¿Tienen las personas religiosas una mayor tendencia a la obesidad?

Un estudio encontró que asistir regularmente a los servicios religiosos se relacionaba con un mayor riesgo en la mediana edad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 23 de marzo (HealthDay News/HolaDoctor) -- Una investigación reciente encuentra que las personas que asisten con frecuencia a servicios religiosos son significativamente más propensas a volverse obesas para cuando llegan a la mediana edad.

El estudio no prueba que asistir a los servicios engorde, ni explica por qué el peso podría relacionarse con la fe. Aún así, el hallazgo es sorprendente, sobre todo si se considera que las personas religiosas tienden a estar en mejor salud que las demás, señaló el autor del estudio Matthew J. Feinstein, estudiante médico de la Universidad de Northwestern en Chicago.

"Resalta un grupo en particular que parece estar en mayor riesgo de volverse obesos y quedarse obesos", dijo. "Es un grupo que podría beneficiarse de intervenciones dirigidas contra la obesidad, y de programas para su prevención".

Los científicos han estado estudiando las relaciones entre la conducta religiosa y la salud durante años, y han encontrado señales de que entre ambas hay una conexión positiva. Los estudios sugieren que una mayor participación religiosa, ya sea privada o pública, se relaciona con cosas como una mejor salud física, menos depresión y más felicidad, apuntó Jeff Levin, director del Programa sobre religión y salud poblacional de la Universidad de Baylor.

Pero los investigadores también han encontrado señales de que la gente que asiste a los servicios engorda más. En el nuevo estudio, que será hecho público el miércoles en una conferencia de la American Heart Association en Atlanta, los investigadores deseaban seguir a la gente con el tiempo para ver qué les sucedía. Examinaron un estudio anterior a largo plazo que dio seguimiento a 2,433 personas entre los 20 y los 32 años de edad a mediados de los 80.

La mayoría de participantes eran mujeres y el 41 por ciento eran negros.

Luego de ajustar sus estadísticas para tomar en cuenta factores como la raza, los investigadores encontraron que el 32 por ciento de los que asistían al mayor número de servicios se hicieron obesos para la mediana edad, apuntó Feinstein.

En comparación, apenas el 22 por ciento de los que menos asistían a servicios se volvieron obesos.

¿Qué podría explicar la obesidad entre los que asisten a servicios con regularidad? Hay varias teorías.

Levin dijo que una posibilidad es que los que asisten a los servicios, junto con actividades como el estudio bíblico y los grupos de plegarias, podrían "estar sentados pasivamente en lugar de estar al aire libre en actividad física".

Señaló que además "muchas de las tradiciones culinarias que rodean a la religión no son particularmente sanas. Por ejemplo, los festines constantes de postres tras los servicios o los días de fiesta, el pollo frito, la comida kósher tradicional cocida con grasa de pollo, y cosas así".

Otra pregunta es cómo las personas religiosas pueden ser obesas y seguir teniendo buena salud. Feinstein dijo que el hecho de que menos sean fumadores podría explicarlo.

Sea como sea, dijo, el estudio apunta al papel que los lugares de adoración podrían desempeñar en la reducción de la obesidad.

"Pueden convertirse en parte de la solución", explicó el Dr. Daniel P. Sulmasy, profesor de medicina y ética de la Universidad de Chicago, tal vez al aumentar la concienciación de la obesidad y ofreciendo ferias de salud.

"Los pastores, sobre todo los de vecindarios pobres, podrían abogar por programas para más productos frescos y menos comida rápida en sus vecindarios", añadió Sulmasy.

Más información

Para más información sobre la obesidad, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Matthew J. Feinstein, M.D., medical student, Northwestern University, Chicago; Jeff Levin, Ph.D., professor, epidemiology and population health, and director, Program on Religion and Population Health, Institute for Studies of Religion, Baylor University, Waco, Texas; Daniel P. Sulmasy, M.D., Ph.D., professor, medicine and ethics, University of Chicago; March 23, 2011, American Heart Association Nutrition, Physical Activity and Metabolism Conference 2011 and 51st Cardiovascular Disease Epidemiology and Prevention Annual Conference, Atlanta

Last Updated: