La sorprendente causa principal de muerte en las mujeres embarazadas

In English

LUNES, 6 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- Un importante grupo médico publicó una nueva directriz para la detección y el tratamiento de la principal causa de muerte en las mujeres embarazadas y las madres recientes en Estados Unidos.

La enfermedad cardiaca conforma un 26.5 por ciento de las muertes relacionadas con el embarazo, y las tasas más altas se observan en las mujeres negras y las que tienen unos ingresos bajos. El viernes, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) respondió con unas nuevas directrices sobre la detección, el diagnóstico y la gestión de la enfermedad cardiaca.

"La mayoría de esas muertes son prevenibles, pero estamos pasando por alto oportunidades de identificar los factores de riesgo antes del embarazo, y con frecuencia hay retrasos en el reconocimiento de los síntomas durante el embarazo y el periodo postparto, en particular entre las mujeres negras", comentó en un comunicado de prensa de la ACOG la Dra. Lisa Hollier, presidenta de la organización.

Aunque las afecciones preexistentes tienen un rol en la mortalidad, las afecciones cardiacas adquiridas pueden desarrollarse de forma silenciosa durante o después del embarazo.

Una enfermedad del músculo cardiaco llamada cardiomiopatía periparto es la principal causa de muerte en las madres embarazadas, al conformar un 23 por ciento de las muertes a finales del embarazo, según el ACOG.

Las nuevas directrices de práctica son el trabajo de un grupo dirigido por Hollier que busca reducir las muertes relacionadas con la enfermedad cardiaca durante y después del embarazo.

"La nueva directriz establece una clara diferencia entre las señales y los síntomas comunes de un embarazo normal y los que son anómalos e indicativos de una enfermedad cardiovascular subyacente", enfatizó Hollier. "Como profesionales clínicos, debemos ser expertos en distinguir entre ambas cosas si queremos mejorar los resultados maternos".

Los factores de riesgo comunes de muerte materna debida a la enfermedad cardiaca incluyen la edad, la hipertensión durante el embarazo y la obesidad.

Pero el factor principal es la raza. El riesgo de muerte por enfermedad cardiaca es 3.4 veces mayor entre las mujeres negras que entre las blancas.

La enfermedad cardiaca se debe evaluar en todas las mujeres embarazadas y madres recientes usando un instrumento conocido como algoritmo de la California CVD Tool Kit (algo así como caja de herramientas de la ECV de California), según las directrices.

Fue desarrollado por una investigación de California que encontró que se habría identificado el riesgo alto en 9 de cada 10 mujeres embarazadas y madres recientes que fallecieron de una enfermedad cardiaca si se hubiera utilizado el nuevo algoritmo de detección. Las pacientes con un riesgo alto necesitan una evaluación y una remisión posteriores.

Durante el embarazo, el sistema cardiovascular pasa por cambios importantes para sostener "unos tremendos aumentos en el volumen de la sangre", señaló el Dr. James Martin, presidente del grupo de trabajo de embarazo y enfermedad cardiaca del ACOG.

"El embarazo es una prueba de esfuerzo natural", comentó. "Por eso es esencial identificar los factores de riesgo de antemano, de forma que la atención de una mujer se pueda gestionar de manera adecuada durante todo el embarazo y se pueda desarrollar un plan de parto detallado a través de una toma de decisiones compartidas entre la paciente y el proveedor".

Las mujeres con una enfermedad cardiaca conocida deben ir al cardiólogo antes de quedar embarazadas y recibir consejería antes del embarazo, aconsejan las directrices sobre la práctica.

Las pacientes con una enfermedad cardiaca de riesgo moderado y alto deben ser gestionadas durante el embarazo, el parto y el periodo postparto en un centro médico que pueda ofrecer un nivel más alto de atención. La colaboración entre los proveedores de atención de la salud, en particular entre los ginecobstetras y los cardiólogos, es esencial, según las directrices.

El aumento en el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca puede durar hasta un año después de que una mujer da a luz. Debe ocurrir una visita de seguimiento en el médico de atención primaria o el cardiólogo en un plazo de 10 días para las mujeres con trastornos de la hipertensión y en un plazo de 7 a 14 días para las mujeres con una enfermedad cardiaca y trastornos relacionados.

"Es esencial que esas mujeres tengan un plan de atención a más largo plazo", añadió Hollier. "Entonces, también recomendamos una visita postparto cardiovascular completa a los tres meses, momento en el cual el profesional clínico y la paciente pueden hablar sobre planes colaborativos para un seguimiento anual, y las intenciones sobre embarazos futuros".

Las directrices de práctica se publicaron en la edición de mayo de la revista Obstetrics & Gynecology.

Más información

La campaña Go Red For Women de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre el embarazo y la enfermedad cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: American College of Obstetricians and Gynecologists, news release, May 3, 2019

--

Last Updated: