¿Se puede encontrar el amor en un hogar de ancianos? Hágale esa pregunta a Gloria y Al

Gloria Duncan and Al Cappiello Photo: The Hebrew Home at Riverdale

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 3 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- El romance era lo último en lo que Gloria Duncan y Al Cappiello estaban pensando cuando se convirtieron en residentes de un hogar de ancianos.

"Cuando llegué, sentía casi que mi vida se había acabado. Era una persona muy activa y social. Me sentía casi devastada", comentó Gloria.

Pero entonces conoció a Al, que le pidió a Gloria que fuera su cita para el "Baile de graduación de los mayores".

Al dijo que se fijó en Gloria en una clase de ejercicio, pero que en ese momento se sintió demasiado nervioso como para pedirle una cita. Observó que, en general, puede controlar los nervios. "Solo me sucede cuando alguien es muy agradable y bonita", señaló.

Al final, Al se decidió a pedirle a Gloria que fuera con él al baile. "Me lo puso un poco difícil, pero luego dijo que sí, y nos divertimos mucho", aseguró.

"Es lo último que me esperaba. No esperaba conocer a nadie. Vine aquí pensando que era la última parada. Pero ahora me siento tan afortunado. Gloria es hermosa, por dentro y por fuera", dijo Al.

Gloria añadió que "encontramos que teníamos muchas cosas en común. Ahora nos vemos todos los días. Es algo que nos hace ilusión".

Por suerte para la pareja, estaban en un hogar de ancianos que fue pionero en una política de expresión sexual para los adultos mayores. Hebrew Home en Riverdale, en la ciudad de Nueva York, no solo fomenta el romance y la camaradería entre los residentes, sino que tiene una política oficial para orientar al personal.

Daniel Reingold, presidente y director ejecutivo de RiverSpring Health, del cual Hebrew Home forma parte, enfatizó que "la vejez no es una enfermedad ni una dolencia. Es solo un capítulo distinto de la vida. Pero a medida que envejecemos, parece que la pérdida es el tema recurrente. La conexión es una necesidad humana básica, y no hay motivos para perderla".

Reingold comentó que su política de expresión sexual, desarrollada en 1995, es larga y abarcadora. Si dos personas conservan sus habilidades normales de pensamiento y memoria, el personal tiene instrucciones de no interferir con la pareja. Se permite a las personas tener relaciones íntimas. También se les permite recibir y ver pornografía.

"Intentamos complacerlos. Quizá les preguntemos si quieren mudarse para estar más cerca, o si alguien quiere mudarse de una habitación semiprivada a una privada", observó Reingold.

Dijo que es un poco más difícil cuando alguien tiene problemas de memoria. "Debemos proteger a las personas de un contacto físico no deseado. Si a alguien le interesa una relación, implicamos al equipo clínico para garantizar que haya consentimiento", anotó Reingold. "Cada día, les pedimos a personas con Alzheimer que tomen decisiones sobre lo que quieren comer o las actividades que desean hacer. Podemos preguntarles si quieren tomarse de las manos con el Sr. Jones hoy. Y debemos respetar su respuesta".

Reingold explicó que si alguien sigue teniendo todas sus funciones mentales, no se permite que las familias opinen sobre lo que sus padres o abuelos pueden hacer. Pero, indicó, si alguien tiene problemas de memoria y la familia insiste en que no quieren que su ser querido se implique románticamente con otro residente, el centro respeta eso deseos.

"La situación de verdad complicada es cuando alguien con Alzheimer sigue casado con otra persona que vive en la comunidad, y quiere tener una relación con otro residente", dijo Reingold. A algunas familias les parece bien, observó, como sucedió con la exjueza de la Corte Suprema, Sandra Day O'Connor, cuando su esposo con Alzheimer encontró un nuevo amor en el hogar de ancianos. A otras no les parece bien.

"No hay muchas familias que de verdad se opongan. Esto no es un burdel. El contacto físico es reconfortante. Quizá sea algo tan sencillo como tomarse de las manos en el salón", explicó Reingold.

Hebrew Home también tiene un programa de citas entre abuelos. Los residentes expresan su interés, y el personal del centro concierta citas. El día de la cita, las mujeres van al salón de belleza, y los hombres pueden afeitarse. Colocan mesas en la cafetería y la preparan especialmente para las citas. Luego, pueden intercambiarse números de teléfono, y depende de ellos si quieren verse de nuevo.

Gayle Doll, directora del Centro del Envejecimiento de la Universidad Estatal de Kansas en Manhattan, Kansas, planteó que "todo hogar de ancianos debe contar con una política. Hace 20 años que RiverSpring tiene su política. No debería ser inusual, pero lo es".

Doll dijo que "cuando se piensa en las personas mayores y la sexualidad, hay un estigma, y es más aparente y prevalente cuando hay un hogar de ancianos implicado. Es difícil imaginar la sexualidad en los adultos mayores, en general, sin decir nada de una población de personas que no pueden cuidar de sí mismas. Pregúntese si a usted le gusta el sexo. Si le gusta ahora, le gustará después. ¿Cuándo cree que es la fecha en que se acaba?".

Gloria afirmó que las políticas en su hogar de ancianos son útiles. "Si estamos juntos y nos acurrucamos, nadie intenta molestarte ni separarte", explicó.

"Me siento extremadamente afortunada de tener compañía, y alguien con quien puedo relacionarme, a quien le tengo cariño", añadió. "Hace que me ría mucho. Es agradable tener a alguien con quién reírte".

Más información

Para más información sobre el romance y el sexo en los hogares de ancianos, visite la AARP.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Gloria Duncan and Al Cappiello, residents, The Hebrew Home at Riverdale, New York City; Daniel Reingold, president and CEO, RiverSpring Health, New York City; Gayle Doll, Ph.D., associate professor and director, Center on Aging, Kansas State University, Manhattan, Kansas

Last Updated: