La grasa infantil predice la obesidad en los preadolescentes

Los niños que tienen sobrepeso por lo general se convierten en adolescentes con sobrepeso, encuentra un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES 5 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- La llamada "grasa infantil" de los niños pequeños podría ser un pronosticador de problemas con el peso mucho más adelante, afirman investigadores.

De hecho, los niños en edad preescolar que tenían sobrepeso antes de los 5 años de edad fueron más propensos a tener sobrepeso para los 12 que los que no tenían sobrepeso antes de los 5, según encuentra el nuevo estudio.

"El problema con la obesidad y el sobrepeso en los niños es que no se les pasa", afirmó el Dr. Philip R. Nader, autor principal y profesor emérito de pediatría de la Universidad de California en San Diego. "Muchas personas piensan que la grasa infantil desaparecerá y que no tienen que preocuparse mucho, pero no es así", apuntó.

En el estudio, los investigadores recolectaron datos de más de 1,000 niños nacidos en 1991. "Estos niños crecieron durante el periodo en que la epidemia de obesidad comenzó", explicó Nader.

El equipo de Nader midió la estatura y el peso de los niños en siete momentos de su desarrollo, tres veces en la edad preescolar (a los dos, tres, y cuatro y medio años de edad), tres veces en la edad escolar (a los siete, nueve y 11 años de edad) y finalmente a los 12.

Encontraron que mientras más veces tenía sobrepeso un niño durante el preescolar y la escuela primaria, más probabilidades había de que tuviera sobrepeso a los 12.

En comparación con los niños en los que nunca se midió sobrepeso, un niño en edad escolar que tenían sobrepeso en una medida tenía una probabilidad 25 veces mayor de tener sobrepeso para los 12 años de edad, encontraron los investigadores. Las probabilidades aumentaron a 159 veces si el niño tenía sobrepeso en dos medidas y 374 veces si tenía sobrepeso en tres o más medidas.

En general, el 60 por ciento de los niños que tenían sobrepeso en cualquier momento durante la edad preescolar, y el 80 por ciento de los niños que tenían sobrepeso en cualquier momento durante la escuela primaria, todavía tenían sobrepeso para los 12 años de edad.

"Hay que hacer algo respecto al ambiente que ayuda a que estos niños tengan sobrepeso", aseveró Nader. "Como sociedad, necesitamos hacer algo más para asegurar que estos niños tengan un lugar seguro para jugar, hagan mucho ejercicio y lleven una dieta saludable", señaló.

Un experto considera que los profesionales médicos y los padres necesitan trabajar en conjunto para reconocer y combatir la epidemia de obesidad infantil.

"Hemos sabido durante mucho tiempo que la obesidad infantil predice la obesidad en la vida adulta", señaló el Dr. David L. Katz, profesor asociado de salud pública y director del Centro de investigación de la prevención de la facultad de medicina de la Universidad de Yale. "Estos hallazgos son de gran preocupación, teniendo en cuenta los aumentos bien documentados e implacables en los índices de obesidad infantil", añadió.

Hay un buen motivo por el cual un aumento excesivo en el peso al comienzo de la vida establece una propensión de toda la vida a la obesidad, dijo Katz. "Al comienzo de la niñez y la pubertad, somos adeptos a convertir las calorías excesivas en nuevas células grasas", explicó. Pero debido a que las células de grasa reducen su tamaño pero no desaparecen, "tendemos a quedarnos con un mayor número de células de grasa de por vida", aseguró Katz.

"Casi todos los niños son vulnerables a la epidemia de obesidad y al riesgo de diabetes", señaló Katz, así que los padres deben mantenerse alertas y asegurar que sus hijos lleven una dieta saludable y mucho ejercicio. "Tenemos que hacer más que tratar de resolver estas amenazas en el ambiente clínico", apuntó.

Más información

Para más información sobre cómo ayudar a los niños a comer bien, diríjase a los U.S. National Institutes of Health.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Philip R. Nader, M.D., professor emeritus, pediatrics, University of California, San Diego; David L. Katz, M.D., M.P.H., associate professor, public health, director, Prevention Research Center, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; September 2006 Pediatrics

Last Updated: