Un estudio relaciona los azotes con el abuso físico

Las madres que azotaban eran tres veces más propensas a usar castigos más duros

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES, 27 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- En comparación con las madres que no azotan a sus hijos, las madres que sí lo habían hecho durante el año anterior eran tres veces más propensas a usar formas más crueles de castigo.

Esa es la conclusión de un estudio reciente del Centro de investigación de prevención de lesiones de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

"Además, los aumentos en la frecuencia de los azotes se relacionan con crecientes probabilidades de abuso, y las madres que informan sobre azotar en los glúteos con un objeto (como un cinturón o una vara) son nueve veces más propensas a reportar abuso, frente a las madres que no reportan azotar", afirmó en un comunicado de prensa de la universidad el autor líder del estudio, el Dr. Adam J. Zolotor, profesor asistente del departamento de medicina familiar.

Los investigadores de una encuesta telefónica de 2002 de 1,435 madres de Carolina del Norte y Carolina del Sur revelaron que el 45 por ciento de los encuestados dijeron que ellas o su pareja habían azotado a su hijo durante el año anterior, y 25 por ciento reportó usar un objeto para azotar a sus hijos en los glúteos. Apenar el cuatro por ciento de las encuestadas informó sobre formas más duras de castigo físico que cumplían con la definición de abuso físico, como palizas, quemaduras, patadas, golpes con un objeto o zarandear a un niño menor de dos años.

El estudio encontró que mientras azotar se relacionaba con un mayor riesgo de abuso, azotar con un objeto se relacionaba intensamente con el abuso. Entre las madres que no azotaban a sus hijos, apenas el dos por ciento reportó abuso físicamente abusivo, frente a seis por ciento de las madres que afirmaron que azotaban a sus hijos, y doce por ciento de las que azotaban a sus hijos con un objeto.

Los hallazgos fueron publicados en línea y se espera que sean publicados en la edición impresa del 17 de septiembre de la revista American Journal of Preventive Medicine.

"Este estudio demostró por primera vez que los padres que reportan azotar a sus hijos con un objeto y los padres que azotan a sus hijos con frecuencia son mucho más propensos a reportar otros actos de castigos crueles que constituyen abuso físico", señaló Zolotor.

Zolotor y colegas concluyeron que los esfuerzos para reducir los azotes a través de los medios de comunicación, la educación y la legislación pueden ayudar a reducir el abuso físico infantil.

Más información

La Nemours Foundation tiene más información sobre cómo disciplinar a los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: University of North Carolina, news release, Aug. 19, 2008

--

Last Updated: