Las mujeres más jóvenes tienden a la depresión después de un ataque cardiaco

El 40 por ciento lucha contra el problema, el cual puede impedir la recuperación, según un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES 25 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Aunque un episodio de depresión después de un ataque cardiaco es bastante común, una nueva investigación muestra que las mujeres de 60 años de edad o menos son mucho más propensas a sufrirla que las demás.

El hallazgo es importante porque las personas que batallan contra la depresión después de un ataque cardiaco son más propensas a ser hospitalizadas y a morir por problemas cardiacos, y tienen costos más altos de atención médica, en comparación con los pacientes de ataque cardiaco que no se deprimen. Identificar a los pacientes cardiacos deprimidos podría ayudar a los médicos a tratarlos mejor, apuntaron los investigadores.

"La depresión es común entre los pacientes con ataques cardiacos", afirmó la autora del estudio, la Dra. Susmita Mallik, profesora asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory. "Alrededor del 22 por ciento de todos los pacientes de ataque cardiaco están deprimidos".

Sin embargo, las mujeres más jóvenes son más propensas a estar deprimidas que las pacientes de mayor edad, apuntó Mallik. "Las mujeres más jóvenes están en el más alto riesgo de depresión. La prevalencia de depresión fue del 40 por ciento entre las mujeres de 60 años de edad o menos", explicó.

El hallazgo aparece en la edición del 24 de abril de Archives of Internal Medicine.

Para el estudio, Mallik y sus colegas evaluaron la depresión en 2,498 hombres y mujeres que habían sufrido ataques cardiacos entre enero de 2003 y junio de 2004.

"Encontramos que la prevalencia de depresión era del 40 por ciento entre las mujeres de 60 años de edad o menos, del 21 por ciento en las mujeres mayores de 60, del 22 por ciento en los hombres de 60 ó menos, y del 15 por ciento en los hombres mayores de 60 años", aseguró.

Es más, cuando los investigadores vieron otros factores, que incluían la raza, los antecedentes médicos y el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria, las probabilidades de depresión eran 3.1 veces mayores para las mujeres de 60 años de edad o menos que para los hombres mayores de 60.

No está claro por qué las mujeres más jóvenes tienen un riesgo tan alto de depresión después de un ataque cardiaco, dijo Mallik.

"No todos los pacientes se deprimen después de un ataque cardiaco", apuntó Mallik. "La depresión no debe considerarse como una reacción normal después de un ataque cardiaco. Los médicos de práctica y los pacientes deben ser conscientes de que la depresión es un importante factor de riesgo para resultados adversos tras un ataque cardiaco".

Mallik considera que los médicos deben buscar depresión entre los pacientes de ataque cardiaco, particularmente en las mujeres jóvenes. "Deben ser conscientes de que las mujeres más jóvenes tienen el riesgo más alto de depresión y la evaluación de la depresión debe ser particularmente agresiva entre estas mujeres", apuntó.

La Dra. Nieca Goldberg, jefa de cuidado cardiaco femenino del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York, considera que las mujeres tienen que ser más abiertas con sus médicos sobre sus emociones tras un ataque cardiaco.

"Este artículo es importante porque subraya la importancia de evaluar los problemas psicológicos que con frecuencia acompañan un ataque cardiaco", agregó.

Goldberg considera además que las mujeres más jóvenes son más susceptibles a la depresión porque un ataque cardiaco es un evento tan importante, especialmente a una edad más temprana. "Es un evento estresante que cambia la vida", señaló. "Es una experiencia abrumadora. Las mujeres se preocupan de si van a poder volver a trabajar y cuidar a sus familias, y regresar a sus vidas normales".

Goldberg también anotó la bien documentada conexión entre la mente y el corazón. "Claramente, la depresión sí influye sobre la enfermedad cardiaca recurrente y se relaciona con el apoyo social de la persona", explicó.

Es importante que las mujeres tengan una buena red de apoyo después de sufrir un ataque cardiaco, recomendó Goldberg. "Las mujeres necesitan poder compartir sus sentimientos emocionales después de un ataque cardiaco", dijo. "Los médicos tienen que ser más cuidadosos en detectar la depresión".

Más información

La American Academy of Family Physicians puede darle más información sobre la depresión después de un ataque cardiaco.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Susmita Mallik, M.D., M.P.H., assistant professor, medicine, Emory University School of Medicine, Atlanta; Nieca Goldberg, M.D., chief, women's cardiac care, Lenox Hill Hospital, New York City; April 24, 2006, Archives of Internal Medicine

Last Updated: