En el mundo de los gérmenes, el hombre muerde al perro

Un estudio encuentra que los dueños tenían más cepas resistentes a varios fármacos que sus mascotas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES, 28 de enero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las personas que dejan que sus perros duerman con ellas o les permiten lamer sus caras no son más propensas que otros dueños de perros a tener las mismas cepas de la bacteria E. coli que sus perros, según una veterinaria de la Universidad estatal de Kansas.

La Dra. Kate Stenske, profesora clínica asistente del Colegio de medicina veterinaria de la universidad, dijo que se sabe que se pueden compartir enfermedades entre perros y personas, y que alrededor del 75 por ciento de las enfermedades emergentes son transferibles entre humanos y otros animales.

Decidió enfocarse en la E. coli, que es común en los tractos gastrointestinales tanto de humanos como de perros.

Para el estudio, Stenske analizó muestras fecales de los perros y sus amos. Encontró que el diez por ciento de las parejas de humano y perro tenía las mismas cepas de E. coli y que tales cepas eran más resistentes a los antibióticos comunes de lo esperado. Sin embargo, los dueños tenían más cepas resistentes a varios fármacos que sus mascotas

"Esto nos hace pensar que no es probable que los perros transmitan la E. coli resistente a varios fármacos a sus dueños, pero que sus dueños podrían pasársela a los perros", afirmó Stenske en un comunicado de prensa de la universidad. "Lo que aprendemos de esto es que los antibióticos realmente sí afectan las bacterias de nuestros tractos intestinales, que solo deberíamos tomarlos cuando realmente los necesitemos y siempre terminar toda la receta según las indicaciones".

No hubo pruebas de que los dueños que dormían con sus perros o les permitían lamer sus caras fueran más propensos a tener cepas compartidas de E. coli, según el estudio, el cual se espera sea publicado en una próxima edición de la revista American Journal of Veterinary Research.

Sin embargo, el estudio sí encontró una relación entre la E. coli resistente a los antibióticos y los dueños que no se lavaban las manos después de acariciar a sus perros o antes de cocinar.

"Debemos usar el sentido común y practicar una buena higiene general", aconsejó Stenske.

Dijo que el hallazgo de que no es probable que las conductas de vinculación cercana entre humano y perro propaguen gérmenes es una buena noticia, debido a los beneficios físicos y psicológicos de tener una mascota. Las encuestas muestran que casi la mitad de todos los dueños de perros comparten sus alimentos con ellos y que más de la mitad les permite dormir con ellos y lamerles la cara.

"En un estudio, el 84 por ciento de la gente dijo que sus perros eran como hijos para ellos", añadió Stenske.

Investigaciones futuras podrían evaluar a los dueños de gatos y a la E. coli compartida. Más estadounidenses tienen gatos que perros y los gatos interactúan con las personas de manera distinta que los perros, señaló Stenske.

Más información

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. detallan las enfermedades que puedan pasar de perros a humanos.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: Kansas State University, news release, Jan. 27, 2009

--

Last Updated: