La sobriedad a largo plazo sana los cerebros de los alcohólicos

Investigación demuestra que la mayoría de funciones neurológicas vuelven a la normalidad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES 29 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Los alcohólicos que permanecen sobrios recuperan la mayor parte, o toda, la función cerebral a pesar de años de bebida excesiva, sugiere una nueva investigación.

"Hemos observado la abstinencia a largo plazo entre personas de mediana edad que dejaron de beber a esa misma edad y encontramos una recuperación virtualmente completa", aseguró el autor del estudio, George Fein, científico principal y presidente de Neurobehavioral Research Inc. (NRI), con sede en Corte Madera, California, y Honolulu.

Se informa sobre los hallazgos en la edición de septiembre de Alcoholism: Clinical and Experimental Research.

El trabajo fue patrocinado por el U.S. National Institute of Alcoholism and Alcohol Abuse y llevado a cabo por el equipo de Fein en el NRI, un grupo privado de investigación que se enfoca en los efectos de las drogas y las enfermedades en el cerebro. Se condujo investigación adicional en el Centro médico Alta Bates de Berkeley, California.

En el estudio, el grupo de Fein dio seguimiento a las capacidades neurológicas de 48 hombres y mujeres alcohólicos de mediana edad que vivían en el área de la Bahía de San Francisco. Todos los participantes habían permanecido abstemios entre seis meses y 13 años. Mientras bebían, los pacientes masculinos habían consumido un mínimo de 100 bebidas por mes, mientras que las mujeres habían consumido por lo menos 80 bebidas por mes.

Los investigadores compararon la capacidad cognitiva de estos ex bebedores con la de 58 hombres y mujeres no alcohólicos que no bebían en lo absoluto o lo hacían sólo moderadamente. Cada participante fue evaluado en cuanto a la memoria, la abstracción, la atención, las habilidades psicomotoras, el tiempo de reacción, el procesamiento espacial y las habilidades verbales.

En casi cada medida de habilidad cognitiva y mental, los pacientes alcohólicos abstinentes tuvieron un rendimiento tan bueno como el de los pacientes no alcohólicos, informan los investigadores.

Los alcohólicos abstinentes parecían funcionar con normalidad y se les consideró completamente capaces de participar en una vida personal y profesional "normal", apuntaron los investigadores.

La única excepción parecieron ser las capacidades de procesamiento espacial, donde los pacientes alcohólicos tuvieron un rendimiento un poco peor. Una disminución en la capacidad de procesamiento espacial afectaría la capacidad de una persona de leer un mapa, armar cosas y realizar tareas similares de orientación espacial.

Aparte de las capacidades espaciales, la abstinencia a largo plazo parece permitir a los alcohólicos recuperar por completo el funcionamiento mental y cognitivo, concluyeron los investigadores.

Fein afirmó que se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos preliminares y que estudios adicionales podrían evaluar otros factores, como la capacidad de los alcohólicos abstinentes para recuperar la función motora. Otros estudios podrían examinar el nivel de recuperación para los alcohólicos de mayor edad, añadió.

"Sin embargo, las personas definitivamente deben considerar estos resultados como muy esperanzadores", afirmó Fein. "Sugieren que si las personas dejan de beber y no vuelven a hacerlo hay una posibilidad de una recuperación casi completa de la función mental. No garantiza una recuperación completa. Pero esto muestra que es posible".

El Dr. Charles Goodstein, psicoanalista y profesor clínico de psiquiatría de la Facultad de medicina de la Universidad de Nueva York, concurrió con Fein en que los hallazgos son esperanzadores.

"Esta investigación muestra lo que nos gustaría ver, porque en tantos casos en el pasado pensamos que este tipo de proceso neurológico de deterioración podría ser irreversible", apuntó Goodstein.

"Sin embargo, no estoy seguro qué tan metodológicamente firme sea este estudio", advirtió. "Los pacientes a quienes evaluaron forman un grupo muy heterogéneo y no sabemos mucho sobre cuánto bebían, por cuánto tiempo, con qué nivel de constancia o su condición antes de comenzar a beber. Y no es un grupo muy grande".

"Por supuesto, el problema es que este tipo de estudios es muy difícil de realizar", anotó Goodstein. "Los pacientes alcohólicos no son los personajes más estables y no se prestan con facilidad para estudios a largo plazo. Pero eso es lo que se necesita, una evaluación neurológica completa en un gran grupo de este tipo de pacientes. Hasta que eso se haga, no estoy seguro de que contemos con los datos".

Más información

Para más información sobre el alcoholismo, visite el American Council on Alcoholism.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: George Fein, Ph.D., president and senior scientist, Neurobehavioral Research Inc., Corte Madera, Calif. and Honolulu; Charles Goodstein, M.D., psychoanalyst and clinical professor, psychiatry, New York University School of Medicine, and former president, Psychoanalytic Association of New York; September 2006 Alcoholism: Clinical and Experimental Research

Last Updated: