El sistema inmunitario fetal podría desencadenar un nacimiento prematuro, según un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 25 de abril de 2018 (HealthDay News) -- La mayoría de las explicaciones potenciales del nacimiento prematuro giran alrededor de la madre, y qué podría hacer que su cuerpo rechace al feto en desarrollo.

¿Y si fuera al revés?

Un estudio reciente sugiere que algunos nacimientos prematuros ocurren porque el feto rechaza a la madre, después de que su sistema inmunitario se activara demasiado pronto y considerara a las células maternas como invasores foráneos.

Los investigadores encontraron que la sangre del cordón umbilical de los bebés prematuros contenían unos niveles elevados de células inmunitarias generadas por el feto. Pruebas subsiguientes en el laboratorio revelaron que esta respuesta inmunitaria se había activado en específico para atacar a las células de la madre.

La invasión de sustancias inflamatorias liberadas durante esta respuesta inmunitaria fetal puede inducir contracciones en el útero, provocando un parto prematuro, concluye el estudio.

"Estamos mostrando que en el contexto de la infección o la inflamación materna (la causa más común de parto prematuro), el sistema inmunitario fetal sin experiencia se despierta, se activa demasiado pronto, y puede en realidad identificar y rechazar a las células de la madre", señaló la investigadora principal, la Dra. Tippi MacKenzie.

Más de uno de cada 10 embarazos son afectados por el parto prematuro, en que el bebé nace antes de las 37 semanas de gestación, dio MacKenzie, profesora asociada en el centro de cirugía pediátrica y tratamiento fetal de la Universidad de California, en San Francisco.

El nacimiento prematuro es la principal causa de muerte infantil en Estados Unidos y el mundo. Los niños que sobreviven podrían luego enfrentarse a toda una vida de problemas de salud.

A pesar de esto, las causas del parto prematuro siguen siendo "uno de los grandes misterios de la ciencia", dijo MacKenzie.

Algunos estudios recientes han insinuado que una causa podría ser que el sistema inmunitario de la madre rechace al feto. De forma muy parecida a un trasplante de órgano, un embarazo requiere que el sistema inmunitario de la madre tolere al feto, de forma que no sea rechazado.

Hasta ahora, nadie había considerado que el feto podría tener un rol, porque el sistema inmunitario fetal sigue en desarrollo cuando el nacimiento prematuro ocurre, explicó MacKenzie.

En su estudio, los investigadores evaluaron la sangre del cordón umbilical y la sangre materna de 89 mujeres que tuvieron embarazos sanos y de 70 que tuvieron un parto prematuro.

No hubo señales de una respuesta inmunitaria en la sangre de la madre. Sin embargo, los investigadores encontraron que la sangre del cordón umbilical de los bebés prematuros tenían niveles más altos de dos tipos de células inmunitarias: las células T, que atacan a los agentes foráneos y fomentan la respuesta inmunitaria; y las células presentadoras de antígeno, que guían a las células T hasta los cuerpos foráneos cuando se produce un ataque.

"Ambos tipos de células eran bastante inmaduras en la sangre de los bebés sanos nacidos a término que observamos, pero ambas células estaban bastante activadas en la sangre de los partos prematuros que observamos", dijo MacKenzie.

Pruebas posteriores mostraron que las células inmunitarias fetales estaban atacando a células de la madre, y liberando unos niveles significativamente más altos de sustancias inflamatorias como parte de su ataque.

En un modelo de laboratorio, los investigadores mostraron que esas sustancias inducían contracciones en el útero.

Los científicos sospechan que el sistema inmunitario fetal se activa como resultado de una infección en la madre, e identifica por error a la madre como una amenaza.

El Dr. Scott Sullivan, director de medicina materna y fetal de la Universidad Médica de Carolina del Sur, en Charleston, alabó el informe.

"De verdad felicito su trabajo, porque una de las más obvias lagunas que tenemos respecto al parto prematuro y al nacimiento prematuro es que no contamos con una buena comprensión de los mecanismos básicos y los factores subyacentes de los síntomas que vemos", comentó Sullivan.

Al mismo tiempo, Sullivan y MacKenzie concurrieron en que esta sea probablemente solo una de muchas formas distintas en las que ocurre un parto prematuro.

La hipertensión, la diabetes, un desarrollo fetal inadecuado, que las aguas se rompan pronto o un cuello uterino corto son otros factores probables de un nacimiento prematuro, indicó Sullivan.

"A medida que comprendamos los mecanismos básicos, esto nos ayuda a pensar en y desarrollar tratamientos y estrategias de prevención", dijo Sullivan. "En última instancia, no es probable que haya un tratamiento que funcione para todo el mundo. Idealmente, al final tendremos distintos tratamientos para distintos mecanismos".

Dicho esto, estos resultados podrían en algún momento ayudar a los médicos a detectar y prevenir el parto prematuro provocado específicamente por la respuesta inmunitaria fetal, anotó MacKenzie.

"Y podríamos desarrollar algunos biomarcadores que nos permitan diagnosticarlo antes", añadió MacKenzie. "Y si sabemos exactamente qué tipos de células y qué mecanismos están implicados, existe el potencial de que podamos desarrollar medicamentos específicos para tratarlos".

El estudio aparece en la edición del 25 de abril de la revista Science Translational Medicine.

Más información

March of Dimes ofrece más información sobre los efectos a largo plazo del nacimiento prematuro en la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Tippi MacKenzie, M.D., associate professor, University of California, San Francisco, Division of Pediatric Surgery and Fetal Treatment Center; Scott Sullivan, M.D., director, maternal-fetal medicine, Medical University of South Carolina, Charleston, S.C.; April 25, 2018, Science Translational Medicine

Last Updated: