Las amenazas y los actos violentos contra los maestros con frecuencia no se reportan

In English

JUEVES, 8 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- Los maestros que son víctimas de violencia física o amenazas en sus escuelas con frecuencia no informan a nadie al respecto, señala un estudio publicado tras el tiroteo en la escuela secundaria de Parkland, Florida.

"Se pensaría que lo primero que un maestro haría tras un encuentro violento o una amenaza sería informar a los administradores escolares, pero un 20 por ciento no hacen ni eso", dijo el autor del estudio, Eric Anderman, profesor de psicología educativa en la Universidad Estatal de Ohio. "Eso es preocupante".

Los hallazgos provienen de una encuesta de más de 3,400 maestros de kindergarten hasta el decimosegundo curso de todo Estados Unidos, entre ellos más de 2,500 que dijeron que habían experimentado violencia o amenazas. La encuesta se realizó en colaboración con la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association), la Asociación Nacional de Educación (National Education Association), y la Federación Americana de Maestros (American Federation of Teachers).

Además de los maestros que no reportaron la violencia o las amenazas a los administradores escolares, un 14 por ciento no se lo contaron a sus compañeros de trabajo y un 24 por ciento no se lo dijeron a su familia. Apenas un 12 por ciento acudieron a un consejero.

"Una cantidad demasiado alta de maestros no hablan con nadie sobre lo que les sucedió", lamentó Anderman en un comunicado de prensa de la universidad.

Una cuarta parte de los maestros del estudio reportaron un abuso físico o un ataque, un 20 por ciento reportaron amenazas de violencia física, y un 37 por ciento dijeron que habían sido sujetos de insultos verbales, un lenguaje insultante o propuestas sexuales inadecuadas.

Otro 8 por ciento no ofrecieron detalles específicos sobre los incidentes violentos, pero sí anotaron una falta de respaldo de las autoridades escolares y de sus compañeros a quienes contaron sobre los eventos.

"Ese hallazgo nos sorprendió", dijo Anderman. "Ninguno de nosotros pensó que hallaría eso".

Algunos maestros se culparon a sí mismos tras un incidente violento, por ejemplo diciendo que "me hacen esto porque no me defiendo" o "debería haber tenido más cuidado". Mientras más se culpaban a sí mismos, más probable era que se sintieran enojados y hablaran con otras personas sobre el incidente, encontró el estudio.

"Experimentar emociones negativas, como la ira, puede ser potencialmente útil, si lleva a los maestros a hablar con sus compañeros o familiares", dijo Anderman. "Con frecuencia necesitan ayuda para procesar lo que les sucedió".

Pero la ira vinculada con culparse a sí mismos también se asoció con unas probabilidades más bajas de que los maestros se comunicaran con los padres de los estudiantes transgresores, según el estudio.

Los hallazgos indican que las escuelas deben ser más efectivas al afrontar la violencia contra los maestros, planteó Anderman.

"Algunas escuelas quizá deban reevaluar la forma en que pueden respaldar y ayudar a los maestros que son víctimas de la violencia", sugirió.

Los resultados se publicaron en la edición en línea del 6 de marzo de la revista Social Psychology of Education.

Más información

La Asociación Americana de Psicología tiene más información sobre la violencia contra los maestros.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: Ohio State University, news release, March 7, 2018

--

Last Updated: