Las disparidades en los ingresos podrían estar haciendo infelices a los estadounidenses

Un estudio encuentra que los que ganan menos confían menos en los demás y se sienten peor sobre sí mismos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES, 16 de junio (HealthDay News/HolaDoctor) -- La creciente brecha entre los estadounidenses más ricos y todos los demás hace que la gente con ingresos medianos y bajos sea infeliz, han encontrado investigadores.

"La disparidad en los ingresos ha crecido mucho en EE. UU., sobre todo a partir de los 80", anotó en un comunicado de prensa de la Asociación de Ciencias Psicológicas (Association for Psychological Science) el autor del estudio Shigehiro Oishi, psicólogo de la Universidad de Virginia. "Al respecto, hemos visto es un descenso marcado en la satisfacción vital y la felicidad" en el 60 por ciento de estadounidenses que tienen ingresos de clase baja y clase media, señaló Oishi.

Aparentemente, lo que hace a la gente infeliz no es la cuenta bancaria que disminuye. En su lugar, explicaron los investigadores, la creciente disparidad en los ingresos se correlaciona con un sentimiento creciente en muchas personas de que los demás son menos justos y confiables, lo que resulta en una menor sensación de bienestar general.

El estudio también encontró que la disparidad en los ingresos no tuvo efecto sobre la felicidad ni los sentimientos de confianza y justicia del 20 por ciento de personas más ricas.

El equipo de investigación examinó datos de más de 48,000 estadounidenses que participaron en la Encuesta social general de 1972 a 2008. Los hallazgos serán publicados en una próxima edición de la revista Psychological Science.

Más información

Mental Health America describe formas de vivir bien la vida.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTE: Association for Psychological Science, news release, June 13, 2011

--

Last Updated: