Las mascotas son una buena medicina para los que se enfrentan a enfermedades mentales

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES, 16 de febrero de 2018 (HealthDay News) -- ¿Puede la cariñosa mirada de un perro o el tierno ronroneo de un gato ser útil para las personas con enfermedades mentales? Sin duda alguna, sugiere una nueva investigación.

Aunque los compañeros peludos no reemplazan a los medicamentos ni a la terapia para los problemas de salud mental, pueden ofrecer unos beneficios significativos, según investigadores británicos. Su revisión de 17 estudios encontró que las mascotas pueden ofrecer consuelo, aliviar la preocupación, la soledad y el aislamiento, aumentar la actividad física y proveer una distracción frente a los síntomas.

"Los participantes incluidos en la revisión disfrutaban de tener sus animales, y creían que obtenían beneficios psicológicos de esas relaciones", dijo la autora líder del estudio, Helen Louise Brooks, profesora de psicología en la Universidad de Liverpool.

Los estudios incluidos en la revisión se enfocaban sobre todo en perros y gatos, pero también incluyeron a aves, conejos y otros animales. Brooks dijo que investigaciones anteriores han mostrado que es importante que las personas puedan elegir una mascota que concuerde bien con sus necesidades individuales, la situación con respecto a su vivienda y las limitaciones propias de su afección.

Los participantes del estudio representaban a una variedad de enfermedades mentales, desde las que reportaban ellos mismos hasta afecciones graves diagnosticadas por un profesional de la salud mental. Los estudios también incluían problemas de salud mental asociados con una afección física o un trastorno del desarrollo. Pero la revisión no especificó los tipos exactos de enfermedad mental de los que sufrían los participantes.

Un tema importante que los investigadores encontraron fue que los animales de compañía ofrecían un consuelo emocional y un cariño sin condiciones ni juicios. A veces, las personas con enfermedad mental preferían sus mascotas a las personas de sus vidas, como ilustra el siguiente ejemplo:

"El perro se acerca a Karin cuando ella está llorando, y la consuela acostándose a su lado y lamiendo sus lágrimas. El perro la escucha, y siempre que está en la casa se acerca a ella. Nosotros no siempre podemos consolarla. A veces, Karin ha dicho 'es bueno que tenga al perro, si no, nadie podría consolarme'".

Las mascotas también proveen un sentido de la responsabilidad y ayudan a distraer de los síntomas de la enfermedad mental, incluso los más graves:

"Son algo muy importante en mi recuperación, y me ayudan a no deprimirme demasiado. Incluso cuando estaba tan deprimido, y tenía pensamientos suicidas. Nunca me puse demasiado mal, pero una vez tuve pensamientos suicidas. Lo que me detuvo fue preguntarme qué harían los conejos. Es lo primero en que pensé, y pensé 'no puedo irme porque los conejos me necesitan'".

Otros beneficios que citaron los propietarios de mascotas incluían hacer más ejercicio y tener más contacto con la naturaleza, que los mantenían enfocados en el presente en lugar de rumiar sobre el pasado, los ayudaba a estar más abiertos a las interacciones sociales, y les daban un sentimiento de orgullo y ser necesitados y valorados.

"Mi mejor cualidad es que amo a los animales y los cuido. … Aparte de eso, no puedo pensar en nada realmente destacado".

Por supuesto, como sabe todo el que ha tenido una mascota, también hay aspectos negativos. A veces, cuidar a una mascota puede ser difícil y costoso. Y las mascotas no siempre viven tanto tiempo como sus amos.

Pero Brooks apuntó que los participantes incluidos en la revisión "sentían que el impacto positivo de tener una mascota superaba a esos aspectos negativos".

El Dr. Jeffrey Borenstein, psiquiatra, presidente y director ejecutivo de la Brain & Behavior Research Foundation en la ciudad de Nueva York, dijo que este fue un buen estudio que confirmó lo que las personas quizá ya sospecharan que ocurría.

"De muchas formas, los beneficios de tener una mascota para las personas con una enfermedad mental son muy similares a los beneficios que experimenta cualquiera que tenga una mascota", afirmó Borenstein, que no participó en el estudio. "La relación con una mascota es en realidad muy beneficiosa para todas las personas".

Si a alguien con una enfermedad mental le preocupa si podrá cuidar a un animal, señaló, pueden hablarlo con su psiquiatra o psicólogo, que podría ayudarles a saber qué tipo de mascota sería la mejor para ellos.

El estudio aparece en la edición en línea del 5 de febrero de la revista BMC Psychiatry.

Más información

El Club Americano de Perreras (American Kennel Club) ofrece más información sobre los animales que dan respaldo emocional.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Helen Louise Brooks, Ph.D., lecturer, psychology, University of Liverpool, England; Jeffrey Borenstein, M.D., president and CEO, Brain & Behavior Research Foundation, New York City; BMC Psychiatry, Feb. 5, 2018, online

Last Updated: