Casi 1 de cada 12 estadounidenses se enfrenta a la depresión, halla un estudio

Pero apenas una tercera parte de las personas gravemente deprimidas han buscado ayuda

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 3 de diciembre de 2014 (HealthDay News) -- Casi el 8 por ciento de los estadounidenses a partir de los 12 años de edad estaban moderadamente deprimidos entre 2009 y 2012, reportaron el miércoles las autoridades sanitarias de EE. UU.

Pero poco más de una tercera parte de los que sufrían una depresión grave buscaron ayuda de un profesional de la salud mental en el año anterior, según la autora líder del estudio, Laura Pratt.

"No hay suficientes personas que obtengan un tratamiento adecuado para la depresión", señaló Pratt, epidemióloga del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Las personas con depresión grave deben recibir psicoterapia. Algunas podrían necesitar unos regímenes farmacológicos complejos, lo que los psiquiatras están más equipados para ofrecer, lo que hace que el hecho de que apenas el 35 por ciento de las personas con depresión grave hayan visto a un profesional de la salud mental sea incluso más preocupante", comentó.

Simon Rego, director de entrenamiento en psicología del Centro Médico Montefiore y del Colegio de Medicina Albert Einstein en la ciudad de Nueva York, comentó que las estadísticas de los CDC son coherentes con los hallazgos de investigaciones anteriores.

"Gran parte de la información no es nueva ni sorprendente", dijo. "Pero lo decepcionante es que las tasas de tratamiento hayan seguido siendo tan bajas".

Eso es un problema porque una depresión más grave conduce a unas dificultades más serias en el trabajo, el hogar y las actividades sociales, y las personas raras veces experimentan una remisión sin tratamiento, apuntó Rego.

"Incluso entre los que logran recuperarse de forma natural, sabemos que el riesgo de recurrencia es más alto si persisten unos síntomas leves durante la remisión y el último episodio fue severo", advirtió.

"Sin duda se necesita más trabajo para educar al público sobre los síntomas de la depresión, el impacto importante que puede tener sobre el funcionamiento de alguien, y los beneficios de buscar a un profesional de la salud mental con un entrenamiento adecuado", añadió Rego.

La buena noticia es que hay tratamientos altamente efectivos disponibles para la depresión, entre ellos intervenciones psicológicas a corto plazo como la terapia cognitivo conductual y la psicoterapia interpersonal, además de fármacos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS), apuntó Rego.

Según el Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU., los síntomas de depresión incluyen:

  • Una tristeza o ansiedad persistentes,
  • Sentimientos de desesperanza,
  • Sentimientos de culpa, futilidad, inutilidad,
  • Pérdida de interés o placer en las aficiones y actividades,
  • Falta de energía y fatiga,
  • Dificultades para concentrarse, recordar y tomar decisiones,
  • Cambios en el sueño o dormir de más,
  • Cambios en el apetito o el peso,
  • Pensamientos de muerte o suicidio, o intentos de suicidio,
  • Inquietud, irritabilidad.

Según el informe publicado el miércoles en la revista NCHS Data Brief, el 7.6 por ciento de los estadounidenses reportaron una depresión de moderada a grave en las dos últimas semanas del periodo del estudio.

Los investigadores encontraron que alrededor del 3 por ciento de los estadounidenses a partir de los 12 años de edad tenían síntomas de depresión grave.

La depresión fue más común en las mujeres de 40 a 59 años, ya que el 12 por ciento de las mujeres en ese grupo de edad sufrían de la afección, mostraron los hallazgos.

También hubo diferencias raciales en las tasas de depresión. Poco más del 4 por ciento de los negros reportaron depresión grave, frente al 2.6 por ciento de los blancos, hallaron los investigadores.

Cuando los investigadores observaron a las personas que no tenían síntomas de depresión, encontraron que el 78.5 por ciento de los blancos afirmaron que no tenían síntomas de depresión, en comparación con alrededor del 73 por ciento de los negros y el 74 por ciento de los hispanos, según el informe.

Los autores del estudio también encontraron que la depresión era mucho más común entre los pobres. Las personas que vivían por debajo del nivel de pobreza tenían 2.5 veces más probabilidades de sufrir de depresión que las que estaban en o por encima del nivel de pobreza.

Más del 15 por ciento de las personas que vivían por debajo del nivel federal de la pobreza tenían depresión, frente a alrededor del 6 por ciento de las personas que vivían en o por encima del nivel de la pobreza, hallaron los investigadores.

La depresión también cobraba un precio en la vida cotidiana. Casi el 46 por ciento de las personas con síntomas de depresión leve reportaron problemas en el trabajo, la casa y las actividades sociales. Pero esa cifra aumentó al 88 por ciento de los que tenían síntomas graves de depresión.

Más información

Para más información sobre la depresión, visite el Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

FUENTES: Laura Pratt, Ph.D., epidemiologist, National Center for Health Statistics, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Simon Rego, Psy.D., director, psychology training, Montefiore Medical Center/Albert Einstein College of Medicine, New York City; Dec. 3, 2014, NCHS Data Brief, "Depression in the U.S. Household Population, 2009-2012"

Last Updated: