¿Una alimentación más saludable podría ser un antidepresivo natural?

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 9 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- Hace mucho que los niños escuchan un refrán: come tus verduras para que seas grande y fuerte. Pero una dieta más saludable también podría hacerlo más feliz, según investigadores australianos.

Ese fue el efecto que una alimentación más saludable tuvo en un pequeño estudio de adultos jóvenes con unas dietas malas y unos niveles de síntomas de depresión entre moderados y altos. Los que adoptaron unas opciones alimenticias más saludables reportaron menos ansiedad y un estado de ánimo mucho mejor en cuestión de semanas, según los hallazgos, publicados en la edición del 9 de octubre de la revista PLOS ONE.

"Sin duda es evidencia de que comer una dieta rica en alimentos procesados aumenta el riesgo de depresión", señaló la autora principal del estudio, Heather Francis, profesora de neuropsicología de la Universidad de Macquarie, en Sídney.

El estudio incluyó a 76 estudiantes universitarios de 17 a 35 años de edad. Todos reportaron que comían una dieta rica en alimentos procesados, azúcar y grasas saturadas. También reportaron sentimientos de tristeza, una menor capacidad de sentir placer y una falta de motivación en la semana anterior.

Se entrenó a la mitad de los participantes para que añadieran fruta, verduras, pescado y aceite de oliva a su dieta, y para que redujeran los alimentos procesados. Recibieron un total de 60 dólares para comprar comida y dos llamadas telefónicas de seguimiento. Los demás no recibieron entrenamiento, y siguieron con sus dietas regulares.

Tras tres semanas, los que comieron mejor de forma consistente reportaron un estado de ánimo mucho mejor. Sus puntuaciones en una escala que medía los niveles de depresión fueron normales, y reportaron menos ansiedad que el grupo de la dieta regular, cuyos niveles de depresión permanecieron en el rango de "moderados a altos".

¿Cuál es la conclusión? Unos cambios modestos resultaron en grandes recompensas. El cambio en la dieta no limitó la cantidad que las personas comían, simplemente limitó los alimentos procesados, como los dulces, la comida rápida y las bebidas azucaradas, y aumentó la fruta, las verduras, los granos integrales, el pescado y el aceite de oliva.

"Creemos que este es un aspecto importante del estudio: el cambio implicado en la dieta es modesto y alcanzable", enfatizó Francis, y luego explicó cómo cree que el cambio mejoró el estado de ánimo.

"La depresión se asocia con una respuesta inflamatoria crónica, y una mala dieta aumenta la inflamación sistémica y también es un factor de riesgo de la depresión", apuntó.

Los hallazgos concuerdan con un estudio que se publicó a principios de año en la revista Physiological Reports, realizado por un equipo de la Universidad de Alabama, en Birmingham. Vinculó una dieta rica en sodio y baja en potasio con la depresión en los adolescentes.

La autora principal, Sylvie Mrug, profesora y catedrática del departamento de psicología, dijo que la regulación emocional de los adolescentes todavía está en desarrollo, y que es posible que la dieta y otros factores ambientales tengan un fuerte impacto en sus niveles de depresión.

Aunque anotó que muchos aspectos de la vida son difíciles de controlar, se deben fomentar unos hábitos de alimentación saludables.

"Los alimentos como las frutas, las verduras y el yogurt contienen niveles bajos de sodio y grandes cantidades de potasio, y se debe alentar que formen parte de la dieta diaria de los adolescentes", planteó Mrug en un comunicado de prensa de la Universidad de Alabama.

Aunque los estudios muestran un impacto potencialmente positivo de una alimentación saludable en los síntomas de depresión, los investigadores aconsejaron precaución.

"Aunque la dieta quizá pueda mejorar los resultados, en esta etapa no recomendaríamos que reemplace a los medicamentos", añadió Francis, que planifica realizar unos estudios de mayor tamaño sobre el tema.

Más información

Para más información sobre la depresión, visite la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Heather Francis, Ph.D., lecturer, clinical neuropsychology, Macquarie University, Sydney, Australia; University of Alabama at Birmingham news release, Aug. 26, 2019; PLOS ONE, Oct. 9, 2019

Last Updated: