La causa de una enfermedad paralizante en los niños sigue siendo escurridiza

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 7 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- Todavía no hay una causa clara de una misteriosa afección paralizante que ha atacado a los niños de EE. UU. en los últimos cinco años, informan las autoridades de salud del gobierno.

Los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. sospechan que algún tipo de virus tiene la culpa. Pero el germen específico que provoca los brotes sigue sin conocerse, según un informe que se publicó en la edición en línea del 7 de octubre de la revista Pediatrics.

Durante varios años, los CDC han investigado a la afección, llamada mielitis flácida aguda (MFA). Es una enfermedad rara que ataca al tejido de la médula espinal, haciendo que los músculos y los reflejos se debiliten.

La MFA afecta sobre todo a los brazos y las piernas, pero también puede alterar a los músculos necesarios para la respiración, y algunos pacientes acaban en un ventilador. Al menos la mitad de los pacientes con MFA no se recuperan del todo, señalaron los CDC.

Hace mucho que se reconocen casos esporádicos de MFA, a veces, aunque no siempre, vinculados con varias infecciones virales. Los CDC comenzaron a monitorizar de cerca a la afección en 2014, después de un aumento inesperado en los casos: 120 personas en 34 estados en unos pocos meses.

Desde entonces, Estados Unidos ha experimentado brotes de MFA con unos patrones claros: cada dos años, entre agosto y octubre, casi todos entre niños. En 2018, los CDC dijeron que se reportaron 235 casos; este año, hasta ahora, hay 20 casos confirmados, lo que concuerda con el patrón.

Basándose en lo que se sabe hasta ahora sobre los tres "picos" estacionales, la principal hipótesis es que un virus tiene la culpa, según la Dra. Janell Routh, de la división de enfermedades virales de los CDC.

Un virus, llamado enterovirus D68 (EV-D68), se ha considerado un sospechoso importante, anotó Routh. Es uno de un grupo de virus que por lo general son inocuos o que solo provocan síntomas de resfriado. Pero en 2014, Estados Unidos experimentó un brote de unas enfermedades respiratorias más graves causadas por el EV-D68, coincidiendo con el primer pico de MFA.

Pero hasta ahora no hay ninguna indicación clara de culpa, señaló Routh.

En el nuevo informe, ella y sus colaboradores describen los casos de 193 niños de EE. UU. que tuvieron una MFA confirmada entre 2015 y 2017.

Se tomaron muestras de líquido cefalorraquídeo de la mayoría de los niños, pero apenas uno mostró evidencia de un virus, el coxsackievirus A16. Las muestras de otro niño mostraron evidencias del EV-D68.

Los investigadores de los CDC encontraron más microbios cuando observaron muestras de moco y de heces, pero no hubo una sola causa clara. En total, un 28 por ciento de esas muestras arrojaron resultados positivos de un enterovirus o un rinovirus (otra causa del resfriado común).

Sin embargo, muchas de las muestras respiratorias (un 69 por ciento) sí arrojaron resultados positivos del EV-D68.

"Creo que se puede decir que sigue siendo el principal sospechoso de los picos bienales que observamos", aseguró el Dr. Samuel Domínguez, del Hospital Pediátrico de Colorado y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, en Aurora.

Domínguez fue coautor de un editorial publicado junto con el estudio.

Como otros virus, el EV-D68 tiene una temporada, y circula del verano al otoño. Además, hay cambios de un año al otro en los tipos de enterovirus en circulación en Estados Unidos, explicó Domínguez. Esto encaja con el patrón bienal de la MFA.

El motivo de que los ciclos comenzaran (o al menos, se reconocieran por primera vez) en 2014 no está claro, señaló Routh.

Los investigadores también están examinando otras preguntas: Si una infección viral fomenta los brotes de MFA, ¿cómo causa la afección? ¿Es a través de un ataque directo en las células nerviosas, o el virus desencadena una respuesta inmunitaria anómala que daña a las células nerviosas? ¿Y qué hace que algunos niños sean vulnerables a desarrollar la MFA, y otros no?

Si se determina que el EV-D68 u otro virus es la causa, esto plantearía la cuestión de qué es lo que sucede luego.

Domínguez dijo que "si se sabe cuál es el patógeno, y (la MFA) se vuelve más común, ¿valdría la pena desarrollar una vacuna?".

Por ahora, él y Routh dijeron que aunque la MFA sigue siendo relativamente rara, los padres deben ser conscientes de las señales: una debilidad repentina en los brazos o las piernas, una pérdida del tono muscular, y en algunos casos, una "caída" de un lado de la cara o de los párpados.

"Si nota esos síntomas, vaya al médico de inmediato", enfatizó Routh.

Y añadió que siempre es bueno evitar contraer o propagar cualquier infección viral. Algunas medidas de prevención incluyen lavarse las manos de manera regular, quedarse en casa si uno está enfermo, y toser o estornudar en el brazo en lugar de la mano.

Más información

Los CDC ofrecen un resumen sobre la mielitis flácida aguda.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Janell Routh, M.D., M.H.S., medical officer, division of viral diseases, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Samuel Dominguez, M.D., Ph.D., associate professor, pediatrics, University of Colorado School of Medicine, and medical director, clinical microbiology lab, Children's Hospital Colorado, Aurora; Oct. 7, 2019, Pediatrics, online

Last Updated: