Las leyes estrictas y los precios más altos se traducen en un menor número de niños fumadores

Un estudio encuentra que hacer cumplir las leyes existentes reduce los índices en 21 por ciento

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES, 16 de abril (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los adolescentes estadounidenses que viven en estados donde se cumplen las leyes sobre la venta del tabaco son menos propensos a crear un hábito de tabaquismo que los que viven en lugares en los que las leyes no se hacen cumplir con vigor, ha encontrado un estudio reciente.

Y aumentar el precio del paquete de cigarrillos podría tener un efecto igual, o incluso mayor, mostró también el estudio.

"Los esfuerzos para evitar la venta de tabaco a niños dan dividendos", afirmó el autor del estudio, el Dr. Joseph R. DiFranza, profesor de medicina familiar y salud comunitaria de la Facultad de medicina de la Universidad de Massachusetts. "Es muy eficaz en la reducción del número de niños que fuman".

Desde 1992, se ha requerido que los estados prohíban la venta y distribución de tabaco a los menores. Pero en 1996, la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental de EE. UU. emitió una regulación que, en esencia, vigorizó la legislación que requiere que los estados aprueban y hagan cumplir las llamadas ley de cero ventas.

Aunque han habido algo de debate sobre la eficacia del mandato del Congreso, un creciente cuerpo de evidencia demuestra que hacer cumplir las leyes existentes reduce el número de fumadores adolescentes.

DiFranza y colegas analizaron datos de una encuesta de 2003 de 16,244 adolescentes, casi todos entre los 15 y los 17 años de edad, para obtener información sobre los hábitos de tabaquismo. Además, evaluaron datos recolectados por los estados sobre el cumplimiento de las leyes contra el tabaco por parte de los comerciantes. Entonces, correlacionaron los datos, tomando en cuenta factores como los precios de los cigarrillos, las políticas de tabaquismo de los restaurantes, las campañas antitabaco e información demográfica que incluía la edad, el sexo, la raza, la etnia y el nivel educativo de los padres.

Los investigadores encontraron que, a medida que los comerciantes hacían cumplir con diligencia la prohibición de vender tabaco a menores de edad, y a medida que subían los precios de los cigarrillos, se reducían las probabilidades de que los adolescentes fumaran.

Se responsabilizó a un mejor cumplimiento con las leyes de 1997 a 2003 de un declive de alrededor de 21 por ciento en las probabilidades de que los adolescentes fumaran. Los aumentos de precio por paquete de cigarrillo durante ese periodo redujo las probabilidades en alrededor de 47 por ciento, encontró el estudio.

Los resultados aparecen en línea el 17 de abril en la revista BMC Public Health.

"Fumar cigarrillos es un importante factor que conduce a muchas enfermedades crónicas que vemos hoy en día en la sociedad, como la enfermedad cardiovascular, el cáncer, la demencia y otras formas de declive cognitivo, y el bajo peso al nacer", apuntó el Dr. Ted Schettler, director de ciencias de la Red de Ciencias y Salud Ambiental de Ames, Iowa. "Y fumar en la adolescencia aumenta el riesgo de fumar durante toda la vida".

Según la American Lung Association, alrededor del 90 por ciento de los fumadores comenzaron antes de los 21 años de edad, y se calcula que unos 4.5 millones de adolescentes de EE. UU. fuman.

"Hasta ahora, ha habido controversia en torno a si todo el esfuerzo por hacer cumplir la ley ha valido la pena", apuntó DiFranza. "Algunas personas han hecho un leve esfuerzo por obedecer la ley, y éstos no han funcionado para reducir ni el número de tiendas que venden tabaco a los niños ni el número de niños que fuma".

El hallazgo del estudio de DiFranza se hace eco del de un estudio publicado este mes sobre el efecto de las leyes que se dirigen a la venta de alcohol a menores de edad.

En ese estudio, los estados que promulgaron las leyes más estrictas (que incluían leyes que permiten la suspensión de la licencia de conducir por cualquier violación relacionada con el alcohol entre menores y leyes de tolerancia cero que hacen que sea ilegal que la gente joven conduzca con cualquier cantidad de alcohol en el sistema) tenían menos muertes relacionadas con el alcohol entre adolescentes que los estados que no contaban con tales leyes. Los hallazgos fueron publicados en la edición del 7 de abril de Alcoholism: Clinical and Experimental Research.

"Anteriormente, hemos tenido éxito en reducir el número de adolescentes que fuman al hacer cumplir estas leyes en las comunidades, pero éste es el primer estudio en demostrar que funciona a nivel nacional", señaló DiFranza. "Es importante mostrar que esta estrategia funciona en toda la geografía de EE. UU., en áreas rurales y urbanas".

Schettler dijo que es importante anotar "que muchas de estas estrategias van mucho más allá de tan sólo aconsejar a la gente que no fume, y realmente resultan en intervenciones de salud pública más sistémica, e intentan crear, a nivel social, barreras contra fumar".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el tabaquismo en la adolescencia.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Joseph DiFranza, M.D., professor, family medicine and community health, University of Massachusetts Medical School, Worcester, Mass.; Ted Schettler, M.D., M.P.H., science director, Science & Environmental Health Network, Ames, Iowa; April 17, 2009, BMC Public Health, online

Last Updated: