Las disputas familiares perjudican el corazón

Un estudio encuentra que los pleitos con el cónyuge, los hijos y otros aumentan los peligros cardiovasculares

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES 8 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Pelear con los seres más queridos puede literalmente causar un corazón roto.

Eso encuentra un estudio británico que relacionó los pleitos constantes con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Cuando los investigadores tomaron en cuenta otros factores de riesgo cardiaco, como depresión o tabaquismo, las "relaciones cercanas negativas" aumentaron el riesgo de eventos coronarios en un tercio, según un informe que aparece en la edición del 8 de octubre de Archives of Internal Medicine.

"Las investigaciones anteriores sobre el tema se enfocaban más en la filosofía", señaló Robert De Vogli, investigador líder y catedrático de epidemiología social de l Escuela universitaria de Londres. "Se suponía que los casados eran más propensos a ser saludables. Estaba bien establecido que las relaciones sociales son importantes para la salud".

Pero más recientemente, señaló De Vogli, "la investigación se ha enfocado en la calidad de las relaciones sociales en lugar de su cantidad, el apoyo emocional y social, qué tipo de interacciones se tiene con esa persona".

En el estudio participaron unos 9,000 funcionarios públicos británicos que llenaron cuestionarios sobre hasta cuatro relaciones cercanas, con énfasis en la relación principal. Las dos terceras partes de las veces, esa relación era con un cónyuge.

A los participantes también se les preguntó sobre el apoyo emocional y práctico que recibían de esa persona. Entonces, se les dio seguimiento por más de doce años y se recolectaron datos sobre la incidencia de eventos de enfermedad cardiaca en el grupo.

Ningún aumento en el riesgo cardiaco encontrado en el estudio pareció estar relacionado con el sexo ni con la posición social del participante. Y tampoco se relacionó al apoyo social y emocional recibido por el individuo, según encontró el equipo.

En cambio, "es posible que los aspectos negativos de las relaciones cercanas sean más importantes para la salud de los individuos teniendo en cuenta el poder de las relaciones cercanas negativas para activar emociones más potentes (preocupación y ansiedad) y los subsiguientes efectos fisiológicos", escribieron los investigadores.

El impacto probablemente proviene de un aumento en la actividad del sistema nervioso simpático, explicó Frank A. Treiber, vicepresidente de investigación del Colegio médico de Georgia, quien también ha investigado el tema.

"Gran parte de mi trabajo tiene que ver con cosas como las relaciones familiares, los factores de riesgo de la hipertensión, los hijos de familias disfuncionales", aclaró Treiber. "Son más reactivos al estrés, lo que hace que sus corazones trabajen con mayor intensidad".

El nuevo informe sobre el estudio británico "añade otra pieza al rompecabezas", afirmó Treiber. El enlace entre las relaciones negativas y los problemas cardiovasculares "se ha sostenido muy bien durante un seguimiento de doce años", apuntó. Aún así, hace falta más trabajo para determinar si el mismo enlace existe en grupos sociales aparte de los funcionarios públicos británicos, anotó Treiber.

Es posible que el impacto cardiovascular de las relaciones negativas pueda disminuirse con asesoría y capacitación, especuló. "Yo diría que el médico de familia podría evaluar la situación y remitir a las personas a alguien que les pueda enseñar a lidiar con el estrés", aseguró Treiber.

Lo que es distinto en este estudio es que los participantes definieron la cercanía de las relaciones, anotó Carol Shively, psicóloga y profesora de patología de la Facultad de medicina de la Universidad Wake Forest de Winston-Salem, Carolina del Norte.

En estudio anteriores, esas definiciones provinieron de afuera, usualmente a partir de la situación marital de los participantes, apuntó.

"Esto explica con mucha mayor precisión cuál es la importancia de las relaciones sociales para nosotros mismos", afirmó Shively. Esa importancia tiene que ver con "la calidad emocional según la percibe la persona que está dando información sobre la relación", aseveró.

Más información

Para más información sobre cómo manejar el estrés, visite la American Psychological Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Robert De Vogli, Ph.D., lecturer, social epidemiology, University College London, England; Frank A. Treiber, Ph.D., vice president, research, Medical College of Georgia, Augusta; Carol Shively, Ph.D., professor, pathology, Wake Forest University School of Medicine, Winston-Salem, N.C.; Oct. 9, 2007, Annals of Internal Medicine

Last Updated: