La lechuga es ahora el centro del brote de E. coli de Taco Bell

Las autoridades de salud de EE.UU. señalan que la cebolleta no es la responsable; la investigación continúa a pesar de que el brote parece llegar a su fin

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por Steven Reinberg
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES 13 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Los investigadores se centran ahora en la lechuga como posible fuente de contaminación del brote de E. coli asociado a los restaurantes de Taco Bell en el noroeste, según declararon el miércoles las autoridades de salud de EE.UU.

Las pruebas sobre la cebolleta, que inicialmente se pensó era la causa del brote bacteriano que enfermó al menos a 71 personas desde principios de noviembre, resultaron negativas, señalaron las autoridades.

"Hemos identificado varios ingredientes que podrían estar asociados con el brote. Éstos incluyen la lechuga, la carne de res molida y el queso cheddar", señaló durante una teleconferencia el miércoles por la tarde el Dr. Christopher Braden, epidemiólogo médico en los U.S. Centers for Disease Control and Prevention. "El vehículo alimenticio más probable es la lechuga. Pero aún estamos analizando otros productos alimenticios".

El Dr. David Acheson, director médico principal del Centro para la seguridad alimentaria y nutrición aplicada de la U.S. Food and Drug Administration, señaló que era aún demasiado pronto para especular en qué lugar se había cultivado la lechuga, si resulta ser la fuente de contaminación.

"Hasta ahora, ninguna muestra de alimentos ha coincidido con la cepa del brote de E. coli", sostuvo Acheson. "La lechuga es la principal sospechosa, pero aún estamos analizando el queso".

La FDA espera rastrear la lechuga hasta su fuente, pero las autoridades coinciden que podría ser un trabajo difícil, porque la lechuga fue cortada en tiras y procesada en gran volumen.

Taco Bell declaró tras la conferencia de prensa que un análisis de los CDC mostró una "probabilidad estadística" de que la lechuga fuera la fuente de contaminación, después de que la agencia entrevistara a los que habían enfermado. La lechuga se sirve aproximadamente en el 70 por ciento de todos los productos del menú de Taco Bell. La lechuga con la que se abasteció a los restaurantes de Taco Bell en Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania y Delaware se cultivó en varias granjas y fue enviada al ex suplidor de productos de la compañía, según afirmó la compañía en una declaración preparada.

Según la FDA, el brote se está reduciendo, aunque en los próximos días podría confirmarse la enfermedad en algunas personas.

"Estas cifras podrían incrementarse en los próximos días. Sin embargo, vemos un declive en los casos", agregó Braden.

Acheson agregó que "no hay indicios de que el brote de Taco Bell esté relacionado con el brote de E. coli de Taco John en Minnesota y Iowa."

Casi tres docenas de personas han enfermado en los últimos días con síntomas persistentes de infección con E. coli tras comer en los restaurantes de Taco John en Cedar Falls, Iowa.

Las autoridades también investigan los informes de que al menos otras 14 personas resultaron enfermas después de comer en los restaurantes de Taco John en Albert Lea y Austin, ambos en Minnesota. Taco Bel y Taco John son compañías independientes y no tienen ningún tipo de afiliación.

La semana pasada, las autoridades de los CDC y la FDA se concentraron en las cebolletas, también llamada cebolla escalonia, como la fuente más probable para el brote de Taco Bell, pero las pruebas de laboratorio no lograron establecer esa asociación.

Pero la compañía no tomó ningún riesgo. El sábado Taco Bell anunció que había eliminado todas las cebolletas de sus 5,800 restaurantes en todo el país.

"Nos estamos centrando en trabajar con las autoridades para encontrar la raíz del problema", aseguró en ese momento Rob Poetsch, vocero de Yum! Foods, propietario de Taco Bell.

Acheson señaló a principios de esta semana que la prueba de una muestra de cebollas blancas de Taco Bell en Long Island, Nueva York realizada por las autoridades de salud del condado hallaron que el producto estaba contaminado con E. coli, pero que la cepa no era la misma que la identificada en el brote más extendido.

"No se corresponde con la cepa del brote o cualquier otra cepa asociada con la enfermedad", apuntó Acheson.

Para el miércoles por la tarde, los CDC informaban sobre la confirmación de 71 casos de infección por E. coli en cinco estados. Nueva Jersey había confirmado 33 casos; Nueva York 22; Pensilvania 13, Delaware 2, y Carolina del Sur uno. El paciente de Carolina del Sur había comido en el Taco Bell de Pensilvania, de acuerdo con los CDC.

De los casos confirmados en la lista de los CDC, el 76 por ciento de las víctimas requirió hospitalización y el 12 por ciento presentó un tipo de insuficiencia renal conocido como síndrome urémico hemolítico, apuntó la agencia.

En una declaración publicada esta semana, Taco Bell dijo que los resultados de las pruebas de un laboratorio independiente de más de 300 muestras de todos los ingredientes servidos en los restaurantes de Taco Bell concluyeron que ninguno de los ingredientes contenía la bacteria E. coli 0157:H7.

"Como medida cautelar, cambiamos el suplidor de todos nuestros productos, incluidas las cebollas blancas, para Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania y Delaware. En vista de que las pruebas científicas de un laboratorio independiente para todos nuestros ingredientes han dado negativo para la E. coli, no tenemos información sobre ningún ingrediente de Taco Bell asociado a este brote", señaló Greg Creed, presidente de Taco Bell Corp.

El brote de E. coli constituye el tercer caso de enfermedad transmitida por alimentos que afecta a los consumidores de EE.UU. en los últimos meses. En septiembre, un brote de espinaca contaminada por E. coli enfermó a 199 personas en 26 estados y Canadá y se cobró la vida de tres víctimas.

También en septiembre se identificó un brote de salmonella en los tomates servidos en restaurantes. El brote enfermó a 183 personas en 21 estados, así como dos personas en Canadá.

Según los CDC, la cepa de E. coli O157:H7 es una de las cientos de cepas de la bacteria Escherichia coli. Aunque la mayoría son inofensivas, ésta produce una toxina poderosa que puede causar una enfermedad grave.

El germen se encuentra en la mayoría de granjas de ganado vacuno, y la carne puede contaminarse durante el proceso de matanza. Otras posibles fuentes de infecciones transmitidas por alimentos son la lechuga, los germinados, la espinaca, el salami, la leche sin pasteurizar y los jugos.

La infección por E. coli O157:H7 causa frecuentemente diarrea sanguinolenta y cólicos abdominales graves. Algunas veces, causa diarrea sin sangre o no presenta síntomas. Típicamente, esta enfermedad desaparece en 5 a 10 días, de acuerdo con los CDC.

Más información

Para las últimas noticias sobre el brote por E. coli, visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Dec. 13, 2006, teleconference with Christopher Braden, M.D., epidemiologist, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta, and David W.K. Acheson, M.D., chief medical officer, U.S. Food and Drug Administration's Center for Food Safety and Applied Nutrition; Dec. 13, 2006, statement, Taco Bell Corp., Irvine, Calif.

Last Updated: