La exposición a los eventos del 11 de septiembre se relaciona con problemas conductuales en los niños

Un estudio muestra que los niños de edad preescolar que vivían cerca de las Torres Gemelas experimentaron falta de sueño y otros problemas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES 5 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- La exposición directa a los ataques terroristas de las Torres Gemelas aumentó los problemas conductuales de los niños de edad preescolar, según muestra una investigación reciente.

En el estudio, llevado a cabo por investigadores de la Escuela de medicina Mount Sinai de la ciudad de Nueva York, participaron 116 niños con una edad promedio de alrededor de cuatro años que vivían o asistían a la escuela en el bajo Manhattan en el momento de los ataques de 2001.

Entre marzo de 2003 y diciembre de 2005, los investigadores solicitaron a los padres que suministraban información sobre los niños, lo que incluía el nivel de exposición al ataque, la exposición a otros eventos traumáticos (como la muerte de un familiar, ver un accidente grave o estar presente durante un desastre natural) así como detalles emocionales y conductuales.

De los niños que participaron en el estudio, el 23 por ciento se vio expuesto a uno o más eventos de alta intensidad relacionados a las Torres Gemelas, como ver la caída de las torres, ver a las personas heridas o los cadáveres, o ser testigos de cómo saltaban de los edificios las personas.

El estudio encontró que los niños expuestos a tales eventos tenían casi cinco veces más probabilidades de presentar problemas para dormir y casi tres veces más probabilidades de estar deprimidos y ansiosos que los niños que no fueron expuestos a los ataques.

El estudio también encontró que los niños que habían experimentado los ataques y otro evento traumático tenían 21 veces más probabilidades de padecer problemas emocionales o encontrarse ansiosos o deprimidos, así como 16 veces más probabilidades de tener problemas de atención, en comparación con los niños que no habían experimentado ningún tipo de evento traumático.

El estudio aparece en la edición de febrero de Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.

Los investigadores dijeron que los hallazgos coinciden con la "teoría de la carga alostática" del estrés, que sugiere que la exposición acumulada a eventos difíciles aumenta el riesgo de efectos psicológicos.

"Los médicos que buscan evaluar el impacto del terrorismo y los desastres sobre los niños muy pequeños deberían evaluar la exposición relacionada al desastre y otros traumas", escribieron los autores del estudio. "Ofrecer programas de alcance más vigorosos a los niños en edad preescolar expuestos al trauma debería convertirse en una política de salud pública posterior a los desastres".

Más información

El U.S. National Institute of Mental Health ofrece consejos para que los padres ayuden a los niños a lidiar con los desastres y la violencia.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: JAMA/Archives journals, news release, Feb. 4, 2008

--

Last Updated: