Los fumadores mejor educados tienen más probabilidad de dejar el hábito después de ver anuncios

El estudio halló que el 65% de fumadores con título universitario hizo el intento, pero el nivel económico cumple una función igual de importante

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES, 3 de abril (HealthDay News) -- Los anuncios en la televisión que promocionan dejar el hábito de fumar tienen más probabilidad de afectar a los fumadores que tienen más educación, mientras que las advertencias de los peligros para los fumadores pasivos tienen un efecto similar en personas de todos los niveles educativos, según un estudio de la Universidad de Wisconsin.

Durante 2002 y 2003, los investigadores entrevistaron a 452 fumadores adultos de diferentes niveles socioeconómicos y educativos sobre el impacto de las campañas publicitarias dirigidas a fumadores activos y pasivos. Un año después, los investigadores comprobaron si los participantes continuaban fumando.

De los que continuaron viendo los anuncios, cerca del 65% de los que tenían un título universitario intentó dejar de fumar en el año siguiente, en comparación con el 30% de los que tenían un nivel educativo de secundaria o menor, descubrió el estudio.

Sin embargo, no hubo una diferencia estadísticamente importante entre los grupos que habían dejado de fumar después de un año o en su respuesta a mensajes sobre los fumadores pasivos. Los hallazgos aparecen publicados en la edición de mayo de la American Journal of Public Health.

"Algunas campañas publicitarias parecen ser menos efectivas para motivar a las personas de menos educación a que dejen de fumar", escribió el investigador jefe Jeff, Niederdeppe, becario de postdoctorado, y sus colegas.

Niederdeppe subrayó que cerca del 7% de los estadounidenses que tienen título universitario son fumadores, en comparación con el 46% de los que tienen el título de secundaria.

Los ingresos son otro factor para tener en cuenta a la hora de dejar de fumar, sugirió.

"Los fumadores con un estatus socioeconómico bajo son más adictos y trabajan en lugares donde no hay tantas restricciones a este hábito. También tienen menos acceso a ayudas para la abstinencia como medicamentos y asesoría", lo que indica que ver anuncios para dejar de fumar no es un motivador efectivo por sí solo.

"No estamos suministrando recursos a los fumadores con menor nivel socioeconómico para que dejen de fumar", dijo Niederdeppe.

Más información

La American Cancer Society le ofrece una guía para dejar de fumar.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: University of Wisconsin, news release, April 1, 2008

--

Last Updated: