La anticoncepción es responsable del declive en los embarazos adolescentes de los EE.UU.

Un estudio encuentra que la abstinencia también tiene algo que ver, muy poco pero aún así es de consideración

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES 30 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- La cantidad de chicas adolescentes estadounidenses que quedan embarazadas ha disminuido dramáticamente desde 1990 y los investigadores afirman que el aumento en el uso de condones entre los adolescentes podría ser el motivo.

El hallazgo sugiere que los adolescentes usan cada vez más los anticonceptivos como medio para evitar un embarazo precoz, al tiempo que grupos conservadores apuntan a la abstinencia como el único medio seguro de lograrlo.

"Es sorprendente que los adolescentes estén mejorando en la anticoncepción a pesar de los esfuerzos por reducir el desarrollo de destrezas y la información que reciben sobre la anticoncepción", afirmó Freya L. Sonenstein, profesora y directora del Centro de salud adolescente de la Facultad Bloomberg de salud pública de la Johns Hopkins.

Sonenstein no participó en el estudio, que fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Columbia y el Instituto Alan Guttmacher, ambos en la ciudad de Nueva York. Su informe aparece en la edición en línea del 30 de noviembre del American Journal of Public Health.

Las estadísticas federales muestran que los índices de embarazo entre las chicas estadounidenses entre los 15 y los 19 años de edad han disminuido en 27 por ciento entre 1991 y 2000, mientras que los índices de nacimientos para ese grupo disminuyeron en 33 por ciento entre 1991 y 2003.

Sin embargo, los motivos exactos de esta tendencia siguen siendo poco claros. En su estudio, investigadores liderados por el Dr. John S. Santelli de la Columbia examinaron datos de los años 1995 a 2001 del estudio continuo Encuesta nacional de crecimiento familiar.

Evaluaron específicamente las tendencias en conducta sexual y uso de la anticoncepción de casi 2,600 chicas de los EE.UU. entre los 15 y 19 años, a quienes se entrevistó como parte de la encuesta. Los investigadores esperaban determinar los papeles de la abstinencia y la anticoncepción en el declive actual de embarazos en adolescentes.

El equipo de Santelli encontró que el 86 por ciento del declive en el embarazo se relacionaba con un mayor uso de anticonceptivos. Hubo un aumento en el uso tanto de pastillas anticonceptivas como de condones, así como en el uso de métodos duales como la combinación de pastillas y condones.

Apenas el 14 por ciento del declive en el embarazo se atribuyó a reducciones en la actividad sexual de las adolescentes, anotaron los investigadores.

Además, el grupo de Santelli desarrolló un "índice de riesgo anticonceptivo" para dar cuenta de la efectividad del uso de anticonceptivos. También desarrollaron un "índice de riesgo de embarazo" general, calculado mediante la puntuación de riesgo anticonceptivo y el porcentaje de adolescentes que informaban tener actividad sexual.

Estos datos revelaron que, entre las adolescentes de 15 a 17 años, el 77 por ciento de la disminución en los embarazos se debía a un mayor uso de anticonceptivos y el 23 por ciento a una reducción de la actividad sexual.

De acuerdo con sus hallazgos, los investigadores creen que la anticoncepción podría ser la mejor manera de reducir aún más el número de adolescentes que quedan embarazadas.

"La promoción de la abstinencia es una meta válida, sobre todo entre los adolescentes más jóvenes; sin embargo, la evidencia científica muestra que, por sí misma, no es suficiente para ayudar a los adolescentes a evitar embarazos no deseados", escribieron los investigadores. "El énfasis actual en las políticas domésticas y globales de los EE.UU., que fomenta la educación sexual de sólo abstinencia y la exclusión de información precisa sobre la anticoncepción, es erróneo", concluyeron.

Los chicos y chicas estadounidenses sí están retrasando la actividad sexual, anotó Sonenstein. "De hecho, una de las tendencias no anticipadas es el declive en la actividad sexual entre los varones adolescentes, quienes ya no muestran índices más altos de experiencia sexual en comparación con las hembras adolescentes", afirmó.

Sonenstein considera que el uso de anticonceptivos y el retraso en la actividad sexual trabajan en conjunto para prevenir el embarazo no deseado entre adolescentes.

"Si bien podría ser útil pensar sobre el retraso de la actividad sexual y el mayor uso de anticonceptivos como conductas no relacionadas, la investigación nos dice que mientras mayores sean los adolescentes en su iniciación sexual, más probable es que usen anticoncepción", señaló Sonenstein. "Entonces, los esfuerzos de prevención deberían enfatizar tanto la necesidad de reducir la actividad sexual como el uso de la anticoncepción cuando la actividad ocurre".

Más información

Para más información sobre los riesgos del embarazo adolescente, visite March of Dimes.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Freya L. Sonenstein, Ph.D., professor and director, Center for Adolescent Health, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; Nov. 30, 2006, online edition, American Journal of Public Health

Last Updated: