Aumentan las evidencias de que el optimismo podría alargarle la vida

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES, 27 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Una actitud optimista en la vida podría no solo hacerlo sonreír. Una nueva investigación sugiere que también podría protegerlo de los ataques cardiacos, el accidente cerebrovascular (ACV) y la muerte precoz.

En la revisión de 15 estudios en que colectivamente participaron casi 230,000 hombres y mujeres, los hallazgos tuvieron una constancia notable, añadieron los autores del estudio.

"Encontramos que los optimistas tenían un riesgo un 35 por ciento más bajo de las complicaciones más graves debidas a la enfermedad cardiaca, en comparación con los pesimistas", señaló el autor principal, el Dr. Alan Rozanski, profesor de cardiología en el Hospital St. Luke de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Esa conexión entre cuerpo y mente se sostuvo en todos los grupos de edad, dijeron los investigadores, desde los adolescentes hasta los que tenían más de 90. Esto "sugiere que el optimismo podría ser una ventaja, sin importar la edad", anotó Rozanski.

Los estudios también encontraron que mientras más positiva era la actitud de la persona, menos riesgo tenía de problemas cardiacos o muerte.

Diez de los estudios observaron específicamente el impacto de la positividad en la salud del corazón, mientras que nueve observaron cómo la actitud de una persona afectaba a su riesgo de fallecer de una amplia variedad de enfermedades.

Muchas de las investigaciones hicieron preguntas básicas sobre las expectativas de futuro. En respuesta, algunos participantes indicaron que en general se sentían optimistas a pesar de la incertidumbre respecto al futuro. Otros dijeron que nunca daban por sentado que las cosas saldrían bien en el futuro.

A lo largo del tiempo, los que tenían las perspectivas más positivas eran más propensos a mantener el corazón sano.

Pero a pesar de sugerir que "la magnitud de esta asociación es sustancial", Rozanski y sus colaboradores enfatizaron que la revisión no puede probar que el optimismo proteja de forma directa de la enfermedad cardiaca y la muerte prematura.

Aun así, el equipo apuntó a toda una variedad de motivos potenciales de que la positividad (de forma directa o indirecta) pudiera ayudar a prevenir las enfermedades.

Algunos de los estudios de la revisión indicaban que las personas optimistas son más adeptas en la resolución de problemas, que desarrollan mejor los mecanismos de afrontamiento, y que son más propensas a cumplir sus objetivos. Y esos son los tipos de habilidades que podrían hacer que alguien tenga un interés más activo en monitorizar y mantener su salud, dijeron los investigadores.

"Los estudios han mostrado de forma constante que los optimistas tienen unos mejores hábitos de salud", anotó Rozanski. "Es más probable que tengan una buenas dietas y hagan ejercicio", y quizá sean menos propensos a fumar.

"Unos datos crecientes también sugieren que el optimismo podría tener unos beneficios biológicos directos, mientras que el pesimismo podría ser nocivo para la salud", añadió. "Esa conexión biológica ya se ha mostrado en otros factores de riesgo psicológicos, como la depresión".

La positividad también podría tener su efecto al reducir la inflamación y mejorar el metabolismo, sugirieron los autores.

Este no es el primer estudio que ha encontrado un enlace de este tipo. Una investigación publicada en agosto en la revista Journal of the American Medical Association encontró que una actitud vital optimista mejoraba las probabilidades de vivir hasta una vejez avanzada.

Mirando al futuro, el equipo de Rozanski apuntó al potencial de desarrollar nuevos tratamientos para el cuerpo y la mente, probablemente en el área de la terapia conductual, diseñados para reducir el pesimismo y fomentar el optimismo.

"Pero se necesitarán más investigaciones para evaluar si el optimismo que se mejora o induce mediante estrategias dirigidas de prevención o intervención tiene unos beneficios similares en la salud, en comparación con el optimismo que ocurre de forma natural", advirtió el informe.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 27 de septiembre de la revista JAMA Network Open.

El Dr. Jeff Huffman, director de investigación en psiquiatría cardiaca del Hospital General de Massachusetts, fue autor de un editorial publicado junto con el estudio.

La revisión ofrece "más evidencias de que el optimismo parece ser un factor de predicción independiente de una salud cardiaca superior", apuntó.

En cuanto al motivo, Huffman se mostró de acuerdo en que el optimismo "se asocia con una mayor actividad física, una dieta más saludable, y una variedad de conductas adicionales de un estilo de vida saludable, y es probable que esa asociación explique gran parte del beneficio".

Pero el optimismo también tiene un impacto en los procesos biológicos, añadió. Y en última instancia "el mecanismo mediante el cual el optimismo conduce a una mejor salud probablemente sea una combinación de biología y conducta".

Más información

Para más información sobre la conexión entre la mente y el corazón, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Alan Rozanski, M.D., professor, cardiology, department of cardiology, Mount Sinai St. Luke's Hospital, New York City; Jeff Huffman, M.D., director, cardiac psychiatry research, Massachusetts General Hospital, and associate professor, psychiatry, Harvard Medical School, Boston; Sept. 27, 2019, JAMA Network Open

Last Updated: