Imitar la conducta podría ayudar a forjar lazos sociales

Un estudio con monos muestra que la imitación sutil puede tener resultados favorables

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

VIERNES, 14 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Si desea caerle bien a alguien, intente imitar sus acciones, sugiere una investigación reciente.

Los monos capuchinos que jugaban con una pelota de wiffle preferían la compañía de los investigadores que imitaban sus movimientos a la de aquellos que no lo hacían, según un estudio que aparece en la edición del 14 de agosto de la revista Science.

La imitación promueve la vinculación social, facilita que los desconocidos se vuelvan amigos, y subyace la formación de los grupos sociales, explicaron los autores del estudio.

"Los investigadores sabían que los seres humanos prefieren la conducta de otras personas que imitan sus gestos y otros afectos de manera sutil", señaló el Dr. Duane Alexander, director del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver, en un comunicado de prensa de los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. "Observar la manera en que la imitación promueve la vinculación en los primates puede llevar a conocimiento sobre trastornos en los cuales la imitación y la vinculación resultan afectadas, como ciertas formas de autismo".

Cuando se les entregaba la pelota, los monos capuchinos, elegidos porque se sabe que forman lazos sociales cercanos, la exploraban con los dedos, se la ponían en la boca o la golpeaban contra una superficie.

Entonces, a cada mono se le asignaba dos investigadores, cada uno con su propia pelota de wiffle. Una persona hacía el mismo movimiento que el mono con que lo emparejaban, o sea, explorar la pelota, ponérsela en la boca o golpearla. El otro hacía algo distinto, como golpear la pelota mientras el mono la exploraba.

Tras cada experimento, los monos pasaron sistemáticamente más tiempo cerca del investigador que los imitaba que con en que no lo hacía, según los investigadores de los Institutos Nacionales de Salud y dos instituciones de investigación italianas.

Cuando se les dio la oportunidad de tomar un pequeño juguete de la mano de un investigador, y luego devolverlo a cambio de una pequeña recompensa de comida, los monos también tendían a elegir a la persona que los había imitado.

Se sabe que los monos capuchinos en libertad igualan las conductas entre sí cuando se alimentan, se desplazan o evitan depredadores. Tal imitación podría proveer la base de los grupos sociales.

"Se ha propuesto que la relación entre el ajuste de la conducta y los aumentos en la afiliación podrían haber desempeñado un importante papel en la evolución humana al ayudar a mantener las relaciones harmoniosas entre los individuos", escribieron los autores. "Proponemos que el mismo principio también se expresa en otros primates que viven en grupos".

También se ha observado a humanos imitar la postura, los gestos y los peculiaridades de la gente con las que se encuentran, apuntaron los investigadores en el comunicado de prensa. Anotaron que esta conducta es inconsciente. Aunque ninguna de las dos partes está consciente de que hay imitación, la gente con frecuencia siente afecto y empatía por sus imitadores.

Investigaciones anteriores han mostrado que es más probable que la gente ayude a sus imitadores, y que les deje propinas más generosas. El artículo actual es el primero en mostrar que la imitación también desempeña un papel en la vinculación social de los monos, según los autores.

Más información

La Rainforest Alliance tiene más información sobre los monos capuchinos.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: U.S. National Institutes of Health, news release, Aug. 13, 2009

--

Last Updated: