Los padres enseñan a sus primogénitos sobre el sexo, pero no a sus hijos posteriores

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

VIERNES, 28 de septiembre de 2018 (HealthDay News) -- Los hermanos menores son menos propensos que los primogénitos a recibir educación sexual de sus padres, sugiere un nuevo estudio.

En lugar de ello, podrían enterarse de cómo funcionan las cosas a través de sus hermanos mayores, informan unos investigadores británicos.

"Aunque ha habido mucha investigación sobre cómo el orden de nacimiento de los hijos en una familia podría afectar a los resultados psicológicos y sociales, los estudios sobre la relación entre el orden de nacimiento y los resultados en la salud sexual son más limitados", apuntó la Dra. Lotte Elton, que dirigió la investigación.

El estudio encontró que los padres también son menos propensos a enseñar a sus hijos sobre el sexo que a sus hijas, según Elton y sus colaboradores, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

"En todas las categorías de orden de nacimiento, los hombres reportaron de forma consistente menos implicación de los padres en la educación sexual que las mujeres", señaló Elton.

No se sabe si recibir educación sexual de mamá y papá retrasa el inicio de las relaciones sexuales. Pero los chicos que eran hijos del medio (los menos propensos a recibir instrucción de sus padres) tenían un riesgo más alto de iniciar la actividad sexual antes de los 16 años, también encontraron los investigadores.

En el estudio, los investigadores recolectaron datos de más de 45,000 personas que participaron en la tercera Encuesta nacional sobre actitudes sexuales y estilos de vida, en Inglaterra.

Se enfocaron en 5,000 individuos de 17 a 29 años de edad que respondieron a preguntas sobre la implicación de los padres o los hermanos en la educación sexual y sobre las experiencias sexuales tempranas.

El estudio encontró que un 48 por ciento de las chicas primogénitas y un 37 por ciento de los chicos primogénitos habían hablado sobre el sexo con sus padres a los 14 años de edad. Esto es en comparación con un 40 por ciento de las chicas y un 29 por ciento de los chicos que fueron hijos del medio.

Además, los chicos que fueron los hijos del medio o los últimos hijos fueron menos propensos que los primogénitos a decir que hablar con sus padres sobre el sexo les resultaba fácil.

El informe aparee en la edición del 27 de septiembre de la revista Sex Education.

"Nuestros hallazgos sugieren que las dificultades, que ya se habían reportado, a las que se enfrentan los hombres para hablar sobre el sexo con sus padres podrían exacerbarse si son los hijos del medio o los últimos hijos", comentó Elton en un comunicado de prensa de la revista.

Los hijos nacidos más tarde dijeron que sus hermanos tuvieron un rol más importante que sus padres respecto a enseñarles sobre la pubertad y la reproducción. Esto sugiere que los hermanos y las hermanas podrían ser útiles en los programas de educación sexual, anotaron los investigadores.

Más información

Planned Parenthood ofrece más información sobre la educación sexual.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: London School of Hygiene and Tropical Medicine, Sept. 27, 2018, news release

--

Last Updated: