¿Puede el 'perro boca abajo' vencer a la depresión?

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 21 de noviembre de 2019 (HealthDay News) -- Unas nuevas evidencias fortalecen la creencia de que el yoga puede ofrecer un alivio real y duradero a las personas con depresión.

La Dra. Chris Streeter, psiquiatra en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, afirmó que el nuevo estudio que dirigió amplía trabajos anteriores que mostraron una correlación entre el yoga y los niveles de GABA (acido gaba-aminobutírico), una sustancia del cerebro. El yoga parece aumentar los niveles de GABA, de forma similar a lo que hacen los antidepresivos, explicó.

El efecto se observó cuatro día tras realizar yoga, pero no ocho días después, lo que sugiere que le yoga se debe realizar con regularidad para contrarrestar la depresión, señaló Streeter.

"Una vez los síntomas de depresión mejoran, es probable que sea mejor dos veces por semana", planteó.

El estudio se enfocó en el yoga Iyengar, una variedad que enfatiza sostener las posturas con precisión durante unos periodos largos, y la respiración controlada. Pero es probable que cualquier tipo de yoga ofrezca resultados similares, dijo Streeter.

"Un perro boca abajo es un perro boca abajo", comentó, haciendo referencia a una postura común del yoga.

El estudio de 12 semanas siguió a 30 adultos con depresión. No tomaban antidepresivos, excepto dos. Los participantes se dividieron en dos grupos: uno se sometió a tres clases de yoga de 90 minutos y a cuatro sesiones de "tarea" de 30 minutos cada semana (los investigadores llamaron a ese grupo el de "dosis alta"); el otro hizo dos clases de 90 minutos y tres sesiones de tarea de 30 minutos por semana (la "dosis baja").

A lo largo del estudio, el grupo de dosis alta pasó 123 horas en sesiones, mientras que el grupo de dosis baja pasó 87 horas en sesiones.

Según el artículo, no hubo un grupo de control porque los investigadores intentaban determinar los niveles de dosificación, de forma que no se necesitaba un grupo sin dosis.

Los investigadores reportaron que hubo mejoras en los síntomas en ambos grupos, incluyendo más sentimientos de positividad y calma, y menos agotamiento físico, depresión y ansiedad. El nivel de mejora se correlacionó con el tiempo total invertido en el yoga y los ejercicios de respiración, pero las diferencias entre ambos grupos no fueron suficientemente grandes como para considerarlas significativas, indicó Streeter.

Esto podría haberse debido al bajo número de participantes en el estudio, y se necesitan estudios de mayor tamaño para confirmar el hallazgo, concluyeron los investigadores. El estudio tampoco pudo probar causalidad.

Investigaciones anteriores han mostrado que el ejercicio puede ayudar a las personas con depresión, pero Streeter dijo que el yoga podría ser más útil para las personas con depresión que otros tipos comunes de ejercicio.

"El ejercicio es bueno para la gente", afirmó. "Creo que el yoga tiene una cualidad distinta".

El estudio aparece en la edición de noviembre de la revista Journal of Psychiatric Practice.

"Lo que hace que el yoga sea distinto es un componente mental muy específico", aseguró el Dr. Gregory Brown, psiquiatra, profesor de yoga y fundador del Centro de Psiquiatría Ecológica de West Lake Hills, en Texas.

Su clínica usa el yoga como complemento (no como sustitución) del tratamiento tradicional de medicamentos y terapia para la depresión, la ansiedad y el TEPT (trastorno por estrés postraumático). Brown no participó en el nuevo estudio.

"Hacemos mucho trabajo de respiración", dijo. "De verdad ayuda con la ansiedad".

Brown dijo que el tamaño pequeño del estudio no cancela sus hallazgos.

"Muchos escépticos se enfocan en las limitaciones", dijo. "Yo me enfocaría en cómo ampliar este tipo de investigación".

Brown observó que el yoga es una opción atractiva para las personas con depresión que deseen potenciar sus esfuerzos por combatir los síntomas, o que no deseen tomar fármacos.

"Cualquier herramienta que podamos incorporar" vale la pena, aseguró Brown.

Streeter también dijo que el yoga podría ayudar a las personas que ya están siendo tratadas con antidepresivos. Dos de los participantes añadidos al estudio tomaban medicamentos, y sus síntomas mejoraron con el yoga, indicó.

"El proveedor de atención primaria administra Prozac a muchas personas", dijo. "Toman antidepresivos y siguen deprimidas".

Más información

Para más información sobre el yoga, visite el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Chris Streeter, M.D., associate professor, psychiatry, Boston University school of Medicine; Gregory Scott Brown, M.D., psychiatrist, yoga instructor and founder, Center for Green Psychiatry, West Lake Hills, Texas; November 2019, Journal of Psychiatric Practice

Last Updated: