Para poner a adultos y niños de acuerdo

Según, los estudios, cuando los adolescentes creen que las reacciones de los padres se ajustan a las circunstancias, todo va mejor

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES 10 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Según un estudio reciente, las charlas, gritos o castigos que los padres infringen a sus hijos no tienen mucho impacto sobre los adolescentes si éstos consideran que las reacciones de sus progenitores no se adecuan a la situación.

El estudio realizado con 122 adolescentes se valió de situaciones hipotéticas para averiguar qué piensan sobre la adecuación de la reacción de los padres a la conducta de los adolescentes. Gritar, castigar o discutir un problema no es tan importante para los adolescentes, según el estudio. Lo que importa es si el adolescente considera la reacción de sus padres ajustada a las circunstancias.

Investigadores de la Universidad Brigham Young en Provo, Utah, no se sorprendieron al encontrar que padres e hijos adolescentes pueden tener puntos de vista muy diferentes.

"Si los hijos creen que son tratados de manera inapropiada, la emoción negativa que acompaña la interacción puede obstaculizar la capacidad de los hijos para entender y aceptar lo que los padres pretenden", dijo en una declaración preparada Laura Padilla-Walker, autora principal del estudio y profesora asistente de matrimonio, familia y desarrollo humano de dicha universidad.

Los padres y sus hijos adolescentes tienen los mismos puntos de vista sobre aspectos morales como la mentira o el robo. Sin embargo, la brecha entre padres y adolescentes aparece en áreas de conducta social, como los modales en la mesa o la hora de regreso a casa. Los adolescentes creen que los padres exageran en estas situaciones.

"Por ejemplo, existen claras guías sociales respecto a la honestidad, por lo que un adolescente podría no percibir tan injusto que se le reprenda por mentir como cuando llega tarde a casa, que es una sanción arbitraria que podría variar enormemente de una familia a otra", explicó la autora del estudio.

Los hallazgos aparecerán publicados en la edición de agosto de la publicación Social Development.

Más información

La Nemours Foundation ofrece consejos en paternidad efectiva.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: Brigham Young University, news release, Aug. 1, 2006

--

Last Updated: