La terapia telefónica ayuda a tratar la depresión

Un estudio revela que la psicoterapia telefónica funciona como complemento de los antidepresivos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 24 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un poco de psicoterapia por teléfono puede ser un magnífico complemento a los antidepresivos para reducir los síntomas de depresión, según señala una reciente investigación.

El estudio a gran escala realizado en el estado de Washington, reveló que el 55 por ciento de las personas encuestadas informaron que sus síntomas "mejoraron mucho" luego de iniciar un tratamiento con antidepresivos orales. Pero cuando se agregaban ocho sesiones de terapia telefónica, el 80 por ciento informó sentirse significativamente mejor.

"No creemos que el teléfono sea mejor en ninguna manera que la psicoterapia tradicional", afirmó el Dr. Gregory Simon, psiquiatra e investigador de salud mental del Group Health Cooperative de Seattle y autor del estudio "De hecho, la persona quizá sea más fuerte. Pero esta estrategia era para personas que no acudían a ningún otro tipo de terapia. La terapia telefónica permitió resultados mucho mejores para aquellos que no recibían terapia".

Sin embargo, aunque la psicoterapia y los medicamentos antidepresivos pueden ser eficaces para el tratamiento de la depresión, muy poca gente continúa usándolos a largo plazo.

Según el estudio, cerca del 40 por ciento de las personas que tomaron antidepresivos dejaron de tomarlos durante el primer mes de la terapia. Sólo un tercio de las personas con depresión acuden a psicoterapia y sólo la mitad de los que sí lo hacen no acuden a más de cinco sesiones. Cerca de un cuarto deja de ir luego de una sesión, según indican los hallazgos del estudio.

"Nos interesaba encontrar maneras de mejorar el cuidado para personas a las que su médico familiar les había recetado antidepresivos", declaró Simon.

El estudio aparece en la edición del 25 de agosto del Journal of the American Medical Association.

Seiscientas personas que apenas comenzaban a consumir antidepresivos fueron reclutadas para el estudio. Su edad promedio era de 44 años y tres cuartos eran mujeres.

Se asignó aleatoriamente a los participantes a uno de los tres grupos. El primer grupo recibió cuidado estandarizado de un médico de cuidado primario. El segundo recibió esto más ayuda telefónica y el tercero una combinación de las dos anteriores y psicoterapia telefónica.

La ayuda telefónica consistió en tres llamadas realizadas por los encargados del caso, quienes preguntaron a los voluntarios acerca de sus síntomas de depresión, si estaban tomando algún medicamento y si habían experimentado algún efecto adverso. Los gestores del caso luego informaron acerca de sus hallazgos al médico tratante.

La psicoterapia telefónica estuvo constituida por ocho sesiones de psicoterapia estructurada cognitiva-conductual. Cada sesión duró entre 30 y 40 minutos. Si una persona no podía responder a la llamada de la sesión, el terapeuta continuaba llamando hasta obtener el contacto.

El ochenta por ciento de las personas que recibieron las tres opciones de tratamiento informaron que sus síntomas "mejoraron mucho" luego de seis meses, comparado con el 66 por ciento que recibió ayuda telefónica y el 55 por ciento de los que recibió sólo medicamentos.

El cincuenta y nueve por ciento de los que tuvieron terapia telefónica afirmó que estuvo muy satisfecho con su tratamiento para la depresión, en comparación con el 29 por ciento del grupo con sólo el medicamento y el 47 por ciento del grupo que recibió ayuda telefónica.

Una de las razones por las que Simon consideró que la terapia telefónica ayudó tanto fue que las personas tenían mayores probabilidades de seguir con ella. De hecho, el 84 por ciento completó al menos cuatro sesiones, según los resultados del estudio.

Con la psicoterapia estándar, según Simon, las personas estuvieron de alguna manera motivadas para continuar con el tratamiento. Deben estar dispuestas a encontrar un terapeuta, luego pedir las citas y luego acudir a ellas regularmente.

El problema, según Simon, es que las personas deprimidas no están para nada motivadas. La mayoría se siente desanimada.

"La idea es hacer las cosas de otra manera, una promoción vigorosa para las personas que se aíslan y se ensimisman. Quizá las personas que podrían beneficiarse más de la terapia son aquellas que no están motivadas a acudir a ella. Es el valor de lo que es posible sobre lo que es óptimo", aclaró.

El Dr. Gerald Shiener, psiquiatra del Hospital Beaumont de Royal Oak, Michigan, estuvo de acuerdo en que la terapia presencial es lo mejor, pero que aún así estaba impresionado por los resultados.

"Algo de contacto es mejor que ningún tipo de contacto", explicó. "El estudio recalca la importancia de la terapia de conversación. Es la piedra angular del tratamiento para la depresión".

Lo más importante para las personas que luchan contra la depresión es recordar que "cuando están deprimidos y desesperanzados, se den cuenta de que hay tratamientos que funcionan. En esa nota, la consejería es tan importante como los medicamentos", concluyó Shiener.

Más Información

Para obtener más información sobre la depresión, visite la American Academy of Family Physicians.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Gregory Simon, M.D., M.P.H., psychiatrist and mental health researcher, Group Health Cooperative, Seattle; Gerald Shiener, M.D., psychiatrist, Beaumont Hospital, Royal Oak, Mich.; Aug. 25, 2004, Journal of the American Medical Association

Last Updated: