El matrimonio mejora la salud mental de los padres

Un estudio encontró mayores índices de depresión y violencia entre las parejas no casadas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES 28 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Los padres no casados tienen más probabilidades de informar acerca de problemas de salud mental que los papás y las mamás casados, según un nuevo estudio.

El estudio también sugiere que los hijos de padres no casados podrían tener un mayor riesgo de desarrollar problemas mentales y conductuales similares, aseguraron los investigadores.

Sin embargo, añadieron inmediatamente que existen importantes diferencias dentro de la categoría de "padres no casados".

"Ser un padre no casado no es un estado homogéneo", apuntó la autora principal del estudio, Michelle DeKlyen, becaria de investigación del Centro de investigación sobre el bienestar infantil de la Universidad de Princeton en Nueva Jersey. "El hecho de que los niños vivan con sus padres biológicos o si se tiene poco o ningún contacto podría representar una diferencia".

Otro experto añadió que el matrimonio en sí no existe en el vacío. "El artículo corrobora la idea de que es necesario evaluar la salud mental infantil y familiar de forma completa, amplia y holística", señaló Robin Goodman, psicóloga clínica y terapeuta de arte de la ciudad de Nueva York.

Los hallazgos, publicados en la edición de octubre del American Journal of Public Health, podrían tener cierta influencia sobre iniciativas recientes del gobierno que buscaban fomentar el matrimonio entre los padres no casados.

Los hallazgos son también significativos porque el índice de paternidad sin matrimonio de los EE.UU., sobre todo entre personas con educación limitada, ha aumentado de forma dramática durante los últimos 40 años. En 2000, uno de cada tres nacimientos fue de mujeres no casadas, según estadísticas federales. Además, el 70 por ciento de los nacimientos de padres negros y el 43 por ciento de los hispanos, ocurrió fuera del matrimonio. La paternidad sin matrimonio está relacionada con un bajo nivel socioeconómico, un factor de riesgo conocido para problemas de salud mental.

Investigaciones anteriores han señalado los beneficios mentales del matrimonio.

"Cuando las personas pueden establecer una relación íntima segura y duradera, todo tiende a ir bien para todos", afirmó Barry Ginsberg, psicólogo infantil y familiar, y director del Centro de fomento de las relaciones de Doylestown, Pensilvania. "Cuando uno se casa, hay un reconocimiento social de la relación y por tanto se obtienen más beneficios y aceptación, y es probable que se perciba que la persona puede llevarse mejor con los demás, que es un mejor empleado".

Además, estar casado suma los recursos de dos familias, lo que aumenta la seguridad, añadió Ginsberg.

Sin embargo, los expertos saben menos sobre los padres que nunca se han casado porque las investigaciones anteriores no han distinguido entre los distintos tipos que hay.

Un cálculo reciente indica que alrededor de la mitad de los padres no casados cohabitan al momento del nacimiento de su hijo, el 30 por ciento está en una relación romántica con su pareja, y el 20 por ciento no lo está.

En este nuevo estudio, los investigadores vieron datos de un grupo de casi 5,000 nacimientos (tanto de padres que estaban casados como de los que no) en ciudades importantes de los EE.UU. Los datos incluían entrevistas con padres y madres, además de evaluaciones de ansiedad, depresión, abuso del alcohol, uso de drogas ilícitas, encarcelamiento y abuso doméstico.

Se definieron cuatro tipos de relaciones entre padres no casados, con cohabitación, sin cohabitación, romántica y no romántica.

En general, los padres no casados informaron sobre más problemas de salud mental y conductuales que los casados.

Pero hubo diferencias considerables dentro del grupo de padres solteros, que no habían sido documentadas anteriormente.

Por ejemplo, los padres solteros cuya relación terminó antes del nacimiento del niño informaron sobre más problemas que otros padres no casados. Y los padres que actualmente no cohabitaban ni en una relación romántica reportaron los mayores problemas de salud mental.

Era más del doble de probable que los papás no casados que vivían con sus parejas hubieran estado en la cárcel, en comparación con los papás casados, mientras que era tres veces más probable que los papás que no estaban en una relación romántica hubieran estado en la cárcel que los padres casados.

Era más probable que los papás no casados que aún estaban románticamente relacionados con la madre de su hijo hubieran experimentado un episodio mayor de depresión, en comparación con los papás casados. El estudio encontró que los papás no casados sin relación romántica tenían los índices más altos de depresión y ansiedad.

También era más probable que los papás sin relación romántica también hubieran sido violentos, y menos probable que los papás casados lo hubieran sido. La violencia de pareja era doblemente alta entre las parejas románticamente relacionadas pero no casadas que entre las parejas casadas.

Los hallazgos sugieren que "tenemos que evaluar con cuidado para asegurarnos de que no ponemos a las madres y sus hijos en peligro, que no se exhorta a las familias a seguir juntas hasta que se resuelva la violencia doméstica", señaló DeKlyen.

Más Información

Para más información sobre la salud mental de niños y adultos, vaya al U.S. National Institute of Mental Health.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

Last Updated: