Advertencia sobre los antidepresivos podrían impedir que los niños obtengan atención

Los médicos recalcan que la mayoría de los niños se benefician de estos medicamentos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES 15 de septiembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una recomendación realizada por los consejeros expertos de la U.S. Food and Drug Administration de que se deben colocar etiquetas de advertencia más fuertes en los antidepresivos, debido a su potencial relación con el suicidio infantil, podría dejar a muchos niños deprimidos sin esta valiosa opción de tratamiento, según los expertos.

"Estoy preocupado", afirmó el Dr. David Fassler, profesor de psiquiatría en la Universidad de Vermont. "Me preocupa que estas acciones puedan ser malinterpretadas y hagan que los padres no se animen a buscar ayuda para sus niños. Y eso sería realmente una tragedia, ya que podemos realmente ayudar a la mayoría".

Luego de meses de análisis científico y de una emotiva audiencia pública en Washington, D.C. el martes, dos paneles de consejería de la FDA encontraron en un voto de 25 a 0 que realmente existían pruebas de que el uso de medicamentos antidepresivos podría aumentar el riesgo de suicidio y de pensamientos suicidas en algunos usuarios pediátricos.

En otra recomendación, esta vez con un voto de 15 a 8, un panel de la FDA aconsejó fortalecer el llamado "cuadro negro" de advertencia en la etiqueta que acompaña a medicamentos como el Prozac, Paxil, Celexa y Zoloft, para advertir a los médicos, pacientes y familiares de los pacientes sobre el riesgo que se sospecha.

Si bien las recomendaciones no son obligatorias, la FDA usualmente sigue la guía de sus paneles de consejería.

Si bien la mayoría de psiquiatras infantiles están de acuerdo en que una minoría de niños podría ser afectada por los antidepresivos, también consideran que estos medicamentos han salvado la vida a muchos niños.

"En general, si se observan los datos, estos inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) han disminuido la suicidología y los intentos de suicidio" tanto entre niños como adultos, afirmó el Dr. Jon A. Shaw, director de psiquiatría infantil y adolescentes de la Universidad de Miami.

Apuntó que la efectividad y seguridad de los antidepresivos varía considerablemente, así que es difícil lograr una recomendación que se adapte a todos cuando se trata de su uso. El Paxil en particular tiene propiedades que podrían hacerlo menos seguro frente a otros ISRS, especialmente si se consume de manera diferente a la recetada, señaló Shaw.

Por otro lado, en muchos adultos y niños, el Paxil ha hecho maravillas, dijo.

Sin embargo, luego de las más recientes recomendaciones de la FDA (las cuales han distinguido al Paxil como uno de los medicamentos más fuertemente relacionados al suicidio infantil), a Shaw le preocupa que los médicos dudarán de recetar este y otros medicamentos a los niños.

"Pienso que los médicos tendrán mucho miedo por el problema de la responsabilidad de la negligencia", dijo. "Hablando en serio, hace poco vi a una niña con un grave trastorno de ansiedad y no utilicé el Paxil, el cual es uno de los ISRS más eficaces contra la ansiedad", afirmó.

Sin embargo, las consultas con los padres de la niña eventualmente llevaron a Shaw a suministrarle Paxil, "y ha tenido una respuesta muy buena", dijo.

Los fabricantes de ISRS salieron a la defensa luego del anuncio del martes. Susan Bro, vocera de Pfizer, fabricante de Zoloft, le dijo a The New York Times que todavía era demasiado pronto para especular sobre cómo o si la recomendación cambiaría la política de publicidad de la compañía. Aunque sólo el Prozac ha recibido una aprobación completa de la FDA para su uso en la depresión infantil, el Zoloft se receta comúnmente para usos no especificados en la etiqueta en personas menores a 18 años. Actualmente, es el antidepresivo más recetado en ese grupo de edad.

Forest Laboratories, fabricantes de Celexa, afirmaron que las características de los pacientes (no del medicamento) podrían ser las responsables de los informes de conducta suicida entre los niños que toman el medicamento.

Shaw está de acuerdo en que existe un amplio espectro de respuestas de los pacientes a los ISRS. Y opinó que una vigilancia cercana siempre es importante, especialmente durante la primera semana o dos del tratamiento, ya que los medicamentos causan dramáticos cambios en el ánimo.

"Una teoría afirma que cuando mejoran, a veces corren un mayor riesgo de ideología suicida, ya que ahora tienen los medios para actuar", explicó. "Su depresión se alivia y súbitamente están más activados".

Así que los padres que noten un aumento súbito en conducta maníaca y "alocada" en sus niños justo luego de que comience la terapia con medicamentos, deben mantenerlos bajo observación cuidadosa, apuntó.

Aún así, Shaw considera que las nuevas recomendaciones propuestas por la FDA no son razón suficiente para descontinuar la terapia antidepresiva en los niños que aparentemente están siendo ayudados por el tratamiento.

"Hay mucha evidencia anecdótica de que estos medicamentos son salvavidas y sí funcionan", señaló. "Si funciona bien, no lo arregles. Muchos padres me han llamado ya que no desean que su hijo continúe tomando el medicamento, entonces hablo con ellos. Hay que hablar claramente a los padres, para que comprendan cuál es el riesgo real".

Fassler concurrió. "Estos medicamentos han sido usados exitosamente en literalmente millones de niños y espero que continuemos usándolos", dijo. "Pero sí hay que usarlos de manera cuidadosa y apropiada y los pacientes de todas las edades tienen que ser vigilados de cerca durante todo el tratamiento".

Más Información

Visite la FDA para más información sobre el uso de antidepresivos.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: David Fassler, M.D., professor, child and adolescent psychiatry, University of Vermont, Burlington; Jon A. Shaw, M.D., professor and director, child and adolescent psychiatry, University of Miami School of Medicine, Miami, Fla.; Sept. 15, 2004, The New York Times

Last Updated: