Estudio relaciona alcoholismo con coordinación deficiente en la infancia

Estudio halla que los niños pequeños que tardan más en caminar son más propensos a convertirse en alcohólicos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

LUNES 14 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Los problemas de desarrollo de la infancia en un área del cerebro responsable de la coordinación pueden estar relacionados con el alcoholismo en la adultez, según sugiere una nueva investigación.

Los recién nacidos con tono muscular deficiente y los niños pequeños que tardan más de lo normal en aprender a sentarse o caminar tenían un mayor riesgo de alcoholismo a la edad de 30 años, hallaron los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Kansas.

"El hallazgo principal es que los infantes que muestran un retraso sutil en la coordinación motora parecen tener un mayor riesgo de desarrollar problemas de alcoholismo luego en la vida", dijo en una declaración preparada el investigador Barry Liskow, profesor de psiquiatría y ciencias de la conducta.

Sin embargo, los autores resaltaron que los retrasos del desarrollo ciertamente no significan que un niño esté destinado a convertirse en un alcohólico en su adultez.

En el informe aparece en la edición de marzo de Alcoholism: Clinical & Experimental Research, el equipo de Kansas analizó datos de 241 adultos que, de bebés, formaron parte de un estudio danés realizado de 1959 a 1961.

Este nuevo estudio concluyó que el déficit en el tono muscular a los cincos días de nacer, junto a los retrasos de los infantes para aprender a sentarse o caminar, fueron pronosticadores significativos de la dependencia alcohólica a la edad de 30 años.

El cerebelo, un área del cerebro responsable de las habilidades y coordinación motoras, podría ser el factor vinculante entre las dificultades de movimiento en la infancia y el alcoholismo de adulto, declararon los investigadores.

"En combinación con las sugerencias de que el cerebelo pudiera estar involucrado en la coordinación del funcionamiento emocional y cognitivo así como con las funciones motoras, este hallazgo abre la puerta para explorar si los retrasos del desarrollo u otras deficiencias del cerebelo están relacionados con el desarrollo del alcoholismo", destacó Liskow.

"El déficit de la coordinación motora que encontramos fue leve", enfatizó en una declaración preparada Ann Manzardo, coautora del estudio y profesora asistente de investigación.

"Los sujetos no estaban discapacitados o incapacitados de ninguna manera, simplemente mostraban retrasos en varios puntos de referencias importantes. Ya que el estudio involucraba principalmente a hombres de alto riesgo, no podemos estar seguros qué tan bien esto se pueda traducir a la población normal", agregó.

"Desde luego, no quiero asustar a la gente que pueda pensar que si su hijo no camina al año, se convertirá en un alcohólico de mayor", señaló. "Este estudio en general nos ofrece alguna evidencia preliminar de que los factores de desarrollo relacionados con el cerebelo pueden estar asociados con el desarrollo posterior de problemas de alcoholismo".

Más información

El U.S. National Institute on Alcoholism and Alcohol Abuse tiene más información sobre el alcoholismo.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: Alcoholism: Clinical & Experimental Research, news release, March 14, 2005

--

Last Updated: