La televisión de fondo distrae a los niños del juego

Un estudio sugiere que podría interferir con el desarrollo de las habilidades de atención

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES, 15 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Aún cuando su hijo no esté viendo la tele, ésta podría estar distrayéndolo de jugar o impidiéndole que desarrolle habilidades críticas de la atención, plantea un estudio reciente.

Cuando los niños de 3 años o menos jugaban en un salón donde había una televisión encendida con programación para adultos, jugaban cerca de 5 por ciento menos que cuando no había una televisión a la vista. Lo que es más importante, cuando no hay una TV de fondo, los niños se concentran más en el juego durante más tiempo, halló el estudio.

"La televisión de fondo es una influencia perjudicial y que distrae. Nuestra evidencia es que la tele distrae a los niños en un periodo en el que empiezan a organizar sus habilidades de atención y comportamientos secuenciales", advirtió el autor del estudio Daniel Anderson, profesor de psicología de la Universidad de Massachusetts en Amherst.

"Los padres creen [que la televisión de fondo] no supone ningún problema porque los programas no están dirigidos a los niños, pero sólo porque un niño no esté prestando una atención activa a la televisión no significa que ésta no tenga un efecto dañino", agregó.

La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda no exponer a los niños de 2 años o menos a la pantalla durante ningún periodo de tiempo. En cuanto a los niños mayores, la AAP sugiere limitar el tiempo de pantalla, lo que incluye la TV, los videojuegos y el uso de computadoras, a una o dos horas al día de uso activo. Las directrices no han abordado específicamente la televisión de fondo.

Debido a que muchos niños están expuestos a la televisión de fondo, y a que las señales visuales y auditivas de la televisión cambian alrededor de cada seis segundos, Anderson y sus colegas se preguntaron si la exposición afectaba a los niños muy pequeños.

En el nuevo estudio, publicado en la edición de julio y agosto de la revista Child Development, participaron 50 niños de 12, 24 y 36 meses de edad. Se grabó un video de cada niño durante las sesiones de una hora de duración en un entorno similar al salón familiar A sus padres se les pidió que limitaran la interacción con los niños.

Los niños fueron asignados de manera aleatoria a jugar sin televisión de fondo durante la primera media hora o a jugar con televisión de fondo que tenía un programa para adultos mientras jugaban con juguetes. Luego, durante la segunda media hora los niños cambiaron de roles.

"El tiempo de juego de los niños era más corto, cerca de media hora de duración, si la televisión estaba encendida, en comparación con cuando no lo estaba, y los niños eran más propensos a pasar de un juguete a otro cuando la televisión estaba encendida", dijo Anderson.

Apuntó que estas diferencias no eran obvias para los padres cuando estaban en la habitación con el niño, pero al revisar paso a paso la videocinta, las diferencias se hicieron más aparentes. "Los niños parecían normales. No se veían ni distraídos ni angustiados", destacó.

El Dr. Daniel Bronfin, pediatra del Ochsner Health System en Nueva Orleáns, comparó la televisión de fondo al "humo de segunda mano".

"Todas las preocupaciones que tenemos con los niños cuando ven programas infantiles siguen aplicando a la televisión de segunda mano. Distrae a los niños del trabajo de la infancia, el juego", destacó.

Bronfin dijo que este tipo de distracción es constante y que podría ser un factor que contribuya al aumento de trastornos del comportamiento, tales como el trastorno por déficit de atención.

Tanto Anderson como Bronfin recomiendan que los padres apaguen la televisión cuando el niño esté en esa área de la casa. Anderson dijo que algunos programas infantiles tienen valor y que los niños pueden aprender de ellos, pero eso es algo diferente a la televisión de fondo.

Más información

Para más información sobre los niños y la televisión, visite KidsHealth de la Nemours Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Daniel Anderson, Ph.D., professor, psychology, University of Massachusetts, Amherst; Daniel Bronfin, M.D., pediatrician, Ochsner Health System, New Orleans; July/August 2008 Child Development

Last Updated: