Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Los amigos podrían ser la clave de la felicidad de las personas que van a la iglesia

Una encuesta encuentra que los aspectos espirituales son menos significativos para la satisfacción vital

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES, 7 de diciembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Las personas que asisten a la iglesia con regularidad podrían llevar vidas más satisfactorias que las que se quedan en casa porque crean una red de amigos cercanos, que ofrecen un respaldo importante, según sugiere un estudio reciente.

Los investigadores de la Universidad de Wisconsin encontraron que el 28 por ciento de las personas que van a la iglesia semanalmente dicen estar "extremadamente satisfechas" con la vida, en comparación con apenas 20 por ciento de las que nunca van. Pero la satisfacción proviene de la participación en la congregación religiosa junto a amigos cercanos, y no de una experiencia espiritual, encontró el estudio.

Los que van a la iglesia regularmente y no tienen amigos cercanos en la congregación no son más propensos a estar muy satisfechos con sus vidas que los que nunca van a la iglesia, según la investigación.

El coautor del estudio Chaeyoon Lim dijo que hace mucho se reconoce que las personas que van a la iglesia reportan una mayor satisfacción con sus vidas. Pero "los estudiosos han debatido el motivo", apuntó.

"¿Va a la iglesia la gente más feliz? ¿O ir a la iglesia hace más felices a las personas?", planteó Lim, profesor asistente de sociología de la Universidad de Wisconsin en Madison.

Este estudio, que aparece en la edición de diciembre de la revista American Sociological Review, parece mostrar que ir a la iglesia hace que la gente esté más satisfecha con la vida debido a las amistades cercanas que se establecen allí.

Sentirse cerca de Dios, las oraciones, leer las escrituras y otros rituales religiosos no se asociaron con una predicción de mayor satisfacción vital. En su lugar, en combinación con una identidad religiosa firme, mientras más amigos reportaron los participantes en la iglesia, más probabilidades tenían de sentir una satisfacción fuerte con la vida.

El estudio se basó en una encuesta telefónica de más de 3,000 estadounidenses en 2006, y una encuesta de seguimiento con 1,915 participantes en 2007. La mayoría de los encuestados eran protestantes, católicos y evangélicos tradicionales, pero también se incluyó un número reducido de iglesias judías, musulmanas y cristianas no tradicionales.

"Incluso en ese periodo corto, observamos que las personas que no iban a la iglesia y que comenzaron a ir con más frecuencia reportaron una mejora en la satisfacción vital que sentían", apuntó Lim.

Señaló que las personas tienen una profunda necesidad de pertenecer a algo "más grande que ellos mismos". La experiencia de compartir rituales y actividades con amigos cercanos en una congregación "convierte eso en realidad, en lugar de algo más abstracto y remoto", añadió.

Además de la asistencia a la iglesia, se preguntó a los participantes cuántos amigos cercanos tenían dentro y fuera de sus congregaciones, así como sobre su salud, educación, ingresos, trabajo y si la identidad religiosa era muy importante para su "sentido del yo".

Los encuestados que dijeron que experimentaban "la presencia de Dios" no eran más propensos a reportar sentir una mayor satisfacción vital que los que no. Sólo el número de amigos cercanos en las congregaciones y tener una identidad religiosa firme predijeron sentirse extremadamente satisfecho con la vida.

Un motivo podría ser que "los amigos que asisten a servicios religiosos juntos dan a la identidad religiosa un sentido de realidad", apuntaron los autores.

El estudio provocó una respuesta de escepticismo de un experto.

"Algunas de sus conclusiones no son muy firmes", aseguró el Dr. Harold G. Koenig, director del Centro de Espiritualidad, Teología y Salud del Centro Médico de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

El estudio mostró que la identidad religiosa es igual de importante que la cantidad de amigos que una persona tiene en la congregación, dijo Koenig, quien también es profesor de psiquiatría y ciencias conductuales de la universidad.

La forma en que se analizaron los datos aseguró que los factores espirituales (la oración, sentir el amor de Dios, etc.) no serían significativos porque las personas que tenían una identidad religiosa potente fueron controladas, o no se incluyeron en el análisis, según Koenig.

"La identidad religiosa impulsa todos los otros factores", dijo Koenig. La participación social es importante, "pero la fe también".

Lim aseguró que los datos muestran que sólo el número de amigos cercanos en la iglesia se correlaciona con una mayor satisfacción vital. El estudio reconoció la importancia de la identidad religiosa, además del número de amigos, lo que sugiere que ambos factores se refuerzan mutuamente.

"Las redes sociales formadas en las congregaciones y las identidades religiosas firmes son las variables claves que median la conexión positiva entre la religión y la satisfacción vital", concluyó el estudio.

Lim dijo que deseaba explorar si las redes sociales en organizaciones como el Club de los Rotarios, los Masones u otros grupos cívicos de voluntarios podrían tener un impacto similar, pero podría resultar difícil.

"Es difícil imaginar alguna otra organización que involucre tanto a las personas como la religión, y que tenga una identidad y actividades sociales compartidas similares", planteó Lim. "No es fácil pensar el algo equivalente".

Más información

La Nemours Foundation tiene información sobre espiritualidad y salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Chaeyoon Lim, Ph.D., assistant professor, department of sociology, University of Wisconsin, Madison; Harold G. Koenig, M.D., professor, psychiatry and behavioral sciences, associate professor, medicine, and director, Center for Spirituality, Theology and Health, Duke University Medical Center, Durham, N.C.; December 2010 American Sociological Review

Last Updated: