La tele altera el sueño de los niños

Nuevo estudio respalda directrices que limitan el tiempo de los niños pequeños frente a la pantalla

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES 3 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- He aquí otra razón para que los padres puedan reflexionar doblemente sobre la cantidad de tiempo que pasan sus hijos frente a la televisión: Ver televisión está asociado, en los niños, con horarios de sueños irregulares, según hallaron los investigadores.

"Los niños menores de 3 años que ven televisión están en mayor riesgo de tener horarios irregulares para acostarse y dormir la siesta", declaró la autora principal del estudio, Dra. Darcy A. Thompson, pediatra y becaria clínica de la Universidad de Washington en Seattle.

Un horario de sueño regular es importante, explicó Thompson, porque afecta la calidad y cantidad de sueño que los niños reciben. Además, los hábitos de sueño saludables pueden prevenir problemas como la resistencia para ir a la cama o vigilias durante la noche, señaló.

Los hallazgos aparecen en la edición de octubre de Pediatrics.

Estudios anteriores habían examinado los efectos de ver televisión en niños mayores y adolescentes, mostrando, por ejemplo, una relación entre acostarse más tarde y los trastornos del sueño.

"Este estudio amplía en cierto modo el rango de edad en el que esto parece ser perjudicial", dijo el especialista pediátrico del sueño Dr. Daniel Glaze, director del Texas Children's Sleep Center del Hospital Infantil de Texas en Houston.

Thompson y el coautor, Dr. Dimitri A. Christakis, del Instituto de salud infantil de la Universidad de Washington, examinaron datos de la Encuesta Nacional de Salud de la Primera Infancia para niños de 4 meses a 35 meses de edad. La muestra comprendió datos de entrevistas realizadas a los padres de 2,068 niños.

El veintidós por ciento de los niños tuvo horarios irregulares para acostarse y casi el 34 por ciento tuvo horarios variados para dormir la siesta.

Ver televisión. incluida la cantidad de tiempo invertido en ver videos, aumentaba con la edad. Los niños de 4 a 11 meses, veían menos de una hora de televisión al día, mientras que los del grupo de 12 a 23 meses veían 1.6 horas y los niños de 24 a 35 meses pasaban 2.3 horas frente a la pantalla.

Aunque el número de horas invertido en ver televisión estuvo asociado con una mayor probabilidad de horarios variados para dormir la siesta y acostarse, los investigadores no fueron capaces de establecer una relación de causa-efecto.

Una teoría es que ver televisión provoca horarios de sueño irregulares, anotó Thompson. Otra es que un sueño irregular conduce a ver más televisión. Se necesita más investigación para determinar la naturaleza de la relación entre ver televisión y el sueño en los niños más pequeños, señaló.

Otra incertidumbre es si el tiempo invertido en ver televisión, agrega, antes de ir a la cama, afecta el sueño. En teoría, razonó Thompson, los niños que ven muchos programas con contenido violento o inapropiado para su edad pueden sufrir alteraciones del sueño sin importar cuándo los vean. Otros argumentan que ver un contenido perturbador antes de ir a la cama dificulta el sueño.

Glaze agrega que cada vez es más claro que ver televisión y usar dispositivos electrónicos, como los videojuegos, especialmente por la noche, afecta de manera negativa en el sueño de los niños dado que reduce la cantidad y altera la calidad del sueño. "Y cuando los niños no duermen bien por la noche", agregó, "no rinden bien durante el día".

Los autores del estudio recomendaron que los padres deben seguir las directrices de la American Academy of Pediatrics para ver televisión: los niños menores de 2 años no deben ver televisión y los mayores no deben ver más de dos horas al día.

El estudio también respalda sacar la televisión de la habitación de los niños, destacó Thompson. Ella cita que un estudio de la Henry J. Kaiser Family Foundation mostró que el 30 por ciento de los niños estadounidenses menores de 3 años tiene una TV en su habitación.

El Dr. William Kohler, especialista pediátrico del sueño certificado y director médico del Instituto del Sueño de Florida de Spring Hill, Florida, estuvo de acuerdo con la recomendación. "La habitación debe estar asociada con el sueño y no con actividades", apuntó.

No toda la televisión es mala, señaló Thompson, pero los "padres necesitan reflexionar sobre cómo usarla de forma inteligente".

Más información

La National Sleep Foundation ofrece consejos sobre el sueño de los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Darcy A. Thompson, M.D., M.P.H., clinical scholar, Robert Wood Johnson Clinical Scholars Program, University of Washington, Seattle; Daniel Glaze, M.D., director, Texas Children's Sleep Center, Texas Children's Hospital, Houston; William Kohler, M.D., medical director, Florida Sleep Institute, Spring Hill, Fla.; Oct. 2005, Pediatrics

Last Updated: