¿Alivia la depresión eliminar la placa de la arteria cerebral?

La inserción de dilatadores mejoró el flujo sanguíneo, pero algunos cuestionan si la cirugía merece el crédito

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES 25 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- Insertar un dilatador para abrir la arteria principal del cerebro podría ayudar a reducir la depresión asociada con una dolencia conocida como estenosis carótida, sugiere un nuevo estudio austriaco.

Pero los expertos no están de acuerdo sobre si el efecto benéfico tuvo una causa puramente física (un mejor flujo sanguíneo al cerebro) o si hubo un fuerte factor psicológico involucrado.

Los médicos austriacos que lideraron el estudio se inclinan hacia la explicación física. "Nuestros hallazgos sugieren que abrir la arteria carótida y restaurar el flujo sanguíneo al cerebro a través de una técnica mínimamente invasiva bajo anestesia local se asoció con una reducción significativa en los síntomas depresivos", aseguró en una declaración el Dr. Wolfgang Mlekusch, especialista en angiografía clínica y medicina interna en el Hospital General y la Escuela Médica de Viena.

Mlekusch fue el principal autor del informe que se publicó en la edición de agosto del boletín Radiology.

Pero el Dr. Michael M. Dake, presidente del departamento de radiología en la Universidad de Virginia, aseguró que el elemento psicológico no puede ser descartado.

Alguien a quien se ha dicho que su arteria carótida (el principal vaso que lleva sangre al cerebro) está estrechado es más propenso a estar deprimido que el promedio porque se enfrenta a un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, aseguró Dake. "Muchas personas en nuestra sociedad sienten que un accidente cerebrovascular es peor que la muerte. No es sorprendente que una persona que tenga una enfermedad que estrecha significativamente las arterias esté deprimida, en comparación con tener algo que afecte las piernas", explicó.

Los investigadores austriacos compararon 143 pacientes con estenosis carótida (arterias carótidas severamente estrechadas) con 102 pacientes que tenían enfermedad arterial periférica (EAP), que es un estrechamiento de los vasos de las piernas. Todos tomaron una prueba estándar para los síntomas de la depresión, y un tercio de los que tenían arterias carótidas estrechadas tenían síntomas de depresión, en comparación con 16.7 por ciento de los que tenían EAP.

Cuatro semanas después de que ambos grupos se sometieron a procedimientos de apertura de las arterias, el 13 por ciento de los que fueron tratados por EAP estaban deprimidos, en comparación con 9.8 por ciento de los que habían recibido dilatadores para mejorar su flujo sanguíneo en la carótida.

Dake señaló que es posible que la mejora en el flujo sanguíneo haya aliviado la depresión de los pacientes de estenosis carótida. Pero también hay que considerar el "efecto de halo" que algunos pacientes experimentan, dijo. "Me hice la operación y no sufrí un accidente cerebrovascular".

Pero tampoco se puede descartar el efecto físico, según Dake. "Es un trabajo interesante al que hay que dar seguimiento", aseguró.

Estudios recientes han descrito una condición conocida como "depresión vascular", un conjunto de trastornos depresivos que podrían ser causados por problemas que restringen el flujo sanguíneo al cerebro. Hay debates acerca de los componentes psicológicos de tales problemas médicos.

Un hecho que apoya la explicación física es que los investigadores austriacos evaluaron a un pequeño grupo de pacientes que se sometió al procedimiento de dilatación en la carótida varios meses después y encontraron que la mejora en los síntomas depresivos persistió, apuntó Dake. Pero las pruebas todavía no son totalmente convincentes, aseveró.

"El hecho es que esas personas tenían más depresión que los del grupo control, por algún motivo", señaló Dake. "Después del tratamiento, tuvieron una mejora significativa. No estoy seguro de que sea una explicación de un factor u otro. Un desafío para el futuro es averiguar cuál es el principal contribuyente para este estado".

Benjamin Mast, profesor asociado de psicología y ciencias del cerebro en la Universidad de Louisville, aseguró que el desafío podría enfrentarse con un ensayo que tuviera un grupo de comparación distinto.

"Un grupo apropiado estaría compuesto por personas que esperan por la implantación de un dilatador", aseguró Mast. "Tal como está ahora, es difícil afirmar que el procedimiento de dilatación alivia la depresión".

Mast añadió que una pequeña falla del estudio fue que la medida de depresión se tomó tan sólo tres días antes del procedimiento de dilatación. "Sería útil saber qué tan estable era esa depresión", señaló.

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre la estenosis carótida.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Michael M. Dake, M.D., chairman, department of radiology, University of Virginia, Charlottesville; Benjamin Mast, Ph.D., associate professor of psychological and brain sciences, University of Louisville; August 2006, Radiology

Last Updated: