La vacunación precoz contra el H1N1 salva vidas y reduce costos, según plantea un estudio

Se proyecta que inocular al 40 por ciento de la población en octubre y noviembre entorpecería la pandemia

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES, 5 de octubre (HealthDay News/DrTango) -- Un estudio estadounidense reciente sugiere que, para minimizar las muertes por la pandemia de gripe porcina, la vacunación debería comenzar lo antes posible.

"Vacunarse antes, en octubre en lugar de noviembre, salva más vidas y cuesta menos", señaló la Dra. Nayer Khazeni, investigadora líder del estudio, de la división de medicina de atención crítica y pulmonar del centro médico de la Universidad de Stanford.

"Hallamos que vacunar al cuarenta por ciento de la población en octubre reduciría la transmisión viral y acortaría la pandemia", dijo.

La distribución de la vacuna H1N1 inyectable comenzó a pequeña escala esta semana, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Aunque la mayoría de los casos de H1N1 son leves o moderados, hubo cerca de mil muertes relacionadas con la gripe entre agosto y septiembre. La temporada de gripe hasta ahora está comenzando.

Para el estudio, que aparece en la edición del 6 de octubre de Annals of Internal Medicine, el equipo de Khazeni construyó un modelo computarizado de una ciudad hipotética como Nueva York de 8.3 millones de habitantes. Hallaron que vacunar al cuarenta por ciento de la gente en octubre o al 35 por ciento en noviembre salva vidas, reduce costos médicos y acorta la pandemia, en comparación con la vacunación posterior.

Vacunar apenas al cuarenta por ciento de la población en octubre salvaría 2,051 vidas y $469 millones. El equipo de Khazeni proyecta que vacunar a esa cantidad en noviembre evitaría 1,468 muertes y ahorraría $302, en comparación con ninguna vacuna.

La vacuna H1N1 no ha mostrado efectos secundarios graves, aunque los investigadores usaron un modelo conservador con efectos secundarios similares a los de la vacuna contra la gripe porcina de 1976, así como un escenario más difícil, aclaró Khazeni.

"En ambos escenarios, la vacunación de todos modos salvaría más vidas de lo que causaría muertes relacionadas con los efectos secundarios", dijo.

Las autoridades sanitarias estadounidenses aseguraron que esperan que para finales de octubre haya 45 millones de dosis de vacuna inyectable. Los suministros aumentarían semanalmente y habría 190 millones de dosis para el final del año. No hay manera de saber si suficientes personas recibirían sus vacunas a tiempo para maximizar los beneficios salvavidas y ahorradores, según los expertos.

El Dr. Thomas A. Farley, comisionado de salud de la ciudad de Nueva York y coautor de un editorial acompañante en la revista, señaló que "el beneficio de éste y otros modelos es que permitirán que los legisladores sopesen distintas decisiones de políticas y prueben el impacto potencial".

Sin embargo, una limitación de modelos es que las variables del mundo real no se pueden capturar por completo, lo que conduce a incertidumbres en la predicción, aseguró Farley. "El mayor beneficio específico de los modelos de Khazeni es demostrar que, haciendo algunas suposiciones, la vacunación precoz puede entorpecer sustancialmente una pandemia de influenza aún si la eficacia de la vacuna es relativamente baja", dijo.

Farley advirtió que, aunque la vacuna H1N1 parece efectiva, podría ser menos efectiva que otras. "Una implicación específica de este modelo es que, si logramos altos índices de vacunación, la vacuna debería tener muy buenos beneficios para toda la población de todos modos".

Debido a que los envíos iniciales de la vacuna H1N1 son reducidos, los expertos predicen que la mayoría de los estados reservarían la vacunación precoz para los niños y para los trabajadores de la salud, que necesitarán cuidar de quienes se enferman. Se espera que llegue a mediados de octubre antes de que las inoculaciones hayan comenzado en firme.

Los expertos predicen que, al comienzo, médicos, clínicas y farmacias no notarán mucho cuántas dosis esperar, lo que dificultará realizar pedidos anticipados.

En otro estudio sobre la gripe Khazeni y sus colegas aplicaron las mismas técnicas de modelado que usaron para el virulento virus H5N1, el de gripe aviar. Su conclusión: El gobierno necesita abastecerse de vacunas y medicamentos antivirales, como Tamiflu, con el objetivo de prepararse para brotes potenciales. Esto "resulta esencial para pandemias futuras", señaló Khazeni.

"La pandemia H1N1 ha sido leve en muchos sentidos, pero el H5N1 y otros virus tienen el potencial de convertirse en pandemia; por lo que necesitamos estar preparados para una pandemia grave", aseguró Khazeni.

Más información

Para más información sobre la gripe porcina H1N1, visite Flu.gov.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Nayer Khazeni, M.D., division of pulmonary and critical care medicine, Stanford University Medical Center, Stanford, Calif.; Thomas A. Farley, M.D., M.P.H., commissioner, Department of Health and Mental Hygiene, New York City; Oct. 6, 2009, Annals of Internal Medicine

Last Updated: