La embriaguez llega antes luego de una cirugía gástrica

Las revelaciones del programa Oprah suscitaron un estudio sobre el fenómeno

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES 14 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- La influencia de Oprah Winfrey podría extenderse ahora a la ciencia médica. Su programa condujo a los investigadores a confirmar que la derivación gástrica hace que la gente se emborrache más rápido.

La razón, según los científicos, es que la cirugía de derivación reduce la cantidad de alcohol que metaboliza el estómago.

El procedimiento para perder peso también parece aumentar el tiempo que la gente necesita para alcanzar la sobriedad, aseguró el grupo.

La investigación tiene sus implicaciones para los 150,000 estadounidenses que ya se han sometido a este procedimiento y para los miles más que lo están pensando.

"Al final, esta es la única intervención duradera y efectiva para la obesidad mórbida", recalcó el Dr. John Morton, autor principal del estudio y director de cirugía bariátrica de los Hospitales y Clínicas de Stanford. "No queremos negarles esto, pero queremos asegurarnos de que estén completamente preparados para superar estos retos luego de la cirugía".

"Esto podría informarle a la gente que debe ser un poco más cuidadosa si bebe", agregó el Dr. Joaquin Rodriguez, profesor asistente de cirugía del Centro de ciencias de la salud Texas A&M y jefe de cirugía mínimamente invasiva del Hospital Scott & White de Temple. "Sólo necesitan ser conscientes de que la misma cantidad de alcohol les puede afectar de manera distinta de lo que lo hace cuando alguien no ha tenido cirugía de derivación gástrica", aseguró Rodriguez, quien no participó en el estudio.

Está programado que Judith Hagedorn, autora líder del estudio y estudiante de medicina de la Universidad de Stanford, presente los datos el 14 de junio en la reunión anual de la American Society for Bariatric Surgery, en San Diego.

En octubre de 2006, Winfrey presentó un programa llamado "Suddenly Skinny" (literalmente delgadez repentina), que señaló que los pacientes de derivación gástrica con frecuencia sentían que su absorción de alcohol era más rápida luego de la cirugía. También se hablo sobre la "transferencia de adicciones", que es cuando una persona intercambia su adicción por la comida por una por el alcohol.

Claramente, Winfrey y sus productores están al día con las tendencias actuales sobre salud. La obesidad es una de las principales, si no la principal, crisis de salud del mundo industrializado. Más del 60 por ciento de los adultos estadounidenses tienen exceso de peso, el 23.9 por ciento son obesos y el 3 por ciento son extremadamente obesos. Tener exceso de peso puede conducir a un montón de problemas que amenazan la vida, como la diabetes, la enfermedad cardiaca e incluso el cáncer.

Según el estudio reciente, la cirugía bariátrica, en especial la derivación gástrica, que reduce el tamaño del estómago y agrega una derivación alrededor de parte del intestino delgado, es el tratamiento más eficaz contra la obesidad mórbida.

Después del episodio de Oprah, Morton, que ha realizado unas 1,000 cirugías como esa, fue inundado por preguntas de los pacientes. "Eso me instó a investigar un poco más a fondo y, para mi sorpresa, no pude encontrar mucha información", relató.

Según Rodriguez, "hay un par de informes que han mostrado cosas similares, pero más que todo anecdóticas. Los pacientes vienen y dicen que se tomaron un vino o un margarita y se emborracharon muy rápido".

Por eso, Morton comenzó su propio estudio con 19 pacientes que habían sido sometidos a cirugía de derivación gástrica al menos un año antes y 17 sujetos de control sin este antecedente. A cada participante se le pidió que consumiera cinco onzas de vino rojo.

Luego, los participantes se sometieron a análisis de alcohol en el aliento cada cinco minutos hasta que los niveles llegaron a cero.

Los pacientes de derivación gástrica tuvieron un nivel pico de alcohol de 0.08 por ciento, en comparación con 0.05 por ciento para los controles. En algunos estados, 0.08 ya se considera intoxicación, aseguró Morton.

Los pacientes gástricos también necesitaron en promedio 108 minutos para volver a cero, mientras que los controles necesitaron en promedio 72 minutos.

"El alcohol alcanzó un pico mayor y se mantuvo por más tiempo", aseguró Morton.

Además, los pacientes de derivación gástrica informaron sobre los mismos síntomas, a pesar de que sus niveles de alcohol fueron mayores.

"Esto nos condujo a pensar que algunos pacientes podrían tener un alto nivel de alcohol en el aliento y no saberlo", aseguró Morton. "Una bebida podría ser demasiado, sobre todo si va a conducir después".

La razón principal para esta mayor susceptibilidad al alcohol es que la cirugía circunvala el estómago, uno de los dos lugares en los que la enzima responsable por metabolizar el alcohol está presente, explicó Morton.

"Si usted está circunvalando el estómago, también está pasando por alto buena parte de la capacidad para metabolizar el alcohol", agregó.

Según una encuesta, el 83 por ciento de los pacientes de derivación cardiaca consumen alcohol luego de la cirugía y todos deben ser cuidadosos por diversas razones.

"A veces, el uso del alcohol luego de la cirugía puede causar estragos sobre el mantenimiento del peso", aseguró Morton. "El alcohol le relaja por fuera y por dentro. Con el alcohol, los pacientes pueden comer un poco más por la relajación del intestino y del esfínter inferior del esófago".

Además, a medida que los pacientes comienzan a perder peso, con frecuencia se vuelven más activos socialmente, un pasatiempo que con frecuencia está relacionado con el alcohol.

"Esto también es algo que los pacientes necesitan tener en cuenta", aseguró Morton. "El punto es que el uso del alcohol luego de la cirugía de derivación debe ser cuidadoso y, ciertamente, los pacientes no deben tomarse ni un solo trago y luego conducir".

Más información

Hay más información sobre este tipo de cirugía en la American Society for Bariatric Surgery.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: John Morton, M.D., director, bariatric surgery, Stanford Hospitals and Clinics, Stanford University Medical Center; Stanford, Calif.; Joaquin Rodriguez, M.D., assistant professor of surgery, Texas A&M Health Science Center College of Medicine, and chief, minimally invasive surgery, Scott & White Hospital, Temple; June 14, 2007, presentation, annual meeting, American Society for Bariatric Surgery, San Diego

Last Updated: