Por qué los humanos responden a la música, pero los monos no

In English

MARTES, 11 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Si los canturreos de su pareja son música para sus oídos, el motivo parece encontrarse en la parte del cerebro que es supersensible al tono.

Esa es la conclusión de un nuevo estudio que ofrece una nueva perspectiva sobre lo que nos hace humanos.

En la investigación, que buscaba comprender el rol de la música en la salud, los investigadores compararon cómo respondían al habla y a la música los cerebros de humanos y de monos. El hallazgo principal fue que las personas tienen una sensibilidad mucho más alta al tono que nuestros primos evolutivos, los monos macacos.

"Este hallazgo sugiere que el habla y la música podrían haber cambiado fundamentalmente la forma en que nuestro cerebro procesa el tono", señaló el autor principal, Bevil Conway, de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU. "También podría ayudar a explicar por qué ha sido tan difícil para los científicos entrenar a los monos para que realicen tareas auditivas que los humanos encuentran relativamente fáciles".

En el estudio, los investigadores reprodujeron una serie de sonidos, o tonos, armónicos a voluntarios sanos y a monos, y usaron pruebas de imágenes para ver cómo respondían sus cerebros. También monitorizaron la actividad cerebral en respuesta a sonidos átonos.

Aunque los cerebros de los monos y de los humanos tuvieron zonas de activación similares en respuesta a los sonidos con una frecuencia alta, un área del cerebro llamada corteza auditiva era mucho más sensible a los tonos en los humanos.

"Cuando añadimos la estructura tonal a los sonidos, algunas de esas mismas regiones del cerebro humano se mostraron más sensibles", señaló Conway en un comunicado de prensa de los NIH. "Estos resultados sugieren que el mono macaco podría experimentar la música y otros sonidos de forma distinta".

Y esta "ventaja auditiva" respecto a otros primates podría ser clave para comprender cómo evolucionó el cerebro humano.

Conway dijo que los resultados sugieren que, con el tiempo, la capacidad de hablar y crear música podría de alguna forma haber alterado fundamentalmente la manera en que el cerebro humano interpreta el tono.

"Hace que me pregunte qué tipo de sonidos experimentaron nuestros ancestros evolutivos", comentó.

En contraste, es probable que la experiencia del mundo visual de los macacos sea similar a la de los humanos, añadió Conway.

Los hallazgos aparecen en la edición del 10 de junio de la revista Nature Neuroscience.

Más información

La Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (American Speech-Language-Hearing Association) ofrece más información sobre la forma en que escuchamos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: U.S. National Institutes of Health, news release, June 10, 2019

--

Last Updated: