¿El fluoruro le podría hacer daño a su bebé durante el embarazo?

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 19 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- La exposición al fluoruro por el agua potable durante el embarazo podría estar reduciendo la inteligencia de los niños, plantea un nuevo estudio canadiense.

Las madres embarazadas con unos niveles más altos de fluoruro en la orina tendían a tener hijos con unos coeficientes intelectuales (CI) más bajos que el promedio, según un estudio de 601 parejas de madres e hijos de seis ciudades de Canadá.

En promedio, un aumento de un miligramo por litro en el fluoruro materno en orina se asoció con una puntuación 4.5 puntos más baja en el CI de los chicos cuando cumplían entre los 3 y los 4 años, informan los investigadores.

"Cuatro puntos y medio de CI es un problema social y económico sustancial", afirmó la investigadora sénior, Christine Till, profesora asociada de psicología de la Universidad de York, en Toronto. "Hablamos de una magnitud que es comparable con la de la exposición al plomo".

"Habría millones más de niños que caerían en el rango de discapacidad intelectual, con puntuaciones de CI inferiores a 70, y una reducción equivalente en la cantidad de niños en el rango de inteligencia excepcional", concluyó Till.

Pero los investigadores solo encontraron una asociación, dada la naturaleza observacional del estudio. Fue publicado en la edición del 19 de agosto de la revista JAMA Pediatrics.

El debate sobre la fluoración estalló desde que las ciudades comenzaron a añadir el mineral al suministro de aguas públicas en los años 50, dijo Till.

Dos de cada tres residentes de EE. UU. viven ahora en un área con agua fluorada, en comparación con un 38 por ciento de los canadienses y un 3 por ciento de los europeos, señalaron los investigadores en las notas de respaldo.

A pesar de estos hallazgos, se necesitarán más estudios con resultados similares para provocar una reconsideración estricta de la seguridad del fluoruro, dijo David Bellinger, neuropsicólogo pediátrico, profesor de neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y profesor de ciencias ambientales en la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Harvard.

"En mi opinión, hay una argumentación firme para la hipótesis cuando estudios múltiples realizados de forma independiente producen unos resultados consistentes. Creo que todavía no tenemos eso en términos de la neurotoxicidad del fluoruro, pero los resultados de este estudio inclinan la balanza en esa dirección", comentó Bellinger, autor de un editorial publicado junto con el informe.

"Cuando se trata de la epidemiología, es imprudente enfatizar demasiado los resultados de cualquier estudio en particular", concluyó Bellinger, aunque anotó que Till y sus colaboradores produjeron un "estudio muy bueno de epidemiología ambiental".

La Asociación Dental Americana (American Dental Association, ADA) publicó una declaración en que dijo que "sigue comprometida con la fluoración de los suministros de aguas públicas como la medida de salud pública individual más efectiva para ayudar a prevenir las caries".

"A lo largo de más de 70 años de investigación y experiencia práctica, el peso abrumador de las evidencias científicas creíbles ha indicado de forma consistente que la fluoración de los suministros de aguas comunitarias es segura", enfatizó la ADA. "La investigación basada en las evidencias muestra que las concentraciones recomendadas de fluoruro (0.7 mg/L) usadas en la fluoración de las aguas comunitarias son beneficiosas y seguras para el público".

"Damos la bienvenida a este y a más estudios sobre el tema para ver si los hallazgos pueden replicarse con métodos que demuestren unas evidencias más concluyentes", afirmó la ADA.

En el estudio canadiense, los investigadores reunieron muestras de orina de mujeres embarazadas en cada trimestre, y evaluaron sus niveles de fluoruro. También monitorizaron la exposición potencial al fluoruro de las mujeres, pidiéndoles que rellenaran un cuestionario sobre la cantidad de agua, té, café y otras bebidas basadas en agua que consumían.

Las puntuaciones de CI de los niños se evaluaron cuando cumplieron entre 3 y 4 años, y esas puntuaciones se compararon con el fluoruro en la orina de las madres durante el embarazo.

El fluoruro cruza la placenta, y los estudios de laboratorio han mostrado que el mineral se acumula en áreas del cerebro implicadas en la memoria y el aprendizaje, señalaron los investigadores en las notas de respaldo. También se ha mostrado que el fluoruro altera a las proteínas y a los neurotransmisores en el sistema nervioso central.

Los investigadores encontraron que los niveles de fluoruro durante el embarazo se asociaron con unas puntuaciones de CI más bajas en los chicos, pero no se encontró una asociación estadísticamente significativa en las chicas.

"Encontramos que la exposición al fluoruro se asoció con unas puntuaciones más bajas de CI en esos niños en edad preescolar", dijo Till, aunque el estudio no pudo probar que la exposición al fluoruro en realidad hiciera que los niveles de CI bajaran.

El estudio aparece después de una investigación de 2017 en Ciudad de México que asoció los niveles de fluoruro materno en la orina con una reducción de 6.3 puntos en los niveles de CI en los niños de ambos sexos, comentó Till.

"Sin duda creo que la investigación emergente está haciendo que la ciencia evolucione", apuntó Till.

Las mujeres embarazadas deben pensar en reducir su exposición al fluoruro, planteó Till. Esto podría incluir la evitación de las fuentes de aguas públicas, dado que conforman un 70 por ciento de la exposición al fluoruro en los adultos.

"El fluoruro no tiene absolutamente ningún beneficio para un feto o un bebé sin dientes", enfatizó Till. "No le hace ningún daño a su bebé si reduce su ingesta de fluoruro. Puede reducirlo y su bebé estará bien".

Más información

La Asociación Dental Americana ofrece más información sobre el fluoruro.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Christine Till, Ph.D., associate professor, psychology, York University, Toronto; David Bellinger, Ph.D., M.Sc., professor, neurology, Harvard Medical School, and professor, environmental health, Harvard T.H. Chan School of Public Health; Aug. 19, 2019, JAMA Pediatrics

Last Updated: