Los estadounidenses buscan la salud en el menú

Una encuesta encuentra que la nutrición tiene que ver cada vez más con la decisión de dónde cenar

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 17 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- Si bien el tiempo, la conveniencia y el valor siguen siendo los principales determinantes para los estadounidenses a la hora de elegir dónde cenar fuera de la casa, las inquietudes sobre los alimentos saludables han avanzado hasta el cuarto lugar, de acuerdo con los resultados de una nueva encuesta de consumidores.

Sin embargo, las personas con los estilos de alimentación más saludables también tenían la mayor incidencia de enfermedad cardiaca, presión arterial alta, colesterol alto y diabetes tipo 2.

"Los adultos estadounidenses simplemente no toman la nutrición en serio hasta que se enferman", afirmó Christopher Malone, vicepresidente principal de mercadeo para la compañía de servicios alimentarios ARAMARK, que patrocinó el estudio.

El informe debía ser presentado el lunes en la NAASO, la reunión anual de la Obesity Society en Vancouver, Canadá.

En 2003, ARAMARK, que alimenta a 50 millones de estadounidenses cada día, encontró que las personas se estaban haciendo más conscientes de sus dietas. Para poder mantener su porción del mercado, la compañía comenzó a encuestar los hábitos, actitudes y percepciones de los adultos estadounidenses en relación con la nutrición.

Usaron la Internet para encuestar a adultos sobre más de 200 medidas relacionadas con la nutrición. El estudio se hizo nuevamente este año, cuando la compañía encuestó a casi 5,300 personas.

La encuesta descubrió seis tipos de estilos para cenar, apuntó Malone. "Estos iban desde las personas extremadamente conscientes sobre la nutrición hasta las que eran extremadamente indulgentes, con muchas variaciones entre ambos extremos", explicó.

Estos estilos de cena existieron en todo tipo de personas, jóvenes y viejos, ricos y pobres, y entre hombres y mujeres de todas las razas, señaló Malone.

Entre los demás hallazgos clave se encontró que vigilar el peso y limitar la ingesta de grasa continúan siendo objetivos comunes al elegir alimentos. Sin embargo, el número de adultos que afirma que intenta hacerlo decididamente bajó del 33 al 29 por ciento.

El 21 por ciento de las personas están intentando limitar su ingesta de ácidos grasos trans y el 18 por ciento están limitando los carbohidratos y los edulcorantes artificiales en su dieta. Las personas que practican la dieta de Atkins han disminuido significativamente, de 13 por ciento el año pasado a sólo 8 por ciento este año.

Además, las personas informaron que se ejercitaban con mayor frecuencia, pues el 52 por ciento de los adultos reportan que se ejercitan dos veces por semana, en comparación con el 48 por ciento de hace un año. "Este aumento en el ejercicio en general se limitó mayormente a los grupos más conscientes de la nutrición", apuntó Malone.

La satisfacción con las opciones saludables en los restaurantes casuales subió a 34 por ciento, en comparación con el 22 por ciento de hace un año, agregó Malone. La satisfacción de los comensales con los restaurantes de comida rápida subió a 12 por ciento, en comparación con 7 por ciento en 2004.

Además, desayunar y cenar fuera de la casa aumentó en más del 27 por ciento, pues el encuestado promedio desayunaba fuera de casa una vez a la semana y cenaba fuera de casa tres veces a la semana.

Los factores más importantes para elegir dónde se comería fueron el tiempo y la conveniencia, seguidos del valor, encontró la encuesta. La variedad bajó al puesto número 3, mientras que la conciencia sobre la salud subió al puesto número 4, informó Malone.

Un experto opina que todavía hay que hacer mucho más para que los estadounidenses coman más sanamente.

"Nos falta mucho para alcanzar las recomendaciones de las directrices dietéticas, pero algunas tendencias son una agradable sorpresa", señaló Lona Sandon, vocera de la American Dietetic Association.

No es sorprendente que el tiempo y la conveniencia estén en lugares superiores cuando se elige dónde comer fuera de casa, añadió Sandon, profesora asistente de nutrición clínica del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, en Dallas. "Las personas tienen poco tiempo, y la salud está en la mente de las personas. Desafortunadamente, si tienen que elegir entre la salud o la conveniencia, la mayoría de personas elegirá la conveniencia", aseguró.

"Hacer que las personas sean más conscientes de enorme variedad de alimentos saludables y convenientes que hay ahora en muchos restaurantes de comida rápida o casuales, o en los delicatessen que venden alimentos para llevar, los ayudará a elegir tanto la conveniencia como la salud", apuntó Sandon.

Más información

El gobierno de los EE.UU. puede darle más información sobre cómo comer saludablemente fuera de casa.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Christopher Malone, senior vice president of marketing, ARAMARK, Philadelphia; Lona Sandon, M.Ed., R.D.; spokeswoman, American Dietetic Association, assistant professor, clinical nutrition, University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas; Oct. 17, 2005, presentation, NAASO, The Obesity Society's annual scientific meeting, Vancouver, Canada

Last Updated: