Un medicamento contra la epilepsia afecta la inteligencia del bebé

Un estudio encuentra que cuando se toma durante el embarazo, el valproato reduce el coeficiente intelectual

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 15 de abril (HealthDay News/Dr. Tango) -- Cuando una mujer embarazada toma el medicamento para la epilepsia valproato, la inteligencia de su hijo podría reducirse durante al menos tres años, y posiblemente más allá, sugiere un estudio reciente.

En un informe que aparece en la edición del 16 de abril de la revista New England Journal of Medicine, investigadores encontraron que cuando se les evaluó a los tres años, los niños que habían sido expuestos al valproato en la matriz tenían coeficientes intelectuales (CI) de hasta nueve puntos menos que los niños expuestos a otros fármacos antiepilépticos en el útero.

El problema es que muchas mujeres que sufren epilepsia sólo pueden lograr un buen control de sus convulsiones con el valproato.

"No estamos diciendo que nunca se debe usar el valproato, pero hay que probar otros fármacos primero", señaló el autor principal del estudio, el Dr. Kimford Meador, profesor de neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, en Atlanta. "No creemos que el valproato deba ser usado como la primera opción en mujeres en edad fértil. Se deben usar otros fármacos primero".

Meador dijo que la recomendación es pertinente a todas las mujeres en edad fértil, y no sólo a las embarazadas, porque más de la mitad de los embarazos no son planificados, y cualquier daño que pueda ocurrirle al bebé podría tener lugar antes de que una mujer se dé cuenta de que está embarazada. Además, se ha mostrado que el medicamento causa defectos congénitos en alrededor del diez por ciento de los niños expuestos a éste en la matriz, según Meador.

En cuanto a las mujeres que actualmente toman valproato, que se vende bajo el nombre de marca Depakote, Meador enfatizó que nadie debe dejar de tomar medicamentos antiepilépticos de forma abrupta, porque puede resultar en convulsiones.

"No deje de tomar ningún medicamento sin consultar a su médico", enfatizó Meador. "Pero si está tomando este fármaco, consúltelo con su médico".

Aunque la gran mayoría de niños nacidos de madres que sufren de epilepsia son normales, estudios en animales han sugerido que la exposición a los medicamentos para la epilepsia podría asociarse a "dificultades cognitivas y conductuales", según la información de respaldo del estudio.

Para evaluar qué efectos estos medicamentos podrían tener en los bebés, se inició el estudio de Efectos de los fármacos antiepilépticos en el desarrollo neural (NEAD, por su sigla en inglés). El estudio incluye a 309 niños de 25 centros de epilepsia en el Reino Unido y los Estados Unidos. Las madres de todos los niños tomaban uno de cuatro fármacos contra la epilepsia durante el embarazo, entre ellos el valproato, la carbamazepina, la lamotrigina y la fenitoina.

Los investigadores planifican evaluar a los niños periódicamente hasta que tengan seis años de edad. El informe actual se enfoca en los resultados de cuando los niños tenían tres años.

Tras compensar otros factores que podrían influenciar la inteligencia del niño, como el CI de la madre, la edad materna, la dosis del fármaco antiepiléptico, la edad gestacional al nacer y la ingesta de ácido fólico de la madre, los investigadores encontraron que los niños expuestos al valproato durante el embarazo tenían puntuaciones de CI significativamente inferiores a las de los niños expuestos a otros medicamentos.

El CI promedio de los niños expuestos en la matriz a la lamotrigina fue de 101, 99 para la fenitoina, y 98 para la carbamazepina. Los niños expuestos al valproato en la matriz puntuaron un promedio de 92 en la prueba de CI, según el estudio.

Los investigadores también encontraron que el efecto del fármaco sobre el CI "dependía de la dosis", lo que significa que a mayor dosis del medicamento, más efecto había sobre la inteligencia del niño.

Meador dijo que los investigadores sospechan que el medicamento tal vez cause una pérdida de células cerebrales en el bebé, igual que hace el síndrome de alcoholismo fetal.

"La moraleja de este estudio es que el peligro de trastornos neurocognitivos es real con el uso del ácido valproico (valproato)", afirmó la Dra. Inna Vaisleib, neuróloga pediátrica y epileptóloga del Hospital Pediátrico de Pittsburgh.

"No usar ácido valproico en las mujeres en edad fértil es una buena idea, ya que aproximadamente la mitad de todos los embarazos no son planificados", afirmó, y añadió que "la epilepsia es común, y alrededor de una de cada 200 mujeres reciben fármacos antiepilépticos".

Vaisleib advirtió contundentemente contra detener cualquier medicamento sin consultar primero a un neurólogo, ya que las convulsiones también pueden resultar dañinas para un feto en desarrollo, además de la madre embarazada.

Más información

Para más información sobre la epilepsia y el embarazo, visite la Epilepsy Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Kimford Meador, M.D., professor of neurology, Emory University School of Medicine, Atlanta; Inna Vaisleib, M.D., pediatric neurologist and epileptologist, Children's Hospital of Pittsburgh; April 16, 2009, New England Journal of Medicine

Last Updated: