¿No se lleva bien con su familia? Revise su salud

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES, 7 de noviembre de 2019 (HealthDay News) -- Hay otro motivo para que intente mantener la paz esta temporada de fiestas de fin de año: las relaciones familiares difíciles podrían ser peor para su salud que los problemas con su cónyuge o pareja, sugiere una investigación reciente.

Los padres, los hermanos y los parientes lejanos parecen afectar a su bienestar, incluso en la mediana edad y más allá, encontró el estudio.

"Las relaciones familiares son importantes para la salud", afirmó la autora principal, Sarah Woods, directora de salud conductual del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas, en Dallas.

"Las dificultades familiares fueron con diferencia el factor más significativo asociado con las afecciones crónicas, desde el dolor de cabeza hasta el accidente cerebrovascular", añadió.

Algo sorprendente fue que las relaciones con el cónyuge o pareja no parecieron afectar a los resultados de salud. Estos hallazgos contradicen a estudios anteriores, y Woods dijo que incluso los investigadores se sorprendieron.

"Eso no significa que la pareja íntima no importe", enfatizó. "Nuestra hipótesis es que las relaciones con los familiares son más largas que las relaciones con la pareja íntima. Uno proviene de su familia de origen, y no se divorcia de los padres ni de los hermanos".

En el estudio participaron unas 2,800 personas. Su edad promedio al inicio era de 45 años, y un 91 por ciento eran blancos.

Durante el estudio, que se realizó de 1995 a 2014, los participantes respondieron tres veces a preguntas sobre las dificultades y el respaldo en la familia y con la pareja íntima.

Entre las preguntas se encontraban, por ejemplo, "Sin incluir a su cónyuge o pareja, ¿con qué frecuencia lo critican los miembros de su familia?", y "¿Qué tanto puede confiar en que [su familia] lo ayudaría si tuviera un problema grave?".

Algunas de las preguntas sobre los cónyuges o parejas fueron, por ejemplo, "¿Con qué frecuencia discuten usted y su cónyuge o pareja?", y "¿Qué tanto lo valora su cónyuge o pareja?".

Se pidió a los participantes que calificaran su salud general entre excelente y mala en cada fase del estudio.

También se les preguntó sobre las afecciones de salud crónicas y los problemas comunes, como los malestares estomacales, el dolor de cabeza, el dolor de espalda y el accidente cerebrovascular.

Mientras más estrés tenían las personas en sus relaciones familiares, mayor era el número de afecciones crónicas que reportaron, encontraron Woods y sus colaboradores. La salud general también se calificó como más mala cuando las personas tenían más dificultades con la familia.

Al contrario, mientras más respaldo familiar tenía alguien, mejor era su salud de 10 a 20 años tras el inicio del estudio. Los hallazgos solo reflejan una asociación, no un vínculo causal.

¿Significa eso que ha llegado el momento de cortar relaciones con ese tío que lo estresa porque busca pleitos sobre la política en las reuniones familiares, o que no debe pasar tiempo con mamá si ella no lo respalda?

"No recomendaríamos cortar con la familia", dijo Woods, y sugirió que las personas mejor piensen en la terapia familiar.

"El respaldo familiar es muy importante, pero recomendaríamos que las personas no dejen que unas relaciones familiares estresantes y malsanas se desenfrenen", planteó. "Obtenga respaldo externo si es necesario, porque una relación de respaldo puede potencialmente mejorar los resultados de salud posteriores".

Jessy Warner-Cohen es psicóloga sénior en Northwell Health en Lake Sucess, Nueva York, y revisó los hallazgos.

"El estudio actual parece mostrar que con la naturaleza cambiante de las relaciones, las relaciones de la adultez parecen tener un impacto más bajo que la familia en la que uno se crió", dijo.

Warner-Cohen dijo que este hallazgo es novedoso. "Hace mucho que la investigación indica que hay resultados de salud que se relacionan con la calidad del matrimonio", señaló.

Pero apuntó que el estudio tiene limitaciones. La mayoría de los participantes eran blancos, eran más propensos a estar casados y tenían más probabilidades que la población general de haber sido criados en una familia con ambos padres, anotó Warner-Cohen.

Se necesita más investigación con un grupo más diverso, añadió.

El estudio aparece en la edición en línea del 7 de noviembre de la revista Journal of Family Psychology.

Más información

Para más información sobre los efectos de vivir con el estrés y cómo gestionarlo, visite el Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Sarah Woods, Ph.D., assistant professor and director of behavioral health, Division of Family and Community Medicine, University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas; Jessy Warner-Cohen, Ph.D., M.P.H., senior psychologist, Northwell Health, Lake Success, N.Y.; Journal of Family Psychology, Nov. 7, 2019

Last Updated: