¿El ejercicio durante el embarazo podría mejorar también la salud del bebé?

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES, 1 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- Las mujeres que siguen moviéndose durante el embarazo podrían tener bebés con unas habilidades motoras más avanzadas, sugiere un pequeño estudio.

Los investigadores descubrieron la diferencia entre bebés de un mes de edad. Aquellos cuyas madres realizaban ejercicio aeróbico regular durante el embarazo tendían a tener unas habilidades motoras más fuertes, en comparación con aquellos cuyas madres no hicieron ejercicio.

Las pruebas de movimiento incluían cosas como girar la cabeza, señaló la investigadora, Linda May, profesora asociada de la Universidad del Este de Carolina, en Greenville, Carolina del Norte.

¿Cuál es el significado de esas primeras habilidades motoras? Según May, investigaciones anteriores han sugerido que los bebés que desarrollan las habilidades motoras más pronto son más propensos a moverse mucho en la niñez. Entonces, es posible que el ejercicio durante el embarazo pueda resultar en unos niños más activos.

May y sus colaboradores reportaron sus hallazgos en la edición de agosto de la revista Medicine & Science in Sports & Exercise.

La época en que se recomendaba a las mujeres embarazadas que permanecieran inactivas pasó hace tiempo. Ahora los expertos recomiendan que, a menos que haya indicaciones médicas para evitarlo, las mujeres deben hacer ejercicio regular con una intensidad moderada a lo largo del embarazo.

May apuntó que eso significa una actividad suficientemente vigorosa como para aumentar la frecuencia cardiaca y hacer que la sangre fluya, pero no tan intensa que le falte el aire y no pueda conversar.

Una caminata a paso vivo, nadar, usar una bicicleta estacionaria o una clase de ejercicio aeróbico de bajo impacto son adecuados.

Los estudios han encontrado muchos beneficios del ejercicio durante el embarazo, por ejemplo un aumento de peso más saludable en las futuras madres y un riesgo más bajo de parto prematuro y macrosomía, en que un recién nacido es anómalamente grande y debe ser extraído mediante una cesárea.

En el nuevo estudio, el equipo de May observó si los beneficios abarcaban a las habilidades de movimiento de los bebés.

Inicialmente, los investigadores asignaron al azar a 71 mujeres embarazadas sanas a sesiones supervisadas de ejercicio aeróbico o a un grupo de "control". Las mujeres del grupo de ejercicio hacían ejercicio tres días a la semana durante más o menos una hora; podían elegir entre usar una cinta, una bicicleta estacionaria o una elíptica, o hacer aeróbicos.

Las mujeres del grupo de control se limitaron a ejercicio de intensidad leve, y podían asistir a sesiones supervisadas de estiramiento y ejercicios de respiración.

Cuando los bebés tenían 1 mes de edad, un fisioterapeuta evaluó sus habilidades motoras. Resultó que a los bebés de las madres que hacían ejercicio les fue un poco mejor, aunque todos los bebés estaban dentro del rango del desarrollo típico.

En cuanto al motivo de que los hábitos de ejercicio de la madre pudieran importar, los investigadores apuntaron a algunas posibilidades. El ejercicio podría fomentar al desarrollo del cerebro fetal al mejorar el flujo sanguíneo y de oxígeno al útero. Y podría ayudar con su crecimiento y desarrollo general a través de la liberación de unas proteínas llamadas factores de crecimiento.

Pero en este estudio, gran parte del beneficio del ejercicio se observó entre las bebés de sexo femenino. Los bebés de sexo masculino tenían unas puntuaciones algo más altas que las chicas, en promedio, y se observaron menos diferencias entre los chicos cuyas madres hicieron ejercicio y aquellos cuyas madres no hicieron ejercicio.

El estudio no puede responder sobre el motivo. Pero May dijo que apunta a que el ejercicio prenatal podría ser más beneficioso para las chicas cuando se trata de las habilidades motoras.

Un investigador que no participó en el trabajo indicó algunas salvedades.

En primer lugar, no está claro qué significarán esas diferencias a la edad de 1 mes más adelante en la vida, dijo James Pivarnik, director del Centro de Actividad Física y Salud de la Universidad Estatal de Michigan.

Tampoco se sabe con certeza si el ejercicio es la única razón de las diferencias entre los grupos. Hay otros factores, como la nutrición, que no se tomaron en cuenta, dijo Pivarnik. Las mujeres del grupo del ejercicio aumentaron más de peso, anotó, con un promedio de 13 libras (casi 6 kilos) más. Esto es algo más bien sorprendente y que no se explicó, comentó Pivarnik.

Además, dijo, no hubo detalles sobre el peso al nacer, un factor importante del desarrollo infantil.

Aun así, Pivarnik aseguró que es importante contar con estudios como éste, que exploran los efectos del ejercicio prenatal en el desarrollo de los bebés. Y sus resultados respaldan lo que ya se recomienda, anotó.

"Creo que el mensaje para las mujeres embarazadas es que, si ya están haciendo ejercicio, que sigan haciéndolo", aconsejó Pivarnik. "Y si no están haciendo ejercicio, deberían comenzar".

Las directrices sugieren que las mujeres deben intentar hacer 150 minutos de ejercicio moderado a la semana, añadió May. Esto se puede distribuir a lo largo de tres a siete días.

Más información

March of Dimes tiene más información sobre el ejercicio durante el embarazo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Linda May, Ph.D., M.S., associate professor, foundational sciences and research, and kinesiology, and obstetrics and gynecology, East Carolina University, Greenville, N.C.; James Pivarnik, Ph.D., professor, epidemiology and kinesiology, and director, Center for Physical Activity and Health, Michigan State University, East Lansing, Mich.; August 2019, Medicine & Science in Sports & Exercise

Last Updated: