sus hijos en 2017, frente a un 50 por ciento en 1993, muestra una nueva investigación.

"Menos padres están propinando azotes, y creo que es útil que las personas sepan esto y que hay herramientas que son más efectivas que los azotes", señaló Christopher Mehus, autor principal del nuevo estudio e investigador del Instituto de Investigación Traslacional en Salud Mental Infantil, en Minneapolis.

Pero Mehus no busca avergonzar a los padres que todavía recurren al castigo corporal.

"Criar a los hijos es uno de los trabajos más difíciles que hay, y los padres no reciben educación ni entrenamiento", comentó. "De verdad debemos hacer un mejor trabajo al respaldar a los padres y prepararlos para el éxito con unas estrategias alternativas de crianza".

La política sobre la disciplina de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) afirma que los azotes no son una forma efectiva de disciplinar a los niños. Podría incluso resultar contraproducente, al enseñar a un niño a ser más agresivo. La AAP desaconseja que los padres lo hagan. Sugiere que mejor fijen unas reglas y expectativas, y que recompensen la buena conducta.

Para medir qué efecto (si lo hubo) habían tenido las recomendaciones de los expertos sobre evitar los azotes en su uso, Mehus y su colaboradora, Megan Patrick, observaron las tasas anuales de azotes a lo largo de 25 años.

El estudio incluyó a más de 16,000 padres de 35 años. Todos vivían con un niño que tenía de 2 a 12 años, y un 86 por ciento estaban casados. Alrededor de un 42 por ciento tenían un título universitario. Poco más de la mitad eran mujeres, y más de tres cuartas partes eran blancos.

Se preguntó a los padres con qué frecuencia azotaban a sus hijos.

Los azotes se redujeron en 15 puntos de porcentaje a lo largo del periodo de 25 años. El declive fue similar en los hombres y en las mujeres, aunque fue ligeramente mayor en los hombres, apuntaron los investigadores.

Hubo un cambio incluso mayor entre los padres de niños de 2 a 4 años: su uso del castigo corporal se redujo de un 60 a un 39 por ciento, según el informe, que se publicó en línea el 27 de julio en forma de carta en la revista JAMA Pediatrics.

El Dr. Michael Grosso, director médico y presidente en funciones de pediatría del Hospital de Huntington en Huntington, Nueva York, revisó los resultados.

"Esta hallazgo concuerda bien con la postura de la Academia Americana de Pediatría y lo que la mayoría de nosotros, como pediatras, intentamos reforzar como parte de nuestra orientación anticipatoria: el castigo corporal no tiene motivo ni valor en la crianza de los niños", dijo Grosso.

Azotar a su hijo puede enseñar a un niño pequeño que la violencia física contra otra persona es aceptable, advirtió Grosso. Esto es así independientemente de si los azotes se administran sin emoción, como una intervención planificada, o como expresión de ira, añadió.

"Es muy buena noticia que la incidencia de esta conducta, ya sea debido a nuestros consejos o por otros motivos sociales, se esté reduciendo claramente", enfatizó Grosso.

¿Qué es un mejor método?

Mehus, padre de un niño de 4 años, dijo que el tiempo fuera puede ser útil cuando se usa de una forma particular.

"El tiempo fuera debe ser una pausa corta de cinco minutos en un lugar seguro, cerca del padre. Un tiempo fuera permite a todos los implicados respirar hondo", dijo.

Mehus comentó que es importante que los padres planifiquen para las situaciones, y que informen a los niños por adelantado qué esperan y cuáles serán las consecuencias si se portan mal.

Los padres también deben tener unas expectativas realistas. "Si los niños escuchan un 80 por ciento de las veces, es magnífico", señaló Mehus.

Más información

Lea más sobre la postura de la Academia Americana de Pediatría respecto a los castigos físicos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Christopher Mehus, PhD, LMFT, researcher, Institute for Translational Research in Children's Mental Health, University of Minnesota, Minneapolis; Michael Grosso, MD, medical director and acting chair of pediatrics, Huntington Hospital, Huntington, N.Y.; JAMA Pediatrics, July 27, 2020, online

Last Updated: