Muchos médicos desconocen el letal 'juego de estrangulación'

Expertos advierten que docenas de adolescentes han muerto intentando lograr un estado eufórico

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

LUNES, 4 de diciembre (HealthDay News/DrTango) -- Casi la tercera parte de los médicos de EE. UU. nunca ha oído hablar del "juego de estrangulación" que juegan muchos adolescentes, ni pueden detectar las señales características del pasatiempo, potencialmente letal.

Conocido también como "juego del apagón", "ruleta de la asfixia", "juego de la bufanda", "mono espacial" y otros nombres, la actividad conlleva tratar de estrangularse uno mismo o a otra personas de manera intencional, con las manos o con algún tipo de lazo para alcanzar un breve estado eufórico.

El "juego" también puede causar convulsiones, dolores de cabeza, fracturas óseas y lesión cerebral, si no la muerte.

Una encuesta en la edición de enero de la revista Pediatrics, que se publicó en línea del 14 de diciembre, informa que casi la tercera parte de los médicos de familia y pediatras desconocen el "juego". Y aunque las dos terceras partes de los médicos dijeron que el tema se debe discutir en las consultas, apenas el dos por ciento informó en realidad haberlo hecho.

"Yo misma he visto a tres o cuatro niños afectados por esto, me parece que es prevenible y causa la muerte, y se debe hablar al respecto", aseguró la Dra. Nancy Bass, autora principal del artículo y profesora asociada de pediatría y neurología del Hospital Rainbow Babies and Children's del Centro médico Case de los Hospitales universitarios en Cleveland.

Base no había escuchado sobre el juego cuando vio su primer paciente del juego del estrangulamiento, señaló.

"La educación [de los médicos] se debe abordar de forma más estandarizada", aseguró la primera autora del estudio, la Dra. Julie McClave, residente pediátrica de Rainbow Babies. "Se espera que al proveer más información sobre las señales de advertencia y la prevalencia entre adolescentes, más médicos lo tendrán en cuenta".

Según McClave, las señales de advertencia que padres y médicos deben tener en cuenta incluyen hematomas o marcas rojas alrededor del cuello; dolores de cabeza severos y frecuentes; rupturas de los vasos sanguíneos de la cara o los ojos; conducta agresiva o cambios en la conducta; demandas inusuales de privacidad, como cerrar la puerta de la habitación; y marcas de uso y desgaste en los muebles, como las literas o las barras de los armarios.

Un informe publicado a principios de año por los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU. encontró que, entre 1995 y 2007, al menos 82 jóvenes habían muerto jugando el "juego de estrangulación".

Los datos de prevalencia indican que entre el once y el veinte por ciento de los adolescentes han jugado el juego, apuntó McClave.

"Es una cifra alta, y es más prevalente de lo que muchos médicos se dan cuenta", advirtió.

"Lo que me preocupa es que . . . esto es mucho más prevalente y las cifras de mortalidad son incluso más altas de lo que sabemos los profesionales médicos", añadió Bass.

Esto podría confundirse por el hecho de que muchas fatalidades del "juego" podrían atribuirse de forma errónea al suicidio o al estrangulamiento sin intención.

Esta encuesta de 163 pediatras y médicos de familia reveló que más del 68 por ciento había oído sobre el juego de estrangulación, la mayoría de éstos (61.3 por ciento) a través de fuentes noticiosas populares, lo que indica que tenían apenas un conocimiento superficial de la cuestión.

Los médicos generales eran más propensos a saber del juego que los pediatras.

No muchos médicos dijeron que en realidad habían visto un paciente que había jugado el juego aunque, dijeron los investigadores, esto no se corresponde con los datos de prevalencia, lo que sugiere que al menos algunos médicos no están dándose cuenta de los casos.

Algunos expertos cuestionaron si el consultorio médico era en realidad el lugar indicado para impactar las estadísticas del juego de estrangulación.

"Las probabilidades de que haya una cita programada con un médico cuando el adolescente muestra evidencia física no son muy altas (a menos que el padre note que algo sucede y lleve al adolescente a hacerse un chequeo)", apuntó la Dra. Karen Sheehan, directora médica del Centro de Prevención e Investigación de Lesiones del Hospital conmemorativo pediátrico de Chicago. "Creo que los médicos necesitan evaluarlo al preguntar al adolescente igual que ante cualquier otra conducta arriesgada, como beber, fumar y la actividad sexual", añadió.

"El tiempo del médico de atención primaria siempre es limitado. Realmente me pregunto si es el mejor lugar", añadió la Dra. G. Patricia Cantwell, profesora y jefa de medicina de atención crítica pediátrica en la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami. "Los pediatras y médicos de familia pueden [también] desempeñar un papel activo en la comunidad para que algunas de esas cosas se logren". Esto podría incluir mensajes de servicio público y mensajes en las escuelas.

Más información

Para más información sobre el juego de estrangulación, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Nancy Bass, M.D., associate professor, pediatrics and neurology, Rainbow Babies and Children's Hospital, University Hospitals Case Medical Center, Cleveland; Julie McClave, M.D., pediatric resident, Rainbow Babies and Children's Hospital, University Hospitals Case Medical Center, Cleveland; G. Patricia Cantwell, M.D., professor and chief, pediatric critical care medicine, University of Miami Miller School of Medicine; Karen Sheehan, M.D., medical director, Injury Prevention and Research Center, Children's Memorial Hospital, Chicago; January 2009 Pediatrics

Last Updated: