Comer rápido hasta sentirse lleno triplica el riesgo de sobrepeso

Un estudio japonés señala que la disponibilidad de comida barata y grandes porciones cambia la conducta de alimentación

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES, 22 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las personas que comen rápido y hasta que se sienten llenas tienen tres veces más probabilidades de sobrepeso que otras, según un estudio japonés.

Para la investigación, 1,122 hombres y 2,165 mujeres entre los 30 y 69 años de edad llenaron un cuestionario de antecedentes sobre sus hábitos alimentarios, que reveló que el 50.9 por ciento de los hombres y el 58.4 por ciento de las mujeres afirmaban que comían hasta sentirse llenos, mientras que el 45.6 pro ciento de los hombres y el 36 por ciento de las mujeres afirmaban que comían rápidamente.

Los que afirmaban comer rápido y hasta sentirse llenos tenían un índice de masa corporal (IMC) e ingesta energética total más altos, y tenían tres veces más probabilidades de tener sobrepeso que los que no comían hasta sentirse llenos y no comían rápidamente.

El estudio, publicado en línea en la edición del 22 de octubre de la revista British Medical Journal, muestra que comer rápidamente y hasta sentirse lleno tiene "un efecto supraaditivo en el sobrepeso", concluyeron el profesor Hiroyasu Iso, de la Universidad de Osaka, y sus colegas.

Hasta hace poco, la mayoría de los adultos no tenía la oportunidad de consumir suficiente energía para permitir al organismo almacenar grasa, según la información de respaldo del estudio. Pero las conductas alimentarias han cambiado debido a una mayor disponibilidad de alimentos baratos en mayores porciones, la comida rápida, menos familias que comen juntas, y comer mientras se está distraído (como viendo televisión).

Los hallazgos del estudio ilustran cómo los patrones actuales de alimentación de muchos países pueden tener que ver con la epidemia de obesidad, escribieron en un editorial acompañante Elizabeth Denney-Wilson, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, y Karen Campbell, de la Universidad de Deakin, ambas en Australia.

Apuntaron que los médicos necesitan trabajar con los padres para fomentar los hábitos de alimentación saludable en los niños, como comer lentamente, servir porciones de tamaño adecuado, y comer en familia en un ambiente que no distraiga.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información sobre los factores que contribuyen al sobrepeso y la obesidad.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: British Medical Journal, news release, Oct. 22, 2008

--

Last Updated: