Incluso los niños pequeños están en peligro por los opioides y otras sustancias adictivas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 10 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Las víctimas más jóvenes de la crisis de adicción de Estados Unidos no son los adolescentes tentados por el tabaco, la marihuana y las pastillas.

Más bien, hay decenas de miles de niños pequeños y en edad preescolar que se intoxican accidentalmente cuando acceden al alijo de medicamentos o drogas de los padres o de otro hermano, según un nuevo informe del Centro Nacional sobre la Adicción y el Abuso de Sustancias.

En 2016, los centros de control de intoxicaciones de EE. UU. recibieron un estimado de 30,250 informes de niños de hasta 5 años de edad que enfermaron debido a una serie de sustancias adictivas: cualquier cosa desde el tabaco y los cigarrillos electrónicos hasta la marihuana y los medicamentos opioides recetados, según el informe.

"Creemos que se trata de un problema que se ha pasado por alto en gran medida cuando la gente piensa y habla sobre el problema del abuso de sustancias y de adicción en nuestro país", dijo la investigadora principal, Linda Richter, directora de investigación y análisis de políticas en el Centro Nacional sobre la Adicción y el Abuso de Sustancias.

Todas las señales indican que hay un aumento en la cantidad de niños pequeños que están sufriendo intoxicaciones de forma accidental con los productos recreativos de sus padres.

  • Las llamadas a los centros de control de intoxicaciones sobre los cigarrillos electrónicos aumentaron en más de un 1,400 por ciento en solo 3 años. En la mitad de las llamadas relacionadas con los cigarrillos electrónicos y en el 95 por ciento de las relacionadas con los cigarrillos de tabaco había involucrados niños menores de 5 años.
  • La cantidad de niños pequeños expuestos al alcohol ha aumentado cada año desde 2012. Los que tenían hasta 5 años de edad conformaron aproximadamente 1 de cada 4 llamadas relacionadas con el alcohol a un centro de intoxicaciones.
  • La tasa de exposición a la marihuana entre los niños pequeños aumentó en un 148 por ciento a lo largo de un periodo de 8 años. Los niños menores de 3 años conformaron el 78 por ciento de estas llamadas a un centro de intoxicaciones, la mayoría de las veces por la ingesta de un producto comestible de marihuana.
  • La exposición a los opioides recetados aumentó un 93 por ciento cada año a lo largo del periodo de 9 años, una tasa que se corresponde con la progresión de la epidemia de opioides en Estados Unidos. Aproximadamente la mitad de las visitas de niños de hasta 5 años de edad se vinculan con la exposición a medicamentos recetados, y opioides como OxyContin y Vicodin y las benzodiacepinas, como el Xanax, son los más comunes.

"En términos generales, la tasas están en aumento", dijo Richter. "Lo preocupante es que la gravedad de las consecuencias parece estar también en aumento".

Los niños intoxicados con sustancias adictivas pueden sufrir convulsiones, entrar en coma e incluso morir, sobre todo los que se exponen a los opioides. Incluso algo como los cigarrillos electrónicos puede ser letal: En diciembre de 2014, un niño pequeño del norte del estado de Nueva York falleció por tragar la nicotina líquida de un cigarrillo electrónico, según el informe.

Y esos efectos secundarios (junto con unas consecuencias menos graves, como las náuseas, los vómitos y la desorientación) son solo los efectos inmediatos, añaden los expertos.

Nadie sabe cómo podría resultar afectado el cerebro en crecimiento de un niño pequeño, advirtió el Dr. Harshal Kirane, director de servicios de la adicción del Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York.

"Los niños son especialmente vulnerables en cuanto a que sus cerebros todavía están pasando por etapas clave del desarrollo. Su personalidad y su mente se están integrando y evolucionando", dijo Kirane. "La exposición a este tipo de sustancias podría tener unos efectos realmente inesperados que en realidad apenas estamos empezando a comprender".

Parte del problema es que los padres no están tomando las medidas oportunas para mantener todas las sustancias adictivas fuera del alcance de los niños", comentó el Dr. Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría en el Hospital Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York.

Además de las sustancias recetadas o ilegales, esto incluye al tabaco, los cigarrillos electrónicos y al alcohol, indicó Krakower.

"No tenemos que dejar las pastillas al alcance de un niño. Por la misma razón, no tenemos que dejar nuestro cigarrillo electrónico al alcance de un niño", dijo.

Los padres también tienen que mantener la flexibilidad a la hora de esconder sus productos adictivos, añadió Richter.

"Quizá parezca que algo está fuera del alcance y de la vista un día, y de pronto ya pueden subirse por los muebles, y al día siguiente ya está a su alcance", explicó.

Parte del problema es que los fabricantes hacen que los productos resulten atractivos para los niños pequeños, dijo Richter.

Los cigarrillos electrónicos vienen empacados con diseños coloridos y con sabores divertidos, dijo. Las bebidas alcohólicas se mezclan con sabores de fruta y se venden en latas que parecen de refrescos y jugo.

La tendencia más preocupante es la de los productos de marihuana en los estados que han legalizado el uso recreativo o medicinal, dijo Richter. Los dispensarios venden productos comestibles de marihuana en formas que resultarían muy atractivas para los niños pequeños: galletas, brownies y dulces, como las gominolas.

"Los hacen para que parezcan otro tipo de dulces que a los niños les gustan", afirmó Richter.

Las autoridades y legisladores elegidos deberían pensar en tomar medidas para controlar estos productos y hacer que sean menos atractivos para los niños pequeños, planteó Richter.

"No ha habido la suficiente voluntad para establecer esos requisitos", dijo.

Por otra parte, los padres pueden proteger a sus hijos si:

  • Guardan las sustancias adictivas fuera de la vista y del alcance de los niños, y guardan los medicamentos en su envase resistente a los niños.
  • Limitan la cantidad de productos adictivos que haya en casa, al deshacerse de los que no son necesarios.
  • Devuelven los medicamentos recetados que no se hayan usado a una farmacia o a un hospital.
  • Dan un buen ejemplo. Por ejemplo, al evitar el consumo de tabaco, cigarrillos electrónicos o marihuana, dado que la exposición de segunda mano también puede afectar a los niños.

"Las familias no siempre son conscientes de que incluso la exposición de segunda mano a estas sustancias puede tener un efecto perjudicial para los niños mientras crecen, ni que hablar de una ingestión accidental", enfatizó Krakower.

Más información

Visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. para más información sobre los opioides y las benzodiacepinas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Linda Richter, Ph.D, director of policy research and analysis, National Center on Addiction and Substance Abuse, New York City; Harshal Kirane, M.D., director, addiction services, Staten Island University Hospital, New York City; Scott Krakower, D.O., assistant unit chief, adolescent psychiatry, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, N.Y.

Last Updated: