Relacionan ira con inflamación cardiaca

Según los planteamientos de un estudio, activa los niveles en la sangre de la proteína C-reactiva

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES 23 de septiembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una nueva investigación plantea que las personas sanas con altos niveles de ira, hostilidad o depresión también tienen altos niveles de proteína C-reactiva, un indicador de inflamación de las arterias.

Cada vez más, los expertos cardiacos reconocen que esta inflamación arterial es un detonador del proceso de la enfermedad cardiovascular, y este último estudio sugiere que si se reducen los niveles de ira también se podrían reducir los problemas cardiacos.

"Parece que la ira predice un aumento del riesgo de enfermedades cardiacas en individuos inicialmente saludables, y varios estudios han demostrado eso", afirmó Edward Suarez, profesor asociado de psiquiatría y ciencias de la conducta de la Universidad de Duke y autor del estudio. Sin embargo, hasta ahora, nadie ha estudiado el vínculo entre la ira y la inflamación.

"Este es el primer paso para relacionar esta conducta al mecanismo [de la enfermedad cardiaca], algo que está acaparando mucha la atención" entre los cardiólogos, indicó.

Los hallazgos aparecen en la edición de septiembre de Psychosomatic Medicine.

En el estudio, Suárez examinó los niveles en la sangre de la proteína C-reactiva (CRP) en 121 hombres y mujeres sanos y no fumadores entre 18 y 65 años. El mismo día, también midió los niveles de ira, hostilidad y depresión de cada participante, utilizando una serie de pruebas psicológicas estándares.

Encontró que ante la ausencia de factores de riesgo de enfermedades cardiacas como fumar, la obesidad y la alta presión arterial, los altos niveles de este estado emocional negativo "predecían significativamente el nivel en la sangre de CRP". Aquellos que tenían una predisposición a la ira, hostilidad o depresión tenían niveles de dos a tres veces más altos de CRP que sus contrapartes más tranquilos, informaron los investigadores.

Aún no está claro por qué existe esta asociación, pero los estudios están tras las pistas para arrojar un poco de luz sobre las vías a través de las cuales la ira o la depresión podrían estimular la inflamación. En un estudio, Suarez planifica dar un seguimiento a los pacientes durante dos años, para ver si los individuos impetuosos son de alguna manera más propensos a desarrollar niveles de CRP más elevados con el tiempo.

Otros estudios están planificados para centrarse en los efectos de la ira en las hormonas del estrés como la noradrenalina y la norepinefrina. La última hormona, en particular, influye en un segundo químico, el factor nuclear kappa B, "como un tipo de conmutador "activar/desactivar" para la inflamación", indicó Suárez. "Cuando ese conmutador se enciende, empieza una cascada de eventos que conducen a la estimulación o liberación de proteínas inflamatorias".

Mientras tanto, las personas preocupadas por su salud cardiaca sólo deben "relajarse" ante los cambios bruscos de humor.

"Es muy importante prestar atención a cómo podemos cambiar estos comportamientos", señaló Suarez. "Aunque sé que no resulta fácil".

"Es difícil cambiar los patrones de conducta que son intrínsecos a lo que somos como individuos, así que no será algo que ocurrirá de la noche a la mañana", añadió. "Pero podemos empezar preguntándonos, '¿Qué me hace enojar?' y '¿Si me enojo, empiezo a sentirme depresivo y a retirarme de mi red social?' "

También, hay que tomarse un descanso. "Si caminar alrededor del parque puede calmarle, entonces hágalo", declaró Suarez.

Más Información

Para saber más acerca de la proteína C-reactiva, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Edward Suarez, Ph.D., associate professor, department of psychiatry and human behavior, Duke University, Durham, N.C.; September 2004 Psychosomatic Medicine

Last Updated: