Revelan graves brechas en la respuesta a emergencias de salud en EE. UU.

Experto advierte que si la gripe porcina hubiera sido peor, 'realmente hubiéramos tenido problemas'

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES, 15 de diciembre (HealthDay News/DrTango) -- El brote de la gripe porcina pandémica H1N1 ha revelado graves fallas en la capacidad del país para responder a las emergencias de salud pública, afirma un informe reciente.

El informe, preparado por Trust for America's Health y la Robert Wood Johnson Foundation, también encuentra que los problemas económicos han sobrecargado al ya poco financiado sistema de salud pública.

"El brote de H1N1 de 2009 es el más reciente en una serie de recordatorios que van desde el 11 de septiembre y los ataques subsiguientes con ántrax hasta el huracán Katrina, de que el sistema de salud pública del país tiene que estar listo para responder a una crisis de salud importante", señaló durante una teleconferencia matutina del martes Richard Hamburg, subdirector de Trust for America's Health.

"El brote de la gripe H1N1 expuso vívidamente brechas subyacentes graves en la capacidad del país de responder a emergencias de salud pública", señaló. "Encima de eso, intentando responder a la pandemia en medio del peor clima económico desde la gran depresión significó que pedíamos a las autoridades de salud pública que intentaran hacer más con menos presupuesto, y el personal estaba presionado más allá de sus límites".

EE. UU. tiende a responder a la crisis del momento, pero no se compromete a financiar y promulgar programas para asegurar una seguridad pública continua, apuntó Hamburg.

"Este método de la curita para la preparación requiere cambio", añadió.

Según el informe, veinte estados puntuaron seis o menos de diez indicadores de preparación para la emergencia, y casi dos tercios de los estados puntuaron siete o menos.

Arkansas, Delaware, Nueva York, Carolina del Norte, Dakota del Norte, Oklahoma, Texas y Vermont obtuvieron las mayores puntuaciones, con nueve de diez. Montana tuvo la puntuación más baja, tres de diez.

El dinero gastad durante los últimos años para la preparación de salud pública sí mejoró la capacidad del país de cumplir con los desafíos de la gripe porcina H1N1, encontró el informe, pero años de falta de fondo significaron que muchos sistemas de salud pública no estaban preparados del todo.

Específicamente, los autores citaron "una falta de vigilancia coordinada de la enfermedad y pruebas de laboratorio en tiempo real, capacidades anticuadas de producción de vacuna, capacidad limitada de respuesta hospitalaria, y una decreciente fuerza laboral de salud pública".

Además, la mitad de los estados tuvieron recortes en los fondos de salud pública, y la financiación federal para la preparación se ha reducido en 27 por ciento desde 2005.

El informe, titulado ¿Preparados o no? Protección de la salud del público de enfermedades, desastres y bioterrorismo, también encontró que:

  • 27 estados recortaron la financiación de salud pública de 2007 a 2009.
  • 13 estados han comprado menos del 50 por ciento de su porción de antivirales par uso durante una pandemia de gripe.
  • 14 estados no pueden asegurar la recogida y entrega rápidas de muestras de laboratorio todo el día, todos los días.
  • 11 estados y el Distrito de Columbia no tienen suficiente personal de laboratorio para trabajar las horas necesarias en respuesta a un brote de enfermedad.
  • 30 estados no requieren que los centros de atención infantil tengan un plan de evacuación y reubicación por escrito para peligros múltiples.

"Nos falta mucho por llegar a donde podamos decir que los Estados Unidos de América están seguros de una amplia variedad de importantes amenazas", aseguró en la teleconferencia el Dr. Irwin Redlener, director del Centro Nacional de Preparación para los Desastres y decano asociado de la Facultad de salud pública Mailman de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

En todo el país, los problemas de presupuesto han llevado al despido de unos 15,000 trabajadores de salud pública, y el 50 por ciento de los departamentos de salud estatales esperaban despedir a más gente en los meses venideros, lamentó Redlener.

Dados estos recortes, Redlener enfatizó que es afortunado que la gripe porcina H1N1 sea leve para la mayoría de personas. "Me horroriza pensar lo grave que pudo haber sido si el virus hubiera sido un poco distinto o si hubiéramos tenido un segundo desastre encima de la pandemia, realmente hubiéramos estado en problemas", advirtió.

Para evitar crisis futuras, el informe hace un llamado a mayor financiación de salud pública y recomienda que la respuesta a la pandemia de gripe porcina H1N1 sea estudiada para identificar áreas que necesiten mejoras.

Los estados también deben aumentar los esfuerzos de información pública; a hacer esfuerzos por llegar a los residentes minoritarios pobres que tal vez sean obviados en una emergencia de salud; trabajar más para alcanzar a las poblaciones en riesgo; y educar al público sobre la seguridad y beneficios de las vacunas, según el informe.

Más información

Para más información sobre la preparación de salud pública, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Dec. 15, 2009, teleconference with: Richard Hamburg, deputy director, Trust for America's Health, and Irwin Redlener, M.D., director, National Center for Disaster Preparedness, associate dean, Mailman School of Public Health, Columbia University, New York City; Dec. 15, 2009, report, Ready or Not? Protecting the Public's Health from Diseases, Disasters, and Bioterrorism

Last Updated: